VIDEO

Trump y la deportación masiva

El nuevo presidente de EE.UU. anunció su primera medida como jefe de Estado; miles de personas protestan contra su elección en todo el país. La ultraderecha de Francia cree que se puede “dibujar un paralelismo” en su país.

Protestas se extienden y Trump baja el tono de su discurso
Protestas se extienden y Trump baja el tono de su discurso

Donald Trump anunció que deportará hasta tres millones de inmigrantes indocumentados apenas asuma el gobierno de Estados Unidos, según dijo durante una entrevista que fue emitida ayer.

La cadena CBS divulgó en la tarde de ayer algunos extractos de la entrevista, que luego fue emitida en su totalidad, con el magnate de 70 años, quien es objeto de protestas callejeras en las principales ciudades del país.

"Lo que estamos haciendo es tomar a los criminales y a quienes tengan antecedentes criminales, pandilleros, traficantes de drogas (...) probablemente dos millones, incluso tres millones; los vamos a sacar del país o los vamos a encarcelar", dijo el magnate.

Trump hizo de la seguridad en la frontera entre México y Estados Unidos uno de los puntos centrales de su campaña electoral.

Manifestantes protestan contra el presidente electo de Estados Unidos. Foto: AFP
Manifestantes protestan contra el presidente electo de Estados Unidos. Foto: AFP

Indicó que el muro fronterizo que prometió no necesariamente será solo de ladrillos, sino que también se podrán utilizar cercos en algunos tramos.

"Podría haber cercos", dijo Trump en su primera entrevista televisiva tras ser electo presidente. "Pero para ciertas áreas, un muro es más apropiado. Soy muy bueno en esto", dijo a CBS.

Newt Gingrich, uno de las principales figuras en torno a Trump, había arrojado un manto de duda sobre si el mandatario electo obligará a México a pagar el muro.

"Dedicará mucho tiempo a controlar la frontera. Tal vez no gaste demasiado tiempo intentando que México pague por ello, pero fue una gran estrategia de campaña", dijo Gingrich según The Washington Post.

Incógnitas.

En otros adelantos difundidos por la cadena, Trump dice que mantendrá algunos puntos de la reforma sanitaria del mandatario Barack Obama, que tanto criticó durante la carrera hacia la Casa Blanca.

En ese sentido, dijo que mantendrá el acceso al seguro de salud a personas que tienen enfermedades como cáncer y también la norma que autoriza a que los hijos de hasta 26 años de edad estén incluidos en el seguro de sus padres. Trump dijo que son dos mecanismos apropiados.

Pero su directora de campaña, Kellyanne Conway, señaló ayer al canal Fox que esa reforma, conocida como "Obamacare", será "derogada".

Trump también confirmó que seguirá usando su cuenta en Twitter, que en su opinión se convirtió en una gran herramienta, aunque a partir de ahora moderará el tono.

Protestas.

Al grito de "no es mi presidente" y armados con pancartas, velas y canciones, decenas de miles de personas volvieron a tomar el fin de semana las calles de las principales ciudades de Estados Unidos para mostrar su rechazo al triunfo electoral del republicano Donald Trump.

Frente a la Casa Blanca, una multitud se congregó el sábado en silencio y con velas, mientras algunos manifestantes se agarraban de las manos, sostenían pancartas con mensajes como "construyamos puentes no muros" o cantaban "Imagine" de John Lennon, himno pacifista mundial.

Entre los manifestantes de la capital del país, había hispanos, estudiantes, trabajadores de organizaciones no gubernamentales y personas que se identificaron como parte de la comunidad de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales (LGTB).

La estampa se repitió en los parques, calles y plazas de una treintena de ciudades de Estados Unidos por cuarta noche consecutiva dentro de un movimiento de indignación bautizado como "Not my president" (No mi presidente) y que parece haber comenzado a organizarse tras las elecciones del 8 de noviembre.

Para el 20 de enero, día en el que asumirá el poder Trump, los activistas han convocado una gran protesta frente al Congreso, una iniciativa a la que acaba de sumarse otra convocatoria diferente que llama a las mujeres a concentrarse en Washington un día después de que el millonario ocupe la Casa Blanca.

Mientras iniciativas de este tipo cobran fuerza en las redes sociales, en las calles de Los Ángeles y Nueva York se vivieron algunas de las protestas más multitudinarias.

Con mensajes como "Demostremos al mundo cómo actúa el voto popular", miles de personas llegaron hasta las puertas de la Trump Tower de Manhattan, donde vive y tiene sus oficinas el magnate.

Desde que comenzaron las manifestaciones, el rascacielos se encuentra rodeado de fuertes medidas de seguridad, con numerosas barricadas montadas por la Policía local y agentes de los servicios secretos, una imagen muy diferente a que suele lucir la emblemática Quinta Avenida.

Hasta la Trump Tower se acercó el cineasta Michael Moore, quien logró entrar al edificio y subir por las escaleras mecánicas hasta la cuarta planta, donde los agentes del servicio secreto le impidieron continuar.

Otro de los "puntos calientes" del mapa de las protestas ha sido Los Ángeles (California), donde la bandera estadounidense ondeó junto a la de México y las de otros países de Latinoamérica.

Priebus es el elegido para secretario de Presidencia

Reince Priebus, un abogado de 44 años, que se desempeña como presidente del Partido Republicano y fue aliado fundamental de Donald Trump en la campaña electoral, fue elegido por el presidente electo para el cargo clave de Secretario de la Presidencia. Asimismo, nombró a Stephen Bannon, dueño del sitio noticioso Breitbart News, como su estratega y asesor prinicipal.

Le Pen confía en que suceda lo mismo en Francia

La ultraderechista francesa Marine Le Pen afirmó ayer en una entrevista con la cadena británica BBC que la victoria de Donald Trump en Estados Unidos aumenta sus opciones de cara a las elecciones presidenciales en Francia el próximo año. Trump "ha hecho posible lo que hasta ahora se había presentado como imposible. Es una victoria del pueblo contra las élites", dijo la líder del Frente Nacional (FN), para quien se puede "dibujar un paralelismo con Francia".

La elección del republicano como presidente de EEUU "es una piedra adicional en la construcción de un nuevo mundo, destinado a reemplazar el antiguo", afirmó.

La entrevista con la política de extrema derecha en la televisión británica fue precedida esta semana por polémica, ante las quejas enviadas por ciudadanos tras el anuncio de que se divulgaría esa conversación en el llamado Domingo del Recuerdo, cuando se rinde tributo a los soldados británicos caídos en las guerras mundiales.

"Sé que hoy hay personas ofendidas y enfadadas por que haya entrevistado a Marine Le Pen", declaró el presentador Andrew Marr antes de dar paso a la conversación con la política.

"Lo entiendo, pero debo decir lo siguiente. Le Pen podría, bajo algunas circunstancias, convertirse en la próxima presidenta francesa en la próxima primavera", recalcó. La portavoz de Educación de la oposición laborista, Angela Rayner, criticó la decisión de la cadena: "¿Por qué no entrevistar mejor a veteranos que lucharon contra los fascistas y perdieron compañeros?".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados