LA PANDEMIA DEL COVID-19

Trump insiste en acusar a China de no frenar a tiempo al coronavirus

Trump opinó que China podría haber detenido el coronavirus antes de que se expandiera por el mundo. “Creemos que podría haberse detenido en la fuente", subrayó.

Un nuevo slogan en la Casa Blanca para promover la apertura de la economía de EE.UU. Foto: Reuters
Un nuevo slogan en la Casa Blanca para promover la apertura de la economía de EE.UU. Foto: Reuters

El presidente Donald Trump volvió a abonar la polémica con China sobre el origen del nuevo coronavirus, y anunció ayer lunes que Estados Unidos está haciendo “una investigación muy seria” sobre este punto. “No estamos contentos con China”, afirmó Trump en su conferencia diaria en la Casa Blanca.

Trump opinó que China podría haber detenido el coronavirus antes de que se expandiera por el mundo. “Creemos que podría haberse detenido en la fuente. Podría haberse detenido rápidamente y no se habría extendido por todo el mundo”, subrayó.

La crítica de Trump es la más reciente que hace su Gobierno a la gestión del gigante asiático al brote de coronavirus, que comenzó a fines del año pasado en la ciudad china de Wuhan.

La semana pasada, el secretario de Estado Mike Pompeo dijo que Estados Unidos “creía firmemente” que China no informó del brote de manera oportuna y que encubrió lo peligrosa que era la enfermedad respiratoria.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China ha negado estas acusaciones.

Mientras sigue la polémica con China por cómo el régimen comunista manejó la crisis, Estados Unidos está a punto de convertirse en el primer país en rebasar el millón de casos de COVID-19.

El número de contagios detectados en Estados Unidos alcanzó los 980.008, mientras que la cifra de decesos llegó a 55.637, según los últimos datos recopilados por la Universidad Johns Hopkins.

Desde hace semanas, Estados Unidos es el foco de la pandemia en términos absolutos, aunque proporcionalmente la nación más afectada es Bélgica con una tasa de mortalidad del 15,4%, lo que significa que de 100 personas infectadas, más de 15 pierden la vida. En Estados Unidos, la tasa de mortalidad es del 5,7 %, de acuerdo a datos del centro docente.

Donald Trump, este viernes en conferencia de prensa en la Casa Blanca. Foto: AFP
Donald Trump, este viernes en conferencia de prensa en la Casa Blanca. Foto: AFP

A mediados de abril Trump presentó un plan de “reapertura” por fases y zonas, pero sin un calendario establecido, de manera que la decisión quedó en la práctica en manos de los gobernadores.

En total, ayer lunes, nueve estados empezaron a reabrir partes de su economía (Alaska, Colorado, Georgia, Minesota, Misisipí, Montana, Oklahoma, Carolina del Sur y Tennessee) y se espera que, en la próxima semana, otros ocho alivien las medidas de cierre de actividades y distanciamiento social.

Todos los estados que están reabriendo tienen varias características en común: la mayoría son rurales, han registrado un número más bajo de contagios que ciudades como Nueva York, epicentro de la pandemia, y suelen ser ideológicamente más conservadores, por lo que reivindican el poder local por encima del federal.

Sin embargo, cada estado ha seguido su propio camino y ha elegido qué negocios reabrir. De esa forma, en Georgia está permitido salir a cenar y ver una película al cine, mientras que en Misisipí eso no está permitido y solo han podido abrir algunos negocios.

Los gimnasios, peluquerías, estudios de tatuajes y salones de belleza siguen cerrados en Misispí, pero el viernes ya abrieron en Georgia. Este estado del sureste de Estados Unidos ha tomado las medidas más atrevidas para reabrir la economía, lo que ha hecho que hasta Trump haya criticado al gobernador, el republicano Brian Kemp.

Nueva York cancela las primarias demócratas

La junta electoral de Nueva York canceló ayer lunes la celebración de las primarias demócratas del 23 de junio al considerarlas “innecesarias” tras la retirada de Bernie Sanders, quien se iba a enfrentar al exvicepresidente Joe Biden, y por los riesgos de expansión del COVID-19. Nueva York es el primer estado que suspende sus votaciones, aunque otros han pospuesto sus primarias o han animado a los electores a que voten por correo para evitar la expansión del virus. En agosto se realizarán las dos convenciones, la republicana que oficializará la candidatura de Donald Trump, y la demócrata con Biden.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados