ESTADOS UNIDOS

Trump se aproxima a Rusia y tensa más la relación con China

El presidente electo está dispuesto a levantar las sanciones a Moscú que impuso Obama.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Trump: ratificó que no se afiliará a la política de "una China" . Foto: Reuters

Donald Trump sugirió que podría levantar las sanciones a Rusia y que no respetará la política de "una China" a menos que Pekín mejore sus políticas comercial y cambiaria. Trump declaró al Wall Street Journal que mantendrá intactas "al menos durante algún tiempo" las sanciones impuestas el mes pasado a Rusia por la administración de Barack Obama debido a los presuntos ciberataques de Moscú para influir en la elección presidencial estadounidense. Pero, si Rusia ayuda a Estados Unidos en objetivos clave como la lucha contra los yihadistas, Trump sugirió que podía anular dichas medidas. Y está preparado para reunirse con el presidente ruso Vladimir Putin tras su investidura el 20 de enero.

En la entrevista, Trump dijo: "Si nos llevamos bien y Rusia realmente nos ayuda ¿por qué se sancionaría a alguien si está haciendo cosas realmente buenas?". "Entiendo que les gustaría reunirse conmigo y yo estoy absolutamente de acuerdo con eso", agregó.

En este contexto, el viceministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Ryabkov, se rehusó ayer sábado a comentar sobre eventuales contactos entre el designado consejero de Seguridad Nacional de Trump, Michael Flynn, y el embajador de Rusia en Washington. Ryabkov dijo a la agencia Ria Novosti que no comentaría "sobre los contactos diarios de su embajada o de representantes del ministerio con colegas de otros países, incluido Estados Unidos". El diario The Washington Post informó el viernes que Flynn llamó al embajador de Rusia, Serguei Kislyak, en varias ocasiones el 28 de diciembre. Según el periódico, Kislyak invitó a la administración estadounidense entrante a las negociaciones de paz sobre Siria del 23 de enero en Kazajistán, impulsadas por Rusia y Turquía, tres días después de la investidura de Trump.

China.

En cuanto a la práctica estadounidense de no reconocer diplomáticamente a Taiwán, Trump aseguró: "Todo es negociable, incluida la política de una China".

El presidente electo ya disgustó al régimen de Pekín, al aceptar una llamada telefónica de felicitación de la presidenta de Taiwán Tsai Ing-Wen tras ganar la elección. Una decisión que defendió en la entrevista: "El año pasado les vendimos material militar por valor de 2.000 millones de dólares. Podemos venderles 2.000 millones de dólares del material militar más sofisticado pero no se nos permite aceptar una llamada. Habría sido muy grosero no aceptar esa llamada".

Trump amenazó con reaccionar duramente a lo que considera como injustas prácticas comerciales chinas y sugirió que la política de "una China" puede ser moneda de cambio para otras cuestiones.

MARCHAS POR DERECHOS CIVILES

Semana de protestas en EE.UU.

Manifestantes que prometieron seguir luchando por la equidad y la justicia durante el nuevo gobierno del republicano Donald Trump, marcharon ayer sábado en Washington, en el inicio de una semana de protestas de cara a la llegada del magnate republicano a la Casa Blanca el 20 de enero.

Al grito de “sin justicia no hay paz”, cientos de manifestantes liderados por el reverendo Al Sharpton marcharon por la Explanada Nacional hacia el mausoleo de Martin Luther King Jr., a unos tres kilómetros del Capitolio.

Algunos oradores criticaron a Trump antes de comenzar la marcha, alentando a los manifestantes a superar el frío del invierno boreal para mostrar su apoyo a los derechos civiles de las minorías, y a la ley de reforma del sistema de salud emblema de su antecesor Barack Obama, que Trump prometió derogar.

“Nos reunimos, no como personas con odio sino como personas con esperanza”, dijo Charley Hames Jr., presidente de la sede en Oakland, California, del grupo de defensa de los derechos civiles liderado por Sharpton. “Creemos que esta marcha es la primera de muchas”, agregó.

Las polémicas declaraciones de Trump sobre los inmigrantes y las mujeres, generan enojo en muchas personas con ideas menos conservadoras.

“Es un payaso”, dijo el manifestante de Washington Ken Coopwood Jr., de 17 años, sobre el presidente electo.

La manifestación de ayer sábado comenzó horas después de que Trump criticó al activista por los derechos civiles y legislador John Lewis, luego de que el representante demócrata por Georgia dijera que consideraba al republicano un presidente ilegítimo.

Unos 30 grupos, en su mayoría opositores a Trump, obtuvieron permisos para protestar antes, durante y después de su juramento el viernes. El evento de mayor magnitud promete ser la Marcha de las Mujeres, que se realizará en Washington el día después de que Trump asuma.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados