EL peor accidente de la historia FUE en Tenerife

Tragedias aéreas que golpearon a Europa

Europa fue escenario del peor accidente en la historia de la aviación comercial, cuando el 27 de marzo de 1977 chocaron dos Jumbos en el aeropuerto de Tenerife, con el saldo de 583 muertos y 61 heridos. En los últimos 15 años se registraron varios accidentes graves.

Si no puede ver la infografía haga click aquí 

El año pasado se produjeron dos siniestros de importancia. El 24 de julio, el avión MD83 de la compañía española Swiftair, operado por Air Algerie, cayó en Mali cuando realizaba el trayecto entre Uagadugu, capital de Burkina Faso, y Argel. Fallecieron los 116 ocupantes.

El 17 de julio, un avión Boeing 777 de Malasyan Airlines que volaba desde Amsterdam a Kuala Lumpur fue derribado por un misil en la región ucraniana de Donetsk, zona en pleno conflicto entre Kiev y los rebeldes prorrusos. Murieron las 298 personas a bordo.

Rusia fue escenario de varias tragedias. El 17 de noviembre de 2013, un Boeing 737-500 se estrelló cuando intentaba aterrizar en el aeropuerto de Kazán, capital de la República de Tatarstán, con el saldo de 50 fallecidos. El 2 de abril de 2012 hubo 31 muertos al fallar el despegue del bimotor turbohélice de la compañía rusa UTair en el aeropuerto de Siberia.

El 7 de septiembre de 2011, un avión ruso Yak-42, de la compañía Yak-Service, chocó con la antena de una radio baliza y se precipitó en el aeropuerto de Yaroslav. Hubo 44 muertos. El 22 de agosto de 2006, un avión de pasajeros ruso Tu-154 con 169 personas a bordo, incluidos 45 niños, se precipitó en el este de Ucrania cuando intentaba efectuar un aterrizaje de emergencia tras ser alcanzado por un rayo.

El 10 de abril de 2010, una aeronave Tupolev rusa al servicio del Estado polaco cayó cerca del aeropuerto militar ruso de Smolensk, en medio de una densa niebla. Hubo 96 muertos, entre ellos 80 miembros de una delegación oficial polaca: el propio jefe de Estado, Lech Kaczynski, y su esposa estuvieron entre las víctimas.

En el océano.

Otra tragedia de alto impacto fue la desaparición de un Airbus A-330 de Air France sobre el océano Atlántico cuando volaba de Río de Janeiro a París, el 1 de junio de 2009. Poco después se comprobó que se había precipitado al mar. Fallecieron las 228 personas que viajaban a bordo, la mayoría brasileños y franceses.

El 20 de agosto de 2008, un avión MD-82 de la compañía Spanair, con 172 ocupantes, se estrelló en el aeropuerto madrileño de Barajas, durante la maniobra de despegue hacia Las Palmas. Murieron 154 personas.

El 30 de noviembre de 2007, un avión MD83 de la compañía privada AtlasJet se precipitó cuando estaba a punto de aterrizar en Isparta (Turquía). Se registraron 57 muertos.

El 14 de agosto de 2005, los 121 ocupantes de un Boeing 373 de las líneas aéreas chipriotas Helios, fallecieron cuando la aeronave se estrelló en Gramatiko, al noreste de Atenas, tres horas después de despegar de Lárnaca (Chipre).

El 8 de enero de 2003 se registraron 75 muertos al estrellarse en el aterrizaje un avión RJ100 de las Líneas Aéreas Turcas, que volaba entre Estambul y Diyarbakir (Turquía) con 80 ocupantes a bordo.

El 1 de julio de 2002, chocaron en el aire un Boeing 757 de carga de la empresa DHL y un Tupolev de pasajeros de la compañía Bashkirian, al sur de Alemania. El avión ruso cubría la ruta Moscú-Barcelona con 69 personas a bordo, entre ellos un grupo de niños de los Urales que se iban de vacaciones a Salou. Fallecieron 71 personas.

El 8 de octubre de 2001, 118 personas murieron en un accidente ocurrido en el aeropuerto de Linate (Milán, Italia) al chocar un avión con 104 pasajeros de la compañía escandinava SAS con un bimotor privado y estrellarse contra un hangar.

El 4 de octubre de 2001, un avión de la compañía rusa Sibir que volaba desde Tel Aviv a Novosibirsk (Siberia) con 78 personas a bordo, se precipitó al mar Negro tras estallar en el aire, posiblemente a causa de un misil disparado por error durante unas maniobras de las fuerzas armadas ucranianas.

El 25 julio de 2000, un avión Concorde de la compañía Air France con destino a Nueva York se estrelló cerca del aeropuerto parisiense de Roissy con 113 personas a bordo. Todos los pasajeros fallecieron. La tragedia significó el final de los vuelos comerciales del avión supersónico Concorde, pese a que se trató del primer accidente fatal del modelo. La catástrofe de ayer es el accidente más grave en suelo francés desde el de diciembre de 1981, cuando murieron 180 personas al estrellarse su aeronave en Córcega.

El peor caso.

Sigue siendo la de Tenerife en 1977. El choque de dos enormes Jumbos en plena pista del aeropuerto Los Rodeos (hoy Tenerife Norte) provocó 583 muertos. El accidente involucró a un chárter de la línea aérea holandesa KLM, que volaba desde Amsterdam en dirección al cercano aeropuerto de Gran Canaria y un vuelo regular de la estadounidense Pan Am, que volaba desde el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy de Nueva York hacia el aeropuerto de Gran Canaria.

El 747 de KLM impactó con el de Pan Am cuando intentaba despegar, en medio de una densa niebla y con algunos instrumentos de seguridad de la pista fuera de funcionamiento.

Varios hechos desafortunados contribuyeron al desastre, como el desvío de ambas aeronaves a Tenerife debido a la explosión de una bomba de un grupo independentista canario en el vecino aeropuerto de Las Palmas, lo que congestionó el servicio en un aeropuerto pequeño y con personal poco habituado a trabajar con aviones grandes como Los Rodeos.

Todos los pasajeros de la compañía holandesa KLM fallecieron, en tanto salvaron su vida —aunque con serias heridas— 61 ocupantes del avión de la estadounidense Pan Am.

CONSTERNACIÓN A ALTO NIVEL

Hollande irá con Merkel y Rajoy

El presidente de Francia, François Hollande, recibirá hoy al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y a la canciller alemana, Angela Merkel, en la localidad francesa de Seyne-les-Alpes, cercana al lugar en el que se siniestró el avión de la aerolínea germana Germanwings. Hollande, que acudirá al término del Consejo de Ministros en París, visitará en un primer momento, junto con Rajoy y Merkel, la capilla ardiente instalada en esa localidad para recibir a las familias de las víctimas. Los tres dirigentes observarán en persona el dispositivo desplegado tras el accidente, y se reunirán con representantes de los servicios estatales movilizados.

Reyes de España suspenden visita.

Los reyes de España regresaron ayer a Madrid tras suspender su viaje de Estado a Francia por el accidente en los Alpes franceses, en el que viajaban unos 40 españoles, y del cual han recibido información de primera mano en una reunión celebrada en el Ministerio francés del Interior. El presidente francés, François Hollande, el primer ministro galo, Manuel Valls, el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, así como altos mandos de la Gendarmería, Policía Nacional, Protección Civil y equipos de rescate han participado en esta reunión, de unos 40 minutos, según la Casa Real española.

Lufthansa descarta vínculo con reparación.

El presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, negó ayer que existiera una relación con la reparación el lunes del avión A 320 siniestrado los Alpes. Al regresar a Fráncfort del lugar del accidente, Spohr dijo que esa reparación no tiene nada que ver con el accidente. Un portavoz de Lufthansa dijo que las trampillas delanteras del tren de aterrizaje del avión siniestrado, un A320, hicieron ruidos porque no se cerraron herméticamente pero que hacia las 10:00 horas del lunes se solucionó el problema y el avión estaba de nuevo listo para volar. Se trató de una reparación rutinaria sin relevancia para la seguridad del avión, aseguró el portavoz de Lufthansa.

"En este momento decimos que se trata de un accidente, cualquier otra cosa sería especulación", afirmó por su parte la vicepresidenta para Europa del grupo Lufthansa, Heike Birlenbach, en rueda de prensa en el aeropuerto de Barcelona.

Birlenbach no pudo determinar el número de españoles a bordo del avión siniestrado, que el Gobierno español había estimado en 45 según los apellidos españoles en la lista. AFP, EFE

Cantantes de ópera entre las víctimas.

"Hemos perdido a un grandioso artista y a una gran persona", afirmó el director de la Deutschen Oper am Rhein, compañía de las ciudades de Düsseldorf y Duisburgo con la que trabajaba el bajo-barítono kazajo Oleg Bryjak, una de las víctimas del accidente aéreo.

Bryjak regresaba a Alemania tras haber actuado en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona en Siegfried, la tercera parte de la tetralogía de Richard Wagner El anillo del Nibelungo, según confirmó su compañía de ópera en un comunicado. El cantante trabajaba con esta compañía desde 1996 y con ella había logrado sus principales éxitos.

Bryjak había nacido en Kazajistán, en la antigua Unión Soviética, y, según relata su página web, actuó en escenarios de todo el mundo y trabajó con directores como Daniel Barenboim, Sir Andrew Davis, James Conlon, Donald Runnicles, John Fiore o Simon Rattle.

Con él viajaba la contralto alemana María Radner, además del marido de ésta y su bebé, todos fallecidos en el trágico accidente. Radner interpretaba en la misma obra el papel de Erda, y regresaba al cabo de una exitosa presentación en la capital de Cataluña. EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados