EL DESHIELO NUCLEAR

Trump cree que "máxima presión" hizo aflojar a Kim

EE.UU. y China acordaron mantener sanciones al régimen norcoreano.

Séul: en el subte de la capital de Corea del Sur la gente siguió el anuncio de la futura cumbre. Foto. AFP
Séul: en el subte de la capital de Corea del Sur la gente siguió el anuncio de la futura cumbre. Foto. AFP

El anuncio de que Donald Trump se reunirá con Kim Jong-un sorprendió al mundo, pero aún estamos lejos de que Estados Unidos y Corea del Norte realmente hagan las paces. De hecho ayer viernes, un día después del anuncio de la cumbre inicialmente prevista para mayo, no se sabe todavía dónde la situación pareció retroceder algunos casilleros en el tablero de la diplomacia.

La Casa Blanca afirmó que no habrá reunión con Kim Jong-un a menos que vea "pasos concretos y acciones concretas por parte de Corea del Norte" en la dirección de dejar de lado su programa de arsenal nuclear. Además el propio Trump habló ayer con el presidente chino Xi Jinping y acordaron mantener las sanciones económicas contra el régimen norcoreano.

Todo en línea con la visión de la Casa Blanca de por qué se llegó a que Kim Jong-un ofreciera un encuentro con Trump. Es decir, la estrategia que unió sanciones económicas, amenazas militares y "presión máxima" por vía diplomática abrió el camino para la histórica cumbre, según el vicepresidente Mike Pence.

La Casa Blanca sorprendió al mundo en la noche del jueves al anunciar que Trump había aceptado una oferta de Kim de un encuentro, el que posiblemente será realizado hacia fines de mayo, para discutir la seguridad y la desnuclearización de la península coreana.

Este viernes, en una nota oficial, Pence apuntó que la oferta de Kim de un encuentro con Trump era la "evidencia" de que la estrategia de la Casa Blanca de aislar al régimen norcoreano había dado resultado.

De acuerdo con Pence, "los norcoreanos vienen a la mesa a pesar de que Estados Unidos no ha hecho ninguna concesión". Por ello, añadió, la "campaña de máxima presión continuará hasta que Corea del Norte tome medidas concretas, permanentes y verificables para poner fin a su programa nuclear".

Ya en la noche del jueves, al confirmar la respuesta afirmativa de Trump a la oferta de Kim, la portavoz de la Casa Blanca había adelantado que las sanciones adoptadas por Washington permanecerían en vigor hasta que las conversaciones alcancen algún resultado.

Esta posición es compartida por uno de los principales aliados asiáticos de Washington, el gobierno de Japón, que también defendió la manutención de la política de presión sobre Corea del Norte. En un mensaje por televisión, el primer ministro japonés Shinzo Abe dijo que apreciaba "enormemente" el cambio de retórica por parte de Corea del Norte con relación a una desnuclearización, pero mantuvo la cautela.

"No hay un cambio en la política para Japón y Estados Unidos", afirmó. "Vamos a seguir ejerciendo una presión máxima hasta que Corea del Norte tome acciones concretas hacia una desnuclearización de una forma que sea perfecta, verificable e irreversible", dijo.

China, aliada.

Para la Casa Blanca, la campaña de "presión máxima" incluyó también insistir ante China, un aliado de Corea del Norte, a asumir un papel más activo para convencer al régimen de Kim Jong-un de abandonar su programa de armas nucleares.

En ese marco, el presidente chino Xi Jinping expresó su esperanza en que "Estados Unidos y Corea del Norte entrarán en contacto y dialogarán lo antes posible". Ayer Xi Jinping habló con Trump y "se comprometieron a mantener la presión y las sanciones hasta que Corea del Norte dé pasos concretos hacia una desnuclearización completa, verificable e irreversible", informó la Casa Blanca.

Para Rusia, en tanto, la reunión Trump-Kim es "un paso en la buena dirección" y "necesaria para normalizar la situación", dijo su canciller Serguéi Lavrov, quien asimismo expresó satisfacción por el encuentro que sostendrán los dirigentes de las dos Coreas a fines de abril.

En tanto, la Unión Europea (UE) consideró "que la disposición" de Trump a aceptar la invitación de Kim es "un acontecimiento positivo", mientras que la canciller alemana Angela Merkel consideró que ofrecía "una luz de esperanza".

Tillerson sorprendido.

No obstante, el espectacular anuncio del encuentro entre Trump y Kim pareció tomar por sorpresa al secretario de Estado, Rex Tillerson, quien se encuentra en una gira por África. Durante una visita a Yibuti, Tillerson dijo ayer viernes que la apertura mostrada por Kim fue "un poco una sorpresa para nosotros", después de un año de agresiva retórica y tensiones militares.

En la víspera, escasas horas antes del anuncio sobre la cumbre, Tillerson se encontraba en Etiopía, y en una conferencia de prensa opinó que la idea de "negociaciones" directas con Corea del Norte estaba "aún lejos".

Paralímpicos sin bandera unificada

Menos de dos semanas después de los Juegos de Invierno 2018, los Juegos Paralímpicos comenzaron ayer viernes en Pyeongchang en un contexto de distensión diplomática entre las dos Coreas, así como entre el régimen del Norte y Estados Unidos. Es la primera vez que Corea del Norte participa en unos Juegos Paralímpicos. En los recientes Juegos Olímpicos de Invierno (9-26 de febrero), bautizados como los Juegos de la Paz, ya se vivió un acercamiento entre ambos países asiáticos, oficialmente en guerra desde 1953.

Además de realizar conjuntamente el desfile inaugural, las dos Coreas formaron un único equipo femenino de hockey. Pero no todas las tensiones han desaparecido. Esta vez las dos Coreas no realizaron el desfile conjunto en la ceremonia inaugural por falta de acuerdo sobre la bandera. Seúl había decidido no utilizar la versión de la bandera en la que figuran unos islotes al este de la península. Según el Comité Paralímpico surcoreano, Corea del Norte "no puede aceptar el hecho de que no se incluyera (las islas) Dokdo en la bandera unificada". Esas islas están reivindicadas por Japón. Durante los recientes Juegos de Invierno, una bandera en la que se incluía ese punto suscitó la ira de Japón.

Siete décadas de tensiones.

División de Corea.
Kim Il-sung . Foto: Wikimedia Commons

En 1945, la ocupación japonesa de la península coreana culmina con la derrota de Japón sobre el fin de la Segunda Guerra Mundial. Corea se dividió por el paralelo 38 entre el Norte, bajo el liderazgo de Kim Il-sung apoyado por la URSS, y el Sur, con el respaldo de EE.UU. En junio de 1950, el Norte invade el Sur. En julio de 1953, se firma un armisticio, que nunca devino en acuerdo de paz.

"Buque espía"
Foto: Wikipedia

En enero de 1968, el "buque espía" USS Pueblo fue capturado por Corea del Norte. Sus 83 tripulantes fueron liberados tras 11 meses de detención. En 1969, Corea del Norte derribó un avión de reconocimiento estadounidense

Contactos
Expresidente Jimmy Carter.

En junio de 1994, el expresidente Jimmy Carter viaja a Corea del Norte. En octubre, tres meses después de la muerte de Kim Il-sung y de la llegada de su hijo Kim Jong-il al poder, se firma un acuerdo en el que Corea del Norte se compromete a desmantelar su programa nuclear.

"Eje del mal"
George W. Bush

En enero de 2002, el presidente George W. Bush incluye a Corea del Norte en el "eje del mal" junto con Irak e Irán. En agosto de 2004 Corea del Norte califica a Bush de ser un "tirano" peor que Hitler y un "imbécil político". En 2006, Corea del Norte realiza su primera prueba nuclear.

Lista negra
La carrera a la Casa Blanca fue multimillonaria. Foto: Pixabay

En octubre de 2008 Washington retira a Corea del Norte de la lista de países que apoyan el terrorismo a cambio de dar acceso a inspectores internacionales a "todas las instalaciones nucleares" del régimen comunista, algo que luego Pyongyang deniega.

Espiral de tensión
Donald Trump. Foto: Reuters

El 2 de enero de 2017, Trump afirmó que Corea del Norte jamás podrá desarrollar un "arma nuclear capaz de alcanzar territorio estadounidense". En julio, Corea del Norte realiza dos pruebas de misiles intercontinentales: "Todo el territorio estadounidense está a nuestro alcance", declaró Kim Jong-un, hijo menor de Kim Jong-il, quien asumió el poder tras la muerte de su padre en diciembre de 2011. El 8 de agosto Trump promete "fuego e ira" contra Corea del Norte. El 3 de septiembre, los norcoreanos realizan su sexto ensayo nuclear y afirman haber probado una bomba H. Trump amenaza con "destruir totalmente" a Corea del Norte y califica a Kim de ser "pequeño hombre cohete" embarcado en una "misión suicida". El régimen norcoreano responde con la amenaza de abatir aviones estadounidenses y acusa a Trump de haber "declarado la guerra". El 26, Washington anuncia nuevas sanciones contra Corea del Norte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)