BILL RICHARDSON

"Trump no escucha y Kim es impredecible"

Exembajador de EE.UU. en la Organización de Naciones Unidas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bill Richardson. Foto: AFP

—¿Ya estamos en un punto en que no es posible intentar el diálogo con Corea del Norte?

Estamos cerca. Los dos líderes parece que quieren "dárselas de macho", y eso no ayuda en nada porque impide a los diplomáticos intentar buscar una salida diplomática. Es poco afortunado y no creo que el presidente vaya a cambiar su modo de actuar. Simplemente no escucha a nadie, y Kim Jong-Un es impredecible, así que hay que enfrentar obstáculos muy serios.

—¿Cuál es el riesgo?

—Parece que nos estamos acercando a un territorio en el que es posible que ocurra un error de cálculo, que puede ser menor, como que un barco de pescadores sea atacado por Corea del Norte o una invasión aérea. Situaciones en las que ya he tenido que lidiar con los norcoreanos y en las que pequeños incidentes pueden potenciar la materialización de una acción militar en cualquiera de los lados.

—¿Qué cree que está pasando en Corea del Norte?

—La situación en Corea del Norte es muy gris. Aparte de las declaraciones de su líder, no viene ninguna otra información desde allí. Lo que me preocupa no son los ataques diarios de los norcoreanos, ellos siempre hacen esas amenazas. Lo que me preocupa es la creciente intensidad de esos ataques, que se hacen específicos sobre Guam, y que incluso el ministro de Exteriores Ri Yong-ho, quien es una persona razonable, ha hecho pronunciamientos rimbombantes. No había visto ese nivel de intensidad.

—¿Le tranquiliza la posición más prudente del secretario de Estado Tillerson y otros asesores de Trump?

—Creo que han sido equilibrados, pero están enviando mensajes contradictorios. No están coordinando y el mayor obstáculo es el presidente mismo que, o no está escuchando o no está siquiera hablando con sus asesores y va por su cuenta. El problema es el presidente y los mensajes contradictorios que su equipo está enviando. Mi esperanza es que escuche más a Tillerson, como debería: él es el secretario de Estado. De allí es de donde debería venir la línea diplomática, no de otra parte.

—¿También hay gente alrededor de Kim que pueda ser más realista respecto a los riesgos de las crecientes amenazas?

—Muchas de las personas del ministerio de Relaciones Exteriores que yo he conocido son juiciosas, realistas. El asunto es si tienen alguna influencia sobre los encargados de seguridad y sobre el mismo Kim Jong-Un y esa respuesta no la sé. Ri es razonable, habla buen inglés, sabe de Estados Unidos. Pero ahora es ministro de Relaciones Exteriores y tiene que seguir la línea del partido.

—¿Qué podría contener esta crisis?

—Mi única esperanza es que los chinos estén discretamente trabajando este asunto con los norcoreanos. Son los únicos que creo que deben estar teniendo contactos en este momento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)