LA TENSIÓN EN EL GOLFO PÉRSICO

Trump asegura que Irán estuvo detrás de los ataques en el Golfo

EE.UU. dice que el régimen iraní busca bloquear el transporte de petróleo.

Parte de la tripulación de uno de los buques en Irán. Foto: AFP
Parte de la tripulación de uno de los buques en Irán. Foto: AFP

Donald Trump apuntó ayer viernes directamente contra Irán al acusar al régimen iraní de los ataques a los barcos cisterna en el Golfo Pérsico. Trump describió a ese país como una “nación de terror”, aunque no se cerró a dialogar.

“(Los iraníes) lo hicieron”, sentenció Trump en una entrevista telefónica con su cadena de televisión favorita, Fox News, en el día de su 73 cumpleaños.

El presidente citó como prueba el video difundido a última hora del jueves por el Mando Central de Estados Unidos, en el que puede apreciarse a una patrulla de la Guardia Revolucionaria Islámica acercándose a uno de los buques. La patrulla “fue observada y grabada sacando una mina lapa sin explotar del Kokuka Courageous”, uno de los dos buques atacados, afirmó Bill Urban, portavoz del Mando Central.

“Supongo que una de las minas no explotó, y probablemente (esa mina) tiene el nombre de Irán escrito por todas partes”, aseguró Trump en su entrevista. “Ese era su barco, era de ellos. Y no querían que quedara esa prueba”, argumentó.

La región del Golfo Pérsico sufre una escalada de la tensión entre Irán y Estados Unidos desde que, hace un año, Trump decidiera abandonar unilateralmente el pacto nuclear con Irán y restableciera las sanciones económicas.

Estados Unidos envió en mayo refuerzos militares a Oriente Medio para evitar ataques “inminentes” de Irán contra sus intereses. Estados Unidos acusa al régimen iraní de tratar de perturbar el abastecimiento de petróleo a nivel mundial con el cierre del estrecho de Ormuz, por donde pasa el 30% del crudo transportado por vía marítima.

Irán -que sí ha amenazado con cerrar el estrecho de Ormuz- negó toda implicación en los ataques a los barcos, uno propiedad de un armador noruego y otro japonés, que llevaban 44 personas a bordo y sufrieron impactos y explosiones cuando salían del estrecho de Ormuz, a unas 30 millas de la costa de Irán.

Navío de los Guardianes de la Revolución de Irán. Foto: AFP
Un navío de los Guardianes de la Revolución, la fuerza de elite del régimen iraní, supuestamente sacando una mina que no llegó a explotar. Foto: AFP

El régimen iraní ha insinuado que el gobierno de Trump podría estar detrás del ataque.

Para Irán, es “sospechoso” que los ataques ocurrieran en el estratégico estrecho de Ormuz justo cuando el primer ministro japonés, Shinzo Abe, se encontraba de visita en Irán.

Cuando se le preguntó cómo planeaba enfrentar a Irán y evitar nuevos incidentes, Trump dijo a Fox News: “Vamos a ver”.

Trump advirtió a Irán que no cierre el estrecho de Ormuz porque “si lo hacen, no va a estar cerrado durante mucho tiempo”, en una aparente amenaza de acción militar para preservar lo que el secretario de Estado Mike Pompeo describió este jueves como la “libertad de navegación” en el Golfo Pérsico.

Pero Trump se ha mostrado reticente hasta ahora a iniciar un conflicto armado con Irán.

El mandatario parece empeñado, en cambio, en seguir la fórmula que aplicó con Corea del Norte, al iniciar un diálogo personal con el líder norcoreano, Kim Jong-un, después de meses de fuertes ataques retóricos entre ambos y de amenazar con “fuego y furia” al régimen de Kim.

Ayer viernes, Trump reabrió la puerta a una negociación al asegurar que él estará “preparado cuando ellos lo estén”.

Por su lado, el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, acusó a Estados Unidos en Twitter de utilizar “la diplomacia del sabotaje”.

Petróleo cerró semana a la baja
La idea es bajar la producción de petróleo a un millón de barriles por día. Foto: Reuters

Los precios del crudo subieron ayer viernes después de que los ataques a dos buques petroleros en el Golfo de Omán esta semana aumentaron las preocupaciones sobre posibles interrupciones del abastecimiento, pero el mercado cerró la semana en baja ante temores de que la disputa comercial frene la demanda.

El crudo Brent (de referencia para Uruguay) aumentó 70 centavos, o un 1,14%, a 62,01 dólares por barril, mientras que el crudo en Estados Unidos ganó 23 centavos, o un 0,44%, a 52,51 dólares por barril.

Sin embargo, el Brent registró una pérdida semanal de alrededor de un 2%, su cuarta caída semanal seguida, mientras que el Texas descendió casi un 3%.

La Agencia Internacional de Energía redujo su pronóstico de crecimiento de la demanda para 2019 en 100.000 barriles por día (bpd) a 1,2 millones de bpd, a raíz de un empeoramiento de las perspectivas para el comercio mundial. Pero la agencia con sede en París dijo que el crecimiento de la demanda aumentaría a 1,4 millones de bpd en 2020.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados