ESTADOS UNIDOS

Muertos en el tiroteo en universidad de Michigan son los padres del sospechoso

Las primeras investigaciones llevan a la conclusión que el tiroteo se produjo a raíz de una "situación doméstica familiar".

Foto: Facebook Central Michigan University
Foto: Facebook Central Michigan University

Las dos víctimas mortales del tiroteo en la Universidad Central de Michigan (CMU), en la localidad de Mount Pleasant (EE.UU.), son los padres del sospechoso que es buscado por las autoridades, informaron hoy medios locales.

El presunto autor, un estudiante de 19 años identificado como James Eric Davis, disparó dentro de su dormitorio a sus padres y se fugó corriendo del campus universitario.

Seis horas después del tiroteo, Davis, descrito por las autoridades como un joven afroamericano "armado y peligroso", seguía a la fuga.

En una rueda de prensa, el jefe de la Policía universitaria de la CMU, Larry Klaus, aseguró que "ningún estudiante, profesor o miembro de la universidad" resultó herido durante el tiroteo.

Klaus explicó que las primeras investigaciones llevan a la conclusión que el tiroteo se produjo a raíz de una "situación doméstica familiar".

Además, el jefe policial indicó que Davis fue ingresado la noche anterior en un hospital local por "una sobredosis o mala reacción a la droga" y posteriormente fue dado de alta.

Davis, de 1,79 metros de altura, fue visto por última vez esta mañana huyendo del escenario del crimen vistiendo unos pantalones amarillos y una sudadera azul con capucha.

Autoridades locales y estatales desplegaron equipos tácticos especiales y de vigilancia aérea por el área de la ciudad de Mount Pleasant, de unos 26.300 habitantes, para encontrar a Davis.

Debate por uso de las armas.

El tiroteo ocurre en medio de un renovado debate en Estados Unidos sobre la violencia con armas de fuego y el papel de las fuerzas del orden en detener a los posibles atacantes, iniciado después de que 17 personas murieran por disparos en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, en Florida.

Nikolas Cruz, el responsable del tiroteo en Florida, tenía antecedentes penales por enfrentamientos con las fuerzas del orden, que se han visto salpicadas por no haber evitado la tragedia a pesar de haber recibido múltiples advertencias.

Aún no está claro qué tipo de arma se usó en el crimen de Michigan o cómo se adquirió. Las normas estatales permiten portar armas con permiso, mientras que la Universidad Central de Michigan las prohíbe en todo el campus.

La reacción al tiroteo fue rápida el viernes por la mañana, con múltiples advertencias en las redes sociales pocos minutos después del incidente, en las que se pedía a los estudiantes y al personal de la universidad que se quedaran donde estuviesen.

Horas después, estudiantes y trabajadores seguían encerrados en aulas y dormitorios. Las clases se cancelaron y a las personas ajenas al centro se les pidió que se mantuvieran alejados de la zona, muchos de ellos padres que iban a buscar a sus hijos, ya que en un día el campus cerraba por el comienzo de las fiestas de primavera.

"La universidad está tomando todas las precauciones. La prioridad número ahora mismo es la seguridad", afirmó el portavoz del centro, Sherry Knight.

Este último hecho se suma a la larga lista de tiroteos que se han producido en establecimientos educativos en Estados Unidos, como el de Newtown, en el que murieron 26 personas de una escuela primaria en 2012, o el de Virginia Tech, en el campus de una universidad del este del país, que provocó 32 muertos en 2007.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º