CAMBIO POLÍTICO EN EE.UU.

Trump avanza en su futuro gabinete

El magnate piensa en un militar que comandó un batallón en la primera Guerra del Golfo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Trump y Pence junto a Wilbur Ross, candidato a Secretario de Comercio. Foto: Reuters

El presidente electo Donald Trump regresó ayer de noche a Nueva York luego de un fin de semana de consultas en uno de sus campos de golf, tras prometer un gobierno inteligente y diversificado, probablemente con el comandante (r) James Mattis en Defensa.

"Mantuvimos exclusivamente buenas reuniones", aseguró el magnate republicano, elogiando a "la muy buena gente" que lo visitó el fin de semana.

Hasta ahora Trump ha designado a un puñado de personalidades controvertidas, muy criticadas por los demócratas y las asociaciones de defensa de los derechos civiles, por ejemplo en Justicia y Seguridad nacional, pero también abrió el espectro —mostrando signos de moderación respecto a sus discursos de campaña— al recibir a republicanos moderados, exrivales, representantes de la sociedad civil y empresarios.

Ayer de mañana el futuro presidente de Estados Unidos se declaró "muy impresionado" con Mattis, tras haberse reunido con él el sábado, afirmando que es "un verdadero general de generales".

Mattis, de 66 años, comandó un batallón de la marina durante la primera guerra del Golfo y una división de la marina durante la invasión a Irak en 2003.

El vicepresidente electo, Mike Pence, elogió ayer en la cadena Fox "la legendaria carrera militar" que llevó adelante Jame Mattis.

El general retirado Jack Keane manifestó a su vez la radio NPR que se le ofreció el cargo de secretario de Defensa pero que lo rechazó por razones personales y que recomendó a Mattis y también al exdirector de la CIA James Petraeus.

Romney, un posible.

El sábado, Trump había recibido al candidato republicano a la presidencia en 2012 Mitt Romney, uno de sus rivales en las últimas primarias republicanas, con quien discutió sobre asuntos internacionales.

Pence confirmó que Romney es un potencial candidato a ocupar la secretaría de Estado.

Tras haber comenzado la jornada de ayer en la iglesia en compañía de su compañero de fórmula, Trump encadenó 12 reuniones, entre ellas con personalidades afro-estadounidenses, como el fundador del canal de televisión BET, Robert Johnson y el republicano de Oklahoma T.W. Shannon.

Otros políticos se acercaron este domingo hasta el lujoso club de golf de Trump, como el candidato a secretario de Estado y exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani; el defensor de la "autodeportación" de indocumentados Kris Kobach, y los inversores millonarios Wilbur Ross (considerado para secretario de Comercio), David McCormick y Jonathan Gray.

"¿Por qué nosotros, como votantes negros, no deberíamos rechazar la noción de que estamos encerrados en un partido que sin duda diluye nuestro poder de voto?", escribió Johnson.

Las encuestas demostraron que 88% de los electores afroamericanos votaron por la demócrata Hillary Clinton y sólo 8% se inclinó por Trump.

Romney está en carrera para el puesto de secretario de Estado, pese a haber denostado a Trump durante la campaña, describiéndolo como un "fraude" y reprochándole propuestas como la de prohibir el ingreso al país de musulmanes.

Si fuera elegido, Romney traería una mirada republicana ortodoxa a la política exterior.

Entre las otras figuras que fueron recibidas el sábado en Bedminster está Michelle Rhee, controvertida exdirectora de las escuelas públicas de Washington, a quien Trump calificó de "muy talentosa".

Melania trump no se mudará

La próxima primera dama de EE.UU., Melania Trump, no va a mudarse por ahora a la Casa Blanca, sino que permanecerá en Nueva York hasta que su hijo Barron termine el curso escolar, según confirmó Trump. Barron, de 10 años, estudia en un colegio privado de Manhattan y la familia no quiere hacerle cambiar de centro en mitad del año académico.

Un musical que muestra la era Trump

La guerra entre seguidores y detractores de Donald Trump por el mensaje político que dio el musical "Hamilton" a su vicepresidente evidencia la división entre blancos y no blancos que dejan estas elecciones en Estados Unidos.

Mike Pence, que lidera el equipo de transición del magnate, se escapó el viernes por la noche a Broadway para ver el aclamado musical y terminó convirtiéndose en protagonista involuntario.

Al terminar la función, el diverso elenco se dirigió a Pence en nombre de los millones de personas que temen la Presidencia de Trump y creen que el nuevo Gobierno solo trabajará para los hombres blancos que le dieron el poder.

"Nosotros, señor, nosotros somos el Estados Unidos diverso que está alarmado y nervioso por que su nuevo Gobierno no nos proteja, no proteja a nuestro planeta, a nuestros hijos, a nuestros padres, o no defienda y mantenga nuestros derechos inalienables", dijo desde el escenario el actor afroamericano Brandon Victor Dixon.

Trump, lejos de calmar la tensión, alentó las críticas contra el musical y Pence dijo que no se sintió ofendido por las palabras que escuchó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados