LA POLÍTICA EXTERIOR DE DONALD TRUMP

Trump exculpa a Rusia y se lanza contra China

Los republicanos quieren investigar el espionaje electoral.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Donald Trump. Foto: Reuters

Rusia y China, por diferentes motivos, son los dos grandes frentes de conflictos diplomáticos que abrió Donald Trump cuando faltan cinco semanas para que asuma en la Casa Blanca. En el caso de Rusia, al descalificar por "ridículo" el informe de la CIA que dice que Moscú operó a su favor espiando a los demócratas durante la campaña electoral; y en el caso del gigante asiático al amenazar romper con la política de "una sola China" que Estados Unidos defiende desde hace décadas.

Además, Trump provocó un primer choque con los republicanos en el Senado, que pese a su posición están a favor de investigar a los rusos. Lo anunció el líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, que cargó contra el "hackeo" ruso en la elección presidencial y apoyó una investigación. "Cualquier violación exterior de nuestras medidas de ciberseguridad es preocupante y condeno firmemente tales hechos", dijo McConnell en una conferencia de prensa. "Esto no puede ser un tema partidista", agregó. El legislador afirmó que desafía "la creencia" de que los republicanos serán reacios a investigar las investigaciones de espionaje ruso a favor de Trump. "Los rusos no son nuestros amigos", señaló.

El senador Charles Schumer, que será el líder demócrata el próximo año, dio la bienvenida al respaldo de McConnell a "una investigación bipartidista profunda y concienzuda" con acceso a todos los datos relevantes de inteligencia.

Trump y sus asesores han considerado "ridículos" los informes de la CIA sobre espionaje ruso, y han culpando a los demócratas molestos por la derrota de Hillary Clinton en la elección presidencial del 8 de noviembre. "¿Pueden imaginar si los resultados de las elecciones hubieran sido al revés y NOSOTROS hubiéramos intentando jugar la carta de Rusia/CIA? ¡Lo habrían llamado teoría de la conspiración!", escribió Trump ayer lunes en su cuenta de Twitter.

En un segundo tuit afirmó: "A no ser que uno sorprenda a los hackers en el acto, es muy difícil determinar quién está detrás. ¿Por qué no salió esto a la luz antes de la elección?".

También Rusia rechazó su intervención en las elecciones de Estados Unidos a favor de Trump, y calificó de "gratuitas" las acusaciones de la CIA. "En los medios se publican con una sorprendente regularidad informaciones procedentes de altos representantes de Estados Unidos y Reino Unido", declaró el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov. "Algunas de esas acusaciones no se sostienen en ninguna información, ni siquiera hablo de prueba. Parecen acusaciones gratuitas, no profesionales, que no tienen nada que ver con la realidad", dijo.

Según un artículo del Washington Post publicado el viernes, que cita un informe de la CIA, personas vinculadas a Moscú transmitieron al portal WikiLeaks correos electrónicos robados en las cuentas del Partido Demócrata y de John Podesta, exdirector de campaña de Clinton, entre otros. La CIA considera que Rusia quería que "Trump fuera elegido", indicó un alto responsable de inteligencia al Washington Post.

China.

La amenaza de Trump de terminar con la política de "una sola China", obligó ayer a la Casa Blanca a meterse en la polémica. De acuerdo con el vocero presidencial Josh Earnest, Taiwán no puede ser vista como una "palanca" para hacer presión sobre Pekín.

Trump sugirió que Washington debería abandonar la política de "una sola China" a menos que Pekín acepte renegociar los términos de la relación bilateral. El domingo, en declaraciones a la red de televisión FoxNews, Trump dijo no saber "por qué tenemos que estar ligados a una política de una China única, a menos que podamos conseguir un nuevo acuerdo con China para obtener otras cosas, incluyendo cuestiones comerciales".

Este lunes Trump se reunió en sus oficinas de Nueva York con la empresaria y excandidata presidencial Carly Fiorina. A la salida del encuentro, Fiorina dijo que habían pasado parte de la reunión "hablando sobre China, probablemente nuestro más importante adversario".

Hace dos semanas Trump rompió una tradición de décadas al atender una llamada telefónica de la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, un gesto que desató la furia de la cancillería china.

De Goldman Sachs al Consejo de Economía.

Gary Cohn, el presidente de Goldman Sachs, aceptó la oferta de Donald Trump y será el director del consejo de asesores económicos, el National Economic Council, de la Casa Blanca. El National Economic Council fue creado en 1993 por el entonces presidente Bill Clinton. Como su primer titular fue designado el co-presidente de Goldman Sachs, Rober Rubin. En tanto, el general retirado John Kelly fue designado a la cabeza del Departamento de Seguridad Interior. Es el tercer militar en integrar el gabinete de Trump. Kelly, de 66 años, es "la persona indicada para llevar a cabo la urgente misión de frenar la inmigración ilegal y mantener la seguridad de nuestras fronteras", estimó el mandatario electo en un comunicado. Kelly, que sucederá al demócrata Jeh Johnson, deberá asegurar el control de las fronteras exteriores de Estados Unidos, la inmigración y las naturalizaciones y tendrá bajo su órbita la seguridad interna. Trump ya había designado a otros dos generales retirados en su gabinete. Michael Flynn en Seguridad Nacional, y James Mattis en el Departamento de Defensa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados