FOTOGALERÍA

Tragedia aérea: 71 muertos

Plan de vuelo se cambió a último momento; el Chapecoense iba a viajar directo de San Pablo.

Rescatistas trabajan en el área donde cayó el avión. Foto: AFP
Rescatistas trabajan en el área donde cayó el avión. Foto: AFP
Un rescatista trabaja en el lugar del accidente. Foto: Reuters
Un rescatista trabaja en el lugar del accidente. Foto: Reuters
Personas lloran durante tributo al club brasileño Chapecoense. Foto: Reuters
Personas lloran durante tributo al club brasileño Chapecoense. Foto: Reuters
Socorristas en el área donde cayó el avión. Foto: Reuters
Socorristas en el área donde cayó el avión. Foto: Reuters
Dos personas se abrazan durante el tributo al club brasileño Chapeconese. Foto: AFP
Dos personas se abrazan durante el tributo al club brasileño Chapeconese. Foto: AFP
Soccorristas cerca de los restos del avión. Foto: Reuters
Soccorristas cerca de los restos del avión. Foto: Reuters
Rescatistas cargan a los sobrevivientes del accidente. Foto: AFP
Rescatistas cargan a los sobrevivientes del accidente. Foto: AFP
Bandera a media asta en memoria de los fallecidos en accidente aéreo. Foto: Reuters
Bandera a media asta en memoria de los fallecidos en accidente aéreo. Foto: Reuters
Rescatistas trabajan en el área del accidente. Foto: AFP
Rescatistas trabajan en el área del accidente. Foto: AFP
Personas despiden a los jugadores que murieron en el accidente. Foto: AFP
Personas despiden a los jugadores que murieron en el accidente. Foto: AFP
Flores y mensajes en el estadio del equipo brasileño. Foto: Reuters
Flores y mensajes en el estadio del equipo brasileño. Foto: Reuters

El fútbol está de luto. Ayer 71 personas murieron al estrellarse en Colombia un avión que transportaba al equipo brasileño Chapecoense para disputar la final de la Copa Sudamericana ante Atlético Nacional de Medellín.

"El dolor es muy grande", declaró el presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), el paraguayo Alejandro Domínguez, al llegar a Medellín, adonde viajó de inmediato luego de conocerse la noticia, que generó consternación mundial y motivó tres días de duelo en Brasil.

El accidente del vuelo chárter, que cubría la ruta entre Santa Cruz de la Sierra en Bolivia y Rionegro en Colombia, dejó como saldo 71 cuerpos recuperados y seis sobrevivientes hospitalizados. El avión cayó en la madrugada del martes en Cerro Gordo, una zona remota del municipio de La Unión, cercano a Medellín. La zona está a 3.300 metros sobre el nivel del mar.

"En este momento avanza la investigación sobre las circunstancias exactas y posibles causas de esta triste tragedia", dijo el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, tras comunicarse con su homólogo brasileño, Michel Temer.

Los sobrevivientes son los futbolistas Alan Ruschel, Jakson Follmann y Hélio Neto; el periodista Rafael Valmorbida y los tripulantes Ximena Suárez y Erwin Tumiri, internados en tres clínicas próximas a Medellín.

Uno de los arqueros del equipo brasileño, Marcos Danilo Padilha, que había sido rescatado inicialmente con vida, murió en el traslado a un centro asistencial.

Desde el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, hasta leyendas del balompié, como Pelé, Diego Maradona y Lionel Messi, expresaron sus condolencias por este drama que también enluta al periodismo deportivo: una veintena de comunicadores, entre ellos de Fox Sports y Globo, viajaban para cubrir la primera final internacional del equipo revelación sudamericano.

El avión de matrícula boliviana CP2933 de la empresa Lamia transportaba a futbolistas, directivos del Chapecoense y periodistas desde Bolivia, adonde habían viajado en vuelo comercial provenientes de San Pablo.

La aeronave, tipo BAe Avro RJ85, se declaró en emergencia "por fallas eléctricas" a las 00:15 del martes, hora de Uruguay, a unos 50 kilómetros de Medellín.

Las dos cajas negras del avión siniestrado fueron encontradas en buen estado.

El modesto Chapecoense, de 43 años, había sorprendido al fútbol regional al llegar a la final de la Sudamericana por primera vez en su historia tras eliminar en semifinales al poderoso San Lorenzo de Argentina.

Atlético Nacional, que se declaró de luto, pidió a la Conmebol que la Copa Sudamericana sea entregada al Chapecoense.

El avión cayó en una zona montañosa a 3.300 metros sobre el nivel del mar.
El avión cayó en una zona montañosa a 3.300 metros sobre el nivel del mar.

Plan de vuelo.

El plan de vuelo original del club Chapecoense era distinto al que terminó en tragedia y el cambio se debió a una exigencia de las autoridades brasileñas de la aviación civil.

El plantel, el cuerpo técnico y los dirigentes de la escuadra brasileña iban a volar en otro avión, pero debieron modificar el plan original pues la Agencia de Aviación Civil de Brasil (ANAC) no autorizó ese desplazamiento en una aeronave fletada.

La delegación pretendía ir en un vuelo directo de Lamia desde Guarulhos (San Pablo) hasta Medellín, pero el trayecto no fue autorizado "debido a acuerdos internacionales vigentes que exigían, en este caso, que la compañía responsable fuera brasileña o colombiana", informó ANAC.

Entonces cambiaron finalmente de avión y partieron desde San Pablo dos horas después de lo previsto. Los directivos cambiaron la programación e hicieron conexión a Colombia desde el aeropuerto Viru Viru, en la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra en un vuelo de Lamia, que se terminó estrellando en la montaña.

En base a AFP y ANSA

Aerolínea dedicada a transportar equipos.

Lamia (Línea Aérea de Mérida) nació en Venezuela en 2009, y en 2015 obtuvo licencia para operar desde Bolivia. Cuenta con al menos dos naves BA-146 modelo RJ85 con capacidad para 90 pasajeros. Desde que comenzó a operar en Bolivia, se especializó en vuelos chárter para selecciones, como la de Argentina, Venezuela y la de Bolivia, además de equipos de la primera división del fútbol boliviano. El 10 de noviembre llevó a la selección argentina a Belo Horizonte a su partido con Brasil por las Eliminatorias. Gustavo Vargas, director de Lamia, dijo en Santa Cruz que sus capitales son netamente bolivianos. Sin embargo, según declaraciones recogidas por el diario El Deber, es un empresario venezolano —a quien no identificó— el que les alquila las naves.

La tragedia.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, destinó a los "peritos más experimentados" de la Aeronáutica Civil a la zona donde cayó el avión de Lamia. Alfredo Bocanegra, director de Aeronáutica Civil colombiana, dijo que la primera hipótesis sobre la caída del avión apunta a un problema eléctrico, pero no descartó que se tratara de falta de combustible. Esa hipótesis se basa en un reporte suministrado por su par en Bolivia, César Varela, en el que se señalan "fallas totales eléctricas por parte del piloto que así lo reportó, igual que una de las versiones de los sobrevivientes así lo determina también", precisó Bocanegra.

Gustavo Vargas, director general de la aerolínea Lamia, no descartó de plano la hipótesis de falta de combustible, lo que supondría un descuido para un trayecto de más de 2.000 kilómetros entre Santa Cruz y Medellín. El empresario boliviano afirmó que este es el primer accidente que registra su compañía desde que se asentó en Bolivia el año pasado. Explicó que Lamia es una empresa que no posee aviones propios, sino que opera con tres aeronaves alquiladas, dos de las cuales están en este momento en mantenimiento y solo estaba autorizada para volar la que cayó en cercanías a Medellín, de matrícula CP2933 RJ 80.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados