TRAGEDIA

Tiroteo en Canadá: un hombre armado mata a 10 personas

En otro hecho de horror, encuentran a ancianos abandonado en un centro de retiro cerca de Montreal.

Portapique: en esta localidad comenzó el tiroteo el sábado. Foto: Reuters
Portapique: en esta localidad comenzó el tiroteo el sábado. Foto: Reuters

Un hombre que mató al menos a 10 personas, incluyendo a un uniformado, en Nueva Escocia, Canadá, fue encontrado muerto tras horas de persecución con la policía.

“No tenemos un balance final”, dijo el portavoz de la policía Chris Weather en una conferencia de prensa. “Es una cifra de al menos 10. Casi seguramente serán más de 10. Cuánto más de 10, no lo sé”, agregó sobre el número de muertos.

“La búsqueda del sospechoso terminó. Y puedo confirmar que ha fallecido”, agregó.

El atacante provocó disturbios por unas 12 horas. Lo identificaron como Gabriel Wortman (51). Disparó a personas en varios lugares.

Los ataques comenzaron tarde el sábado en la pequeña ciudad costera atlántica de Portapique, a unos 130 kilómetros al norte de la capital provincial, Halifax.

La masacre parecía ser el peor acto de muertes en masa en Canadá desde que un hombre armado mató a 15 mujeres en Montreal en 1989.

“Este es uno de los actos de violencia más sin sentido en la historia de nuestra provincia”, dijo el primer ministro de Nueva Escocia, Stephen McNeil, sin dar detalles.

Mientras, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, lamentó lo que llamó “una situación terrible”.

Los tiroteos masivos son relativamente raros en Canadá, que tiene leyes de control de armas muy estrictas.

Pero este no fue el único hecho que horrorizó a Canadá este fin de semana.

Ancianos a los que nadie higieniza ni alimenta, personal de servicio que abandonó en masa sus tareas, un dueño con pasado delictivo y 31 muertos en pocas semanas: las revelaciones que emergen de un centro de retiro cerca de Montreal, diezmada por el coronavirus, dejaron a Canadá en shock.

La residencia Herron, en el suburbio de Dorval, se convirtió en el doloroso símbolo de la hecatombe que golpea a las casas de ancianos en el país. En Canadá, como en varios países de Europa, la mitad de las muertes ligadas a la COVID-19 corresponde a fallecidos en este tipo de establecimientos.

“Horroroso”, dijo el primer ministro de Quebec, François Legault, sobre el caso, al que señaló como una “gran negligencia”, y ordenó múltiples investigaciones, incluida de la policía criminal, luego de conocerse los detalles del caso en una investigación publicada por el periódico Montreal Gazette.

Según ese diario, los funcionarios de las entidades sanitarias gubernamentales que participaron del rescate encontraron en el lugar un escenario de desolación: pacientes que no habían recibido alimentación en días, pañales desbordados de excremento, y enfermos que habían caídos en el piso. Además, encontraron dos ancianos muertos en sus camas.

Buena parte del personal del establecimiento dejó de ir a trabajar por miedo a contraer la COVID-19.

“Realmente me dio náuseas”, dijo a la AFP Moira Davis, hija de Stanley Pinnell, uno de los fallecidos en Herron el 8 de abril.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados