FRANCIA

Toma de la Bastilla: qué es y por qué se celebra cada 14 de julio

Emmanuel Macron, presidente de Francia, encabezó este miércoles el tradicional desfile militar de la Fiesta Nacional francesa en París con un despliegue del Ejército casi normal.

Celebración de la Toma de la Bastilla en 2021. Foto: AFP
Celebración de la Toma de la Bastilla en 2021. Foto: AFP

Cada 14 de julio, en Francia, se conmemora el día de la Toma de la Bastilla. Pero, ¿qué es? Este hecho es considerado como el punto de inicio de la Revolución Francesa.

¿Por qué la Bastilla? Era una fortaleza medieval que custodiaba a siete prisioneros y su caída en manos de los revolucionarios parisinos en 1789 significó el fin del antiguo régimen.

Aquel día, hoy considerado como una fiesta nacional, el pueblo francés cansado de los abusos de la monarquía convocó a una gran insurrección de clases contra el orden establecido. Esta convulsión social repercutió en el resto de Europa.

De los 28 millones de habitantes del territorio francés en 1780, el 97% comprendía a sectores sociales que iban desde campesinos rurales, burgueses de las ciudades, artesanos, comerciantes y mendigos. El 3% restante lo constituía la nobleza y el clero. Los aristócratas gobernaban como señores feudales, cobraban derechos considerados altos a los agricultores que también soportaban la principal carga fiscal. La clase media profesional, inspirada en los filósofos de la Ilustración, había empezado a exigir reformas.

Conmemoración en los Campos Elíseos. Foto. AFP
Conmemoración en los Campos Elíseos. Foto. AFP

Tras el triunfo del pueblo, a la mañana del 15 de julio el rey anunció que retiraban las tropas de París, de acuerdo a Uruguay educa. Él y sus ministros tuvieron que hacer más cambios. Los Estados Generales (parlamento francés) se convirtieron en la Asamblea Nacional. Además, se emitió la Declaración de los Derechos del Hombre y una nueva Constitución en 1793.

La celebración en 2021

Presidente de Francia durante la celebración del 14 de julio. Foto. AFP
Presidente de Francia durante la celebración del 14 de julio. Foto. AFP

Emmanuel Macron, presidente de Francia, encabezó este miércoles el tradicional desfile militar de la Fiesta Nacional francesa en París con un despliegue del Ejército casi normal pero con importantes restricciones para el público y en la tribuna de autoridades por el dispositivo para amortiguar la nueva ola de covid.

El presidente francés llegó a la avenida de los Campos Elíseos y montó en un gran todoterreno junto al jefe del Estado Mayor, François Lecointre, con el que pasó revista a las tropas antes de terminar el circuito en la plaza de la Concordia donde le esperaba su esposa, Brigitte, y los miembros de su Gobierno.

Desfile por los Campos Elíseos, París. Foto: AFP
Desfile por los Campos Elíseos, París. Foto: AFP

En la tribuna -donde todos se pusieron mascarilla pese a estar al aire libre- este año no hubo jefes de Estado extranjeros dadas las complicaciones en los viajes en tiempos de pandemia.

En cuanto a las 10.000 personas del público repartido por las aceras de los Campos Elíseos (el aforo se redujo respecto a los 25.000 habituales), para poder entrar en el perímetro acotado por la policía, además de llevar mascarilla tuvieron que presentar un certificado sanitario, es decir, demostrar que tenían la pauta de vacunación, un test negativo o que han superado el coronavirus.

El contingente militar implicado en el desfile estuvo compuesto por 5.000 hombres y mujeres, de los cuales cerca de 4.400 formaban parte de las tropas que descendieron a pie por la avenida en una mañana fresca, gris y con algunas gotas de lluvia.

Junto a ellos también participaron 221 vehículos (entre los cuales 54 motos), 200 caballos y 24 helicópteros. Esta vez, los primeros en realizar el recorrido fueron 80 representantes de la fuerza europea Takuba que integran ocho países y que opera en Mali frente a grupos terroristas en el Sahel.

Igualmente hubo, con carácter excepcional, policías municipales de Niza en recuerdo por las misiones de asistencia que prestaron tras el atentado yihadista perpetrado en esa ciudad de la costa mediterránea hoy hace cinco años, que causó 86 muertos y cientos de heridos.

A todos ellos les habían precedido los 73 aviones que atravesaron el cielo del centro de París durante diez minutos, encabezados por nueve aparatos de la Patrulla de Francia que dejaron a su paso la estela con los colores de la bandera nacional, azul, blanco y rojo.

En 2020, a causa de la situación epidémica, se había optado por una ceremonia en la plaza de la Concordia en lugar de este desfile que rinde homenaje al Ejército el día que se conmemora el momento clave de la Revolución Francesa, la toma por el pueblo de París de la prisión de la Bastilla, símbolo de la monarquía absolutista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados