LA PANDEMIA DEL COVID-19

Las tres fases para reabrir la economía de Estados Unidos

Trump presentó su plan para volver a la normalidad. Como en Europa, será por etapas, en función de cómo evoluciona la pandemia.

“Controlamos a la bestia”, dijo el gobernador Cuomo, pero mantendrá cerrados los comercios. Foto: Reuters
“Controlamos a la bestia”, dijo el gobernador Cuomo, pero mantendrá cerrados los comercios. Foto: Reuters

En contra de la opinión de varios gobernadores, el presidente Donald Trump presentó ayer jueves su plan para reabrir la economía de Estados Unidos en tres etapas, seguro de que lo peor de la pandemia del COVID-19 ya pasó en su país.

“No estamos abriendo todo de una vez, sino que damos un cuidadoso paso a la vez”, aseguró Trump. “Un confinamiento prolongado, combinado con una depresión económica forzada infligiría un costo inmenso y amplio en la salud pública”, agregó ante los periodistas en la Casa Blanca, explicando que podría conducir a un fuerte aumento en el abuso de drogas, alcohol, suicidios y enfermedades cardíacas.

Las nuevas pautas federales recomiendan que los estados registren una “trayectoria descendente” de 14 días en casos de coronavirus antes de comenzar un proceso de reapertura de tres fases.

Antes de que los estados vuelvan a abrir, los hospitales deben tener un “programa de pruebas sólido” que incluya test de anticuerpos para los trabajadores de la salud, según las directrices.

Trump se ha enfrentado a los gobernadores con respecto a quién tiene la máxima autoridad para ordenar reabrir las economías de los estados.

Las tres fases.

En la primera fase de la reapertura, las directrices dicen que se debe evitar grupos de más de 10 personas si las medidas de distanciamiento apropiadas no son prácticas. Se deben minimizar los viajes no esenciales, alentar el teletrabajo y cerrar las áreas comunes en las oficinas.

Las escuelas permanecerán cerradas en la fase 1, pero los grandes espacios como cines, restaurantes, estadios y lugares de culto pueden abrirse con “estrictos protocolos de distanciamiento físico”.

Los gimnasios pueden reabrir con nuevos protocolos. Los bares deben permanecer cerradas, según las pautas.

En la segunda fase, aplicable a los estados y regiones “sin evidencia de un rebote” en los casos, las pautas recomiendan evitar grupos de más de 50 personas donde el distanciamiento social no es práctico.

También los viajes no esenciales pueden reanudarse, mientras que las escuelas y los campamentos juveniles y algunos bares que cumplan ciertas condiciones pueden reabrirse.

La fase tres no incluye restricciones en los lugares de trabajo. Trump, de hecho, aseguró que 29 de los 50 estados del país están en condiciones de iniciar la reapertura mañana en la fase uno de tres.

Este plan de Trump deja en manos de los gobernadores la instrumentación de la reapertura. “Si ellos necesitan seguir cerrados, vamos a permitirles que lo hagan. Si creen que es tiempo de reabrir, vamos a darles la libertad y la orientación necesarias”, dijo el presidente.

La economía.

Desde mediados de marzo, más de 22 millones de personas han pedido subsidios por desempleo en Estados Unidos y, según el FMI, la economía estadounidense se contraerá un 5,9% en 2020.

El presidente de la Reserva Federal de Nueva York, John Williams, dijo este jueves que “probablemente tomará uno o dos años, unos pocos años, para que la economía de Estados Unidos recupere su plena fuerza”.

Gobernadores.

Anthony Fauci, el principal asesor de la Casa Blanca para la crisis de COVID-19, dijo que este plan apunta a “volver a la normalidad”, pero explicó que Estados Unidos es un país muy grande con diferentes dinámicas. “Si hay una recaída, puede que tengamos que retroceder”, dijo Fauci.

Ayer jueves el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que el estado estará en cuarentena hasta el 15 de mayo, pero afirmó que se logró “controlar a la bestia”. “Bajamos el ritmo de la tasa de contagio” gracias a la cuarentena generalizada decretada hace un mes, dijo Cuomo. 

Gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo. Foto: AFP
Gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo. Foto: AFP

Antes de que Trump presentara su plan, siete gobernadores del Medio Oeste se sumaron a la iniciativa de otros nueve estados demócratas y anunciaron que coordinarán una reapertura paulatina de sus economías que dé prioridad la salud.

“Hoy anunciamos que Illinois, Michigan, Ohio, Wisconsin, Minnesota, Indiana y Kentucky trabajarán en estrecha coordinación para reabrir nuestras economías de una manera que priorice la salud de nuestros trabajadores”, dijeron los gobernadores en un comunicado. De esta forma, siguieron los pasos de los gobernadores de California, Oregon y Washington, en la costa oeste, y de Nueva Jersey, Connecticut, Pennsylvania, Delaware, Rhode Island y Nueva York, en el noroeste del país, que anunciaron este martes iniciativas similares.

En su mensaje los gobernadores demócratas no hicieron referencia directa a la polémica suscitada por Trump sobre quién tiene la autoridad para levantar las restricciones impuestas para frenar la propagación del coronavirus.

El presidente declaró esta semana que dependía de él y no de los gobernadores decidir cuándo reabrir los estados afectados por el coronavirus y que como presidente “él tiene la autoridad total”. La afirmación fue refutada por expertos en derecho y los gobernadores que buscan coordinar estrategias regionales para salir de la emergencia sanitaria. Están ausentes del acuerdo dos estados de la región del Medio Oeste, Iowa y Missouri, gobernados ambos por republicanos.

