PANDEMIA

Test de COVID-19 en Europa, gratis o de pago dependiendo del país

Los test de COVID-19 han dejado de ser gratuitos en países como Alemania o Francia, que adoptó la medida ayer viernes para impulsar la vacunación.

Control sanitario por el COVID-19. Foto: AFP
Control sanitario por el COVID-19. Foto: AFP

Varios países han adoptado el pasaporte sanitario, que permite a las personas que están completamente vacunadas contra el COVID-19 acceder a espectáculos públicos, restaurantes o a sus lugares de trabajo, como desde ayer viernes en Italia. Esto ha llevado a que en algunos países se comenzara a cobrar por los test que verifique que la persona no tiene covid, en caso de no estar vacunados.

Así, los test de COVID-19 han dejado de ser gratuitos en países como Alemania o Francia, que adoptó la medida ayer viernes para impulsar la vacunación, pero en otras naciones, como Dinamarca o Austria, siguen sin ser de pago.

En Dinamarca, los test continúan siendo gratuitos para todo el mundo. Austria, que a finales de 2020 puso en marcha una política de test masivos gratuitos para la población, tanto PCR como de antígenos, en las farmacias y centros especializados, contempló suprimir la gratuidad para incentivar la vacunación, pero al final el gobierno decidió mantener su política.

En Irlanda, los test PCR son gratis salvo si son para viajar a otro país. En ese caso, su precio puede variar. En Holanda la normativa es parecida y cuando no son gratis, las pruebas suelen costar entre 34 y 45 euros (39 y 52 dólares) por una de antígenos y entre 74 y 100 euros (84 y 115 dólares) por una PCR para viajar. En Suecia, los test que se realizan también se pagan y valen entre 30 y 70 euros (34 y 80 dólares) cuando son de antígenos y de 150 a 200 euros (173 a 231 dólares) cuando son de tipo PCR.

En Francia, los test dejaron de ser gratuitos desde ayer viernes, salvo excepciones que atañen a gran parte de la población. Seguirán siendo reembolsados por la seguridad social por razones médicas (sin necesidad de receta para personas vacunadas, con receta para el resto). Los menores seguirán sin tener que pagar por ellos. Los adultos no vacunados y sin receta tendrán que pagar unos 44 euros (51 dólares) por un examen PCR en laboratorio y unos 25 (29 dólares) euros por uno de antígenos en farmacia.

En Alemania, las pruebas eran gratuitas (con un límite de una por semana) hasta el pasado lunes. Sin embargo, varios sectores de la población seguirán sin tener que pagar por ellos, como los niños menores de doce años, las personas exentas de vacunación o las que deben someterse a un test antes de abandonar la cuarentena. Los adolescentes y las embarazadas tienen de plazo hasta el 31 de diciembre para vacunarse y, hasta entonces, los test serán gratuitos para ellos. Las pruebas de antígenos costarán entre 12 y 15 euros (14 y 17 dólares) y los PCR, de 60 a 120 euros (69 a 138 dólares), según una encuesta realizada con varios proveedores de test en Berlín y en Brandeburgo.

Grecia también abandonó la gratuidad de los test a mediados de septiembre, con la esperanza de acelerar la vacunación. Las pruebas son obligatorias para los no vacunados, los empleados del sector público o del privado, estudiantes y espacios cerrados que reciben gente, de una a dos veces por semana. Los precios están limitados a 10 euros (11 dólares) para los test de antígenos y a 60 euros (69 dólares) para los PCR.

En Italia, el pasaporte sanitario, que ya era obligatorio para el personal médico y los docentes, también lo es desde ayer viernes para los empleados del sector público y del privado, lo que obligará a los no vacunados a pagarse los test para poder ir a trabajar. Los test son de pago, excepto en algunos centros de Cruz Roja. Cuestan 15 y 50 euros (17 y 58 dólares) en el caso de los antígenos, dependiendo de la región, y hasta 100 euros (115 dólares) si son PCR. Las pruebas son gratuitas para personas exentas del pase sanitario por motivos de salud.

Test coronavirus. Foto: Pixabay.
Test coronavirus. Foto: Pixabay.

En el Reino Unido, los test PCR son gratuitos en varios casos: si la persona tiene síntomas, ha dado positivo a un test de antígenos o ha estado con un positivo. En el caso de las PCR de pago, los precios bajaron. Por ejemplo, una PCR cuesta unas 79 libras esterlinas (93 euros, 107 dólares) en las franquicias de la cadena de farmacias Boots, mientras que en diciembre costaban 120 libras (163 dólares).

En España, las pruebas PCR son gratis únicamente con prescripción médica. Algunas regiones proponen test de antígenos gratuitos sin receta en centros de diagnóstico. Sin receta, un examen de antígenos cuesta entre 25 y 50 euros (29 y 58 dólares) y uno PCR, entre 60 y 180 euros (69 y 208 dólares), unos precios que llevaron a varias asociaciones de consumidores y a grupos parlamentarios a poner el grito en el cielo.

En Croacia la situación es parecida.

En Bélgica, las personas con síntomas están exentas de pagar por el test si se lo hacen en un centro especializado. En cambio, en el resto de casos, los PCR se pagan (en Bruselas, por ejemplo, cuestan 41 euros, 47 dólares), así como los de antígenos rápidos de venta en farmacia (27 euros, 31 dólares). Pero, si a una persona el médico le receta un test de antígenos por haber estado en contacto con un caso positivo, la prueba es más barata.

En Finlandia, las pruebas son gratis para los sospechosos de haberse contagiado. Los no residentes y los viajeros deben pagar de 120 a 200 euros (138 a 231 dólares). (Con información de AFP)

Vacuna ARN mensajero para la gripe
Niño recibe una vacuna en un brazo. Foto: AFP

La gripe llega al hemisferio norte y, con ella, la campaña de vacunación. Si hasta ahora las vacunas contra este virus, que muta mucho, utilizan una tecnología que no es totalmente eficaz, el uso del ARN mensajero podría cambiar el panorama. Cada vez más laboratorios se lanzan en el desarrollo de vacunas contra el virus influenza con nueva tecnología.

El francés Sanofi, líder mundial en los inmunizantes antigripales, empezó sus pruebas para una vacuna con ARN monovalente -contra una única cepa del virus- y el año que viene efectuará ensayos con una vacuna cuadrivalente.

La estadounidense Pfizer efectuó en septiembre las primeras inyecciones en seres humanos con una inmunizante antigripal con ARN mensajero, un mecanismo que ya utiliza en su vacuna contra el COVID-19. El laboratorio Moderna, también estadounidense, lanzó sus pruebas a principios de julio.

¿Qué beneficios supone esta tecnología, tan utilizada contra el covid pero a la que nunca se ha recurrido para otros virus?

Las vacunas contra la gripe existen desde hace mucho tiempo, pero su eficacia es relativa: usan virus inactivados, que tienen que ser preparados con mucha antelación, y cuyos niveles de eficacia varían entre 40% y 60%, en algunos casos 70%.

El ARN mensajero no necesita producir antígenos (la sustancia ajena al organismo que activa la reacción inmunitaria), porque es la célula humana la que creará las proteínas del virus.

Paros en Italia

Las principales ciudades de Italia fueron escenario de manifestaciones y paros pacíficos para protestar contra la entrada en vigor ayer viernes del pasaporte sanitario obligatorio en los lugares de trabajo. Barricadas a la entrada de puertos, entre ellos los de Génova y Trieste, fueron levantadas durante algunas horas de la jornada. También el transporte por carretera se vio perjudicado ya que cerca del 30% de los conductores, mensajeros y personal en almacenes no está vacundo.

EE.UU. abre su frontera el 8 de noviembre para los vacunados
Enfermera prepara una dosis de una vacuna contra el coronavirus. Foto: Leonardo Mainé

Estados Unidos confirmó ayer viernes que el 8 de noviembre será el día que abra sus fronteras, tanto la terrestre como la aérea, a todos los viajeros vacunados con pauta completa contra el coronavirus.

El pasado septiembre la Casa Blanca ya comunicó su intención de abrir a primeros de noviembre sus fronteras áreas, mientras que hace sólo tres días anunciaba la apertura de las terrestres con Canadá y México, aunque seguía sin dar una fecha concreta. “La nueva política de viaje de Estados Unidos que exige vacunación para los viajeros extranjeros comenzará el 8 de noviembre. Este anuncio y la fecha se aplican tanto a los viajes internacionales aéreos como los terrestres”, señaló un portavoz de la Casa Blanca, Kevin Muñoz.

Con esta decisión el Gobierno de Joe Biden abre el país que permanecía cerrado al turismo y a viajeros no esenciales desde marzo de 2020, cuando comenzó la pandemia.

El anuncio de este viernes implica que, desde el 8 de noviembre, los extranjeros que quieran entrar a Estados Unidos para visitas consideradas no esenciales, como el turismo o la mayoría de los encuentros familiares, podrán hacerlo siempre que cuenten con la pauta de vacunación completa.

Estados Unidos aceptará todas las vacunas que hayan sido autorizadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), incluida la de AstraZeneca y la del laboratorio chino Sinovac. La rusa Sputnik V y la china CanSino no están entre las autorizadas por la OMS.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados