OLA DE ATENTADOS SUICIDAS

Terroristas locales cometen la masacre en Sri Lanka: hay 290 muertos y 500 heridos

Gobierno acusa al grupo NTJ, que empezó atacando estatuas.

Funcionarios policiales inspeccionan los restos de un vehículo que explotó cerca del templo de San Antonio. Foto: AFP
Funcionarios policiales inspeccionan los restos de un vehículo que explotó cerca del templo de San Antonio. Foto: AFP

Sri Lanka busca a los responsables de la ola de atentados suicidas que causaron 290 muertos y 500 heridos, un baño de sangre atribuido a un movimiento islamista local y cuya investigación intenta determinar posibles conexiones internacionales.

Aunque los ataques aún no han sido reivindicados, la presidencia decretó el estado de emergencia desde ayer lunes en aras de la “seguridad pública”.

El domingo una serie de atentados con bomba coordinados sembraron el horror en hoteles e iglesias que oficiaban misa en varios lugares de la isla, que no había conocido tanta violencia desde el fin de la guerra civil hace diez años.

Al menos 31 extranjeros, entre ellos indios, portugueses, turcos, británicos, australianos, japoneses, estadounidenses, daneses y un francés, figuran entre los muertos. Otros 14 siguen desaparecidos y podrían estar entre las víctimas no identificadas en la morgue.

Entre los daneses, se encuentran tres de los cuatro hijos del multimillonario danés Anders Holch Povlsen, dueño del grupo de moda Bestseller y principal accionista de la marca de venta en internet ASOS.

El vocero del gobierno de Sri Lanka, que apuntó a la autoría del grupo islamista local National Thowheet Jama’ath (NTJ), no entendía “cómo una pequeña organización en este país puede hacer todo eso”.

“Estamos investigando una posible ayuda extranjera y sus otros vínculos, cómo forman kamikazes, cómo han producido estas bombas”, agregó.

La policía recibió hace 10 días información de que el grupo planeaba ataques contra iglesias y la embajada de India en Colombo. “Los servicios de inteligencia señalaron que hay grupos terroristas internacionales detrás de los terroristas locales”, afirmó el presidente Maithripala Sirisena.

Atentado Sri Lanka
Foto: Archivo

Las dos principales organizaciones yihadistas internacionales, Al Qaeda y Estado Islámico, intentan desde hace años reclutar en las comunidades musulmanes del subcontinente indio, usando las persecuciones de las que dicen son víctimas los musulmanes de la región.

Salida.

En el Aeropuerto Internacional de Colombo, los viajeros nerviosos y agotados esperaban en la cola, mientras los soldados fuertemente armados vigilaban la entrada principal y varios accesos. El objetivo de los turistas es salir lo más rápido posible de Sri Lanka.

Martin Ewest, un profesor alemán de 44 años, llegó a la isla hace unos días para pasar unas vacaciones relajadas con su esposa y su hija de 12 años. Desde los ataques, “queremos irnos lo antes posible”, dijo. Lamentó que la embajada no ofrece ayuda porque están de vacaciones, la aerolínea dice que no puede hacer nada y el hotel tampoco ayuda. “Es una situación difícil, somos objetivos fáciles, hasta que podamos irnos la próxima semana”.

En los hoteles se percibía la ansiedad de los huéspedes, sobre todo frente al mar en Colombo, donde están la mayoría de los 5 estrellas y que están bajo medidas de seguridad.

Las autoridades anunciaron la detención de 24 personas e indicaron que el FBI les ayudaba en la pesquisa. Interpol también desplegó un equipo de investigadores.

La policía indicó que había hallado 87 detonadores en una estación de ómnibus en un barrio de la capital.

Acusados.

Antes que las autoridades de Sri Lanka los acusara de los atentados del domingo de Pascuas que dejaron casi 300 muertos, la principal acción destructora cometida por el grupo islamista local National Thowheeth Jama’ath (NTJ) fue atacar estatuas budistas.

Pasar de la lucha contra los monjes budistas radicales a ataques kamikazes contra los hoteles de lujo y las iglesias de la minoría cristiana el día en que celebraba la misa de Pascuas constituye un repentino aumento de poder para este grupo extremista poco conocido.

Soufan Center, un centro de estudio de las amenazas a la seguridad mundial con sede en Nueva York, cree que la planificación y minuciosa coordinación de los ataques en Sri Lanka tiene similitudes con “los ataques de grupos salafistas-yihadistas, particularmente aquellos donde los grupos locales recibieron una ayuda extranjera”.

El NTJ se dio a conocer por primera vez en Sri Lanka cuando sus miembros atacaron estatuas budistas en diciembre, una acción que conmocionó a la mayoría budista de este país.

Abdul Razik, uno de los responsables del NTJ, ha sido detenido varias veces por incitación al odio religioso.

En enero la policía de Sri Lanka incautó 100 kilos de poderosos explosivos en un escondite y arrestó a cuatro islamistas extremistas, pero ningún grupo fue acusado.

Para muchos habitantes, los atentados despertaron los horribles recuerdos de los años oscuros de la guerra civil entre la mayoría cingalesa y la rebelión independentista tamil.

RELIGIONES

El 70% son budistas; hay 1,2 millones de católicos

Unos 1,2 millones de católicos viven en Sri Lanka, una nación con 21 millones de habitantes, 70% de los cuales budistas. El país también tiene12% de hinduistas y 10% de musulmanes. Los católicos son vistos como una fuerza unificadora porque los hay tanto entre los tamiles como entre la mayoría cingalesa.

Un jerarca de la policía advirtió hace 10 días, basándose en información de una agencia de inteligencia extranjera, que un movimiento islamista planeaba “atentados suicidas contra importantes iglesias”. Algunos cristianos temen que estos ataques conduzcan a una violencia comunitaria generalizada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)