Más medidas de Facebook contra las fake news

La red social Facebook anunció ayer jueves nuevas medidas para luchar contra la propagación de informaciones falsas sobre el coronavirus.

Los usuarios que pinchen en informaciones falsas juzgadas “peligrosas”, las comenten o compartan recibirán un mensaje en su hilo de actualidad, incitándoles a consultar fuentes seguras como el sitio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), indicó el presidente de Facebook, Mark Zuckerberg, en un blog. En marzo, Facebook suprimió “centenares de miles” de contenidos sobre la COVID-19 que “podían representar un peligro inminente para la salud”, como por ejemplo publicaciones que afirmaban que la lejía permite curarse del virus. Si una información resulta ser falsa o imprecisa, pero no representa un “peligro inminente”, la red social le coloca una “etiqueta de advertencia”. Unos 40 millones de publicaciones ya recibieron esta etiqueta en marzo, disuadiendo a los usuarios de consultar sus contenidos en el 95% de los casos, según Facebook.

Nueva York, un mes más de cuarentena
Calles vacías debido a la cuarentena; el número de muertos en Nueva York bajó en los últimos días. Foto: AFP

El estado de Nueva York, el más golpeado por el coronavirus en Estados Unidos, estará bajo aislamiento hasta el 15 de mayo, pues es riesgoso flexibilizar las medidas pese a la baja en el número de hospitalizaciones, anunció el jueves el gobernador Andrew Cuomo. “Controlamos a la bestia. Bajamos el ritmo de la tasa de contagio” gracias a la cuarentena generalizada decretada hace un mes, dijo Cuomo en conferencia de prensa.

El gobernador indicó que la cifra de hospitalizaciones y de admisiones a cuidados intensivos sigue cayendo, y la cifra de muertos en las últimas 24 horas fue la más baja en 10 días, con 606 fallecidos.

Sin embargo, aún hay unos 2.000 nuevos infectados por el virus cada día, por lo cual la mayor ciudad estadounidense deberá permanecer en aislamiento por lo menos un mes más. “Tenemos que continuar lo que estamos haciendo. Me gustaría que la tasa de infección cayera aún más. La política de aislamiento de Nueva York será implementada hasta el 15 de mayo”, dijo Cuomo. “No quiero hacer proyecciones más allá de ese período”, añadió. “Un mes es mucho tiempo”.

Nueva York ha registrado ya más de 11.580 muertos por el virus y cuenta con más de 210.000 casos positivos.

El gobernador recordó que a partir de hoy viernes será obligatorio utilizar una mascarilla cuando las personas no puedan respetar una distancia de dos metros una de otra, como en el transporte público o el supermercado. En una señal esperanzadora, Cuomo sostuvo que el estado donará 100 respiradores a Nueva Jersey, cuya curva de infecciones sigue subiendo y al parecer no ha alcanzado el ápice, así como otros 100 a Michigan y 50 a Maryland.

Trump sospecha de laboratorio en Wuhan

Estados Unidos parece no excluir la hipótesis de que el nuevo coronavirus pudo provenir de un laboratorio en la ciudad china de Wuhan. “Llevamos a cabo una investigación exhaustiva sobre cómo el virus se propagó”, declaró el secretario de Estado, Mike Pompeo, en la cadena Fox News.

El nuevo coronavirus se supone que apareció a fines de 2019 en un mercado de Wuhan donde se venden animales exóticos. Una teoría dice que es cercano a un virus presente en los murciélagos, que habría mutado y afectado a alguna de las especies vendidas en el mercado y de ahí contaminado a humanos.

Pero dos medios estadounidenses han publicado informaciones que apuntan a otro origen. Según The Washington Post, la embajada de Estados Unidos en Pekín alertó al Departamento de Estado hace dos años sobre medidas de seguridad insuficientes en un laboratorio de Wuhan que estudiaba el coronavirus en los murciélagos. Además Fox News dijo, en base a “múltiples fuentes”, que el actual coronavirus salió de ese mismo laboratorio. Aunque, a diferencia de muchas teorías conspirativas desmentidas por expertos según las cuales se trataría de un patógeno creado por los chinos como un arma bacteriológica, la cadena estadounidense habla de que se trataría de un virus natural que era estudiado en el laboratorio.

Su “fuga” habría sido involuntaria, debido a los malos protocolos de seguridad del instituto. Según esa hipótesis, el “paciente cero” sería un empleado del laboratorio, que habría propagado el virus en la población tras haberse contaminado accidentalmente.

Pero el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino Zhao Lijian rechazó esas informaciones.

“Muchos expertos médicos muy reconocidos en el mundo también creen que la supuesta hipótesis sobre la filtración de un laboratorio no tiene base científica”, declaró.

Pero la cúpula del gobierno estadounidense no solo no excluyó esa teoría, sino que incluso parecía cimentarla.

Interrogado el presidente Donald Trump se mostró evasivo el miércoles. “Puedo decirles que cada vez conocemos un poco más esta historia. Vamos a ver”, indicó.

Pompeo, en tanto, dijo que “lo que sabemos es que este virus nació en Wuhan, China”, y que el Instituto de virología de esa ciudad “está a unos pocos kilómetros del mercado. Aún queda mucho por conocer”. (AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados