LA SALIDA DEL REINO UNIDO DE LA UE

Theresa May abre la puerta a otro referéndum sobre el Brexit

La primera ministra británica acepta condiciones de laboristas para que voten el pacto de salida de la UE

Para que aprueben su acuerdo del Brexit, May ofreció hasta renunciar. Foto: Reuters
Para que aprueben su acuerdo del Brexit, May ofreció hasta renunciar. Foto: Reuters

Theresa May sigue probando fórmulas para salvar su acuerdo para el Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Ayer martes la primera ministra propuso al Parlamento votar por cuarta vez el acuerdo -en las tres anteriores fue rechazado-, y por primera vez aceptó considerar un nuevo referéndum sobre el Brexit, un punto que la oposición venía planteando pero del que May no quería ni oír hablar.

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, recibió con frialdad la propuesta de May y afirmó que no respaldará “una versión reempaquetada del mismo antiguo acuerdo”.

La oferta se interpretó en el Reino Unido como una de las últimas apuestas de May como primera ministra, en un momento en el que está ya lanzada la carrera interna en el Partido Conservador para sucederla.

Tras el referéndum de junio de 2016, en el que 52% de británicos votó a favor del Brexit, Reino Unido debería haber abandonado la UE el 29 de marzo. Pero el repetido rechazo del Parlamento al acuerdo para la salida de la UE empujó a May a aceptar un aplazamiento del Brexit: hasta el 31 de octubre, aunque el país puede salir antes si halla si así lo acuerda.

En la sede de la consultora Pricewaterhouse Coopers, May hizo un llamado a los legisladores ayer. “Digo con convicción a todos los diputados o a todos los partidos: me he comprometido, ahora les pido a ustedes que se comprometan”, sostuvo.

“Hay una última oportunidad”, lanzó May, antes de anunciar este “nuevo acuerdo” que incluye muchas de las exigencias del opositor Partido Laborista con quien había negociado sin éxito hasta el viernes.

Entabladas a principios de abril, esas conversaciones tenían como objetivo encontrar un modo de obtener el apoyo de una mayoría del Parlamento, que desde enero rechazó tres veces el texto firmado en noviembre por la primera ministra con sus 27 socios europeos.

Pero el líder laborista Corbyn se retiró el viernes de las negociaciones ante la incapacidad del gobierno de “alcanzar un compromiso”.

Ahora la Cámara de los Comunes votará a principios de junio un proyecto de Ley sobre el Acuerdo de Retirada. Y si los diputados aprueban el texto, May propone hacerles votar después sobre la eventual convocatoria de un segundo referéndum.

Si los diputados adoptan el proyecto de ley pero rechazan el nuevo referéndum, el Reino Unido podría abandonar la UE a finales de julio. Pero si deciden volver a preguntar a los británicos, esa consulta debería organizarse antes de toda eventual ratificación del Acuerdo de Retirada.

May ofrecerá también a los diputados la posibilidad de votar sobre el mantenimiento temporal de Reino Unido dentro de una unión aduanera con la UE, retomando otra de las demandas laboristas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados