COVID-19 EN ESTADOS UNIDOS

Trump afirma que el “pico” de contagios pasó y anuncia reapertura de la economía

Probablemente EEE.UU. ha “pasado el pico” de nuevos casos de coronavirus dijo Trump, por lo cual esta “situación alentadora” le permitirá anunciar hoy jueves “directivas” para reabrir la economía.

Conferencia de prensa del presidente Donald Trump. Foto: Reuters
Trump en la conferencia de prensa en la que anunció que dejará de cofinanciar a la OMS. Foto: Reuters

Más de 130.000 personas han muerto por coronavirus en el mundo, sacudido por la decisión del presidente Donald Trump de suspender la contribución de Estados Unidos a la Organización Mundial de la Salud (OMS), una medida que los analistas advierten puede terminar beneficiando a China.

Sin embargo, Trump defendió ayer su estrategia y dijo que probablemente Estados Unidos ha “pasado el pico” de nuevos casos de coronavirus, por lo cual esta “situación alentadora” le permitirá anunciar hoy jueves “directivas” para reabrir la economía. “La batalla continúa, pero los datos sugieren que en todo el país hemos pasado el pico de nuevos casos”, dijo el mandatario. “Está claro que nuestra estrategia agresiva está funcionando”, afirmó Trump.

Estados Unidos es el país más afectado del mundo por la pandemia, con 27.850 muertes y más de 630.000 casos, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins.

El anuncio de Trump sobre la reapertura de la economía estadounidense, se da un día después de que decidiera suspender el financiamiento a la OMS.

“La OMS no cumplió con su deber básico y debe rendir cuentas”, dijo Trump el martes en la Casa Blanca.

Estados Unidos es el mayor donante de la OMS y aportó el año pasado 400 millones de dólares. El organismo ha estado pidiendo más de 1.000 millones de dólares para financiar operaciones contra la pandemia.

Trump acusó a la OMS de “mala gestión” y “ocultación” de información al inicio de esta pandemia en China, en diciembre. El brote podría haberse contenido “con muy pocas muertes” si la OMS hubiera evaluado objetivamente la situación en China, dijo.

“No hay tiempo que perder” en polémicas, reaccionó en Twitter el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, que luego dijo “lamentar” la decisión de Trump.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Foto: AFP.
Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Foto: AFP.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, también criticó a Trump y consideró que “no es el momento de reducir la financiación” de las organizaciones que luchan contra la pandemia.

Con su decisión, Trump puede ganar algunos puntos dentro de Estados Unidos, pero abre una oportunidad para que China aumente su influencia a nivel global, según algunos analistas.

Brett Schaefer, investigador principal de la Fundación Heritage, un centro de reflexión conservador que generalmente apoya a Trump, está de acuerdo con las críticas a la OMS, pero opina que Estados Unidos erró en el mensaje. Estados Unidos ya ha entregado la mayor parte de la contribución de la OMS de este año, por lo que el anuncio de Trump hace que otros países crean falsamente que la decisión tendrá un gran impacto, dice Schaefer.

“Hubo una gran frustración y enojo expresados por varios países sobre la respuesta de China y su papel en la propagación de COVID-19 en todo el mundo, y creo que la decisión del presidente desvía la atención de ese tema hacia la decisión de Estados Unidos”, analiza Schaefer.

Según este investigador, hubiera sido mejor que Estados Unidos condicionara su ayuda futura a la OMS a una investigación sobre su respuesta a la pandemia de COVID-19, y que destacara su compromiso de 500 millones de dólares en ayuda bilateral para luchar contra el virus.

Derek Chollet, vicepresidente del centro de estudios German Marshall Fund, calificó el anuncio sobre la OMS como una “herida autoinfligida”, que simbólicamente mostró que Estados Unidos se alejaba de su histórico liderazgo.

“Y en la medida en que el mundo ha estado prestando atención a la propia respuesta de Estados Unidos, el país no parece un aliado en el que se pueda confiar”, dijo Chollet, quien sirvió en la administración de Barack Obama. “Obviamente, este es un intento de culpar a China. Podría terminar jugando en beneficio de China, ya que lo utilizan para dejar claro al mundo que Estados Unidos es el problema”, explicó Chollet.

Bill Gates, el multimillonario cofundador de Microsoft que es uno de los mayores financiadores privados de la OMS, dijo que el mundo necesita a este organismo “ahora más que nunca”, y considero “peligrosa” la decisión de Trump.

Como todos los grandes cataclismos económicos o sociales, la crisis del nuevo coronavirus ya tiene un nombre: el “Gran Confinamiento”, bautizado así por la economista jefe del FMI, Gita Gopinath. El FMI prevé una contracción económica global en 2020 de un 3%. Solo China e India se salvarán de la recesión este año.

En Europa, que cuenta con más de dos tercios de los 131.319 muertos contabilizados en el mundo, países como Alemania y Dinamarca anunciaron los primeros pasos para ir desmantelando el confinamiento.

Ministro de Salud de Brasil con un pie afuera
Ministro de Salud de Brasil, Luiz Henrique Mandetta. Foto: O Globo | GDA.

El ministro de Salud de Brasil, Luiz Henrique Mandetta, rechazó ayer miércoles la renuncia de uno de sus más cercanos colaboradores, sin negar que su propio destino pende de un hilo debido a enfrentamientos con el presidente Jair Bolsonaro por el manejo de la crisis del nuevo coronavirus.

Horas antes, el ministerio de Salud había anunciado que “el secretario de Vigilancia y Salud del ministerio, Wanderson de Oliveira, renunció la mañana de este miércoles”.

El anuncio ocurrió después de que el diario Folha de São Paulo filtró una carta en la cual De Oliveira, pieza clave en la estrategia del gobierno para combatir el COVID-19, se despedía de sus colaboradores y anunciaba la salida inminente de Mandetta. “Finalmente llegó el momento de la despedida. Ayer tuve una reunión con el ministro y su salida está programada para las próximos horas o días”, escribió De Oliveira.

Pero Bolsonaro no se pronunció ayer y Mandetta decidió rechazar la dimisión, según anunció en la conferencia de prensa en la que participó junto a De Oliveira para informar sobre la evolución de la pandemia. “Ya dije que no acepto (la renuncia). Wanderson está aquí. Vamos a trabajar juntos hasta el momento en que salgamos juntos del ministerio de Salud”, declaró.

Folha reportó que la carta fue enviada luego de que Mandetta informara a su equipo que esta semana sería destituido, un fantasma que lo ronda desde hace varios días en medio de ásperos choques con Bolsonaro.

Mandetta defiende el aislamiento social para prevenir la propagación del COVID-19 y evitar el colapso del sistema de salud, en tanto que Bolsonaro pide que se flexibilicen las medidas y critica los efectos negativos de las mismas en la economía brasileña.

El ministro dijo que solo dejaría su cargo en tres circunstancias: “si el presidente ya no quisiera mi trabajo”, si tuviera algún problema de salud o “cuando sienta que el trabajo realizado ya no es necesario, porque hemos superado el estrés” de la crisis.

La prensa brasileña sostiene que Bolsonaro baraja una lista de candidatos para reemplazar a Mandetta, entre ellos el director del servicio de vigilancia sanitaria Anvisa, el contraalmirante Antonio Torres, y la investigadora Ludhmila Hajjar, directora de Ciencias, Tecnología e Innovación de la Sociedad de Cardiología. Brasil registra más de 1.700 muertos por coronavirus y más de 28.000 contagiados. (AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados