PUTIN NO CONCURRIRÁ

Tensión y temores de naufragio de la cumbre climática COP26

La joven militante sueca Greta Thunberg lanzó un llamamiento a unirse a ella en Glasgow el 5 de noviembre para una marcha por la “justicia climática”.

Movilización contra el cambio climático. Foto: AFP
Movilización contra el cambio climático. Foto: AFP

Alerta roja para la humanidad”. Ante los temores de un naufragio de la cumbre sobre el clima COP26 que comienza el lunes en Glasgow, se multiplican los llamamientos a los dirigentes mundiales para medidas más fuertes y más rápidas para frenar el calentamiento de un planeta que ya es víctima de catástrofes en serie.

Siberia y California arrasadas por las llamas, inundaciones espectaculares en Alemania y en Bélgica, impresionante ola de calor en Canadá... La temperatura en la Tierra ha aumentado cerca de +1,1 °C desde la era preindustrial y los seres humanos viven las consecuencias dramáticas del cambio climático que han provocado.

Y solo se trata del inicio, advierte los científicos que subrayan que cada fracción de grado adicional traerá su lote de nuevos desastres.

Como lo resume en un video de Naciones Unidas la imagen de un dinosaurio que irrumpe en la sala de la Asamblea General de la ONU: “Al menos nosotros teníamos un asteroide, ¿cuál es su excusa? No elijan la extinción, salven a su especie antes de que sea demasiado tarde”.

Frente al futuro apocalíptico que predice el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU, la solución es clara: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 45% para 2030 con el fin de limitar el calentamiento a +1,5 °C, el objetivo más ambicioso del Acuerdo de París, y continuar por esa senda hasta alcanzar la neutralidad carbono hacia 2050.

Pero según un reciente informe de ONU, incluso con los nuevos compromisos de los Estados para 2030, el planeta se encamina a un calentamiento catastrófico de +2,7 °C.

“La locura es hacer siempre lo mismo y esperar un resultado diferente”, ironizó Myles Allen, de la universidad británica de Oxford, parafraseando a Einstein, al destacar que al ritmo actual los resultados reclamados para 2030 recién llegarían “en la década de 2080”.

Los gobiernos “no están a la altura”, insiste de su lado el secretario general de la ONU Antonio Guterres, señalando con el dedo al G20, que representa tres cuartas partes de las emisiones mundiales y celebra una cumbre este fin de semana en Roma.

“Es absolutamente central que todos los países del G20 presenten antes de Glasgow o en Glasgow contribuciones compatibles con +1,5 °C”, señaló Guterres.

Lo mismo se oye del lado de lo organizadores británicos. “Estoy preocupado porque esto podría salir mal”, declaró el lunes el primer ministro Boris Johnson.

En Glasgow, donde se aguarda el lunes y martes a más de 120 dirigentes, estarán el estadounidense Joe Biden, el indio Narendra Modi, el francés Emmanuel Macron, el australiano Scott Morrisson y el canadiense Justin Trudeau.

Pero no el presidente ruso Vladimir Putin. En cuanto al presidente chino Xi Jinping, si bien no ha salido de su país desde el inicio de la epidemia de COVID-19.

Para presionar a los líderes, Extinction Rebellion y otras organizaciones llevarán a cabo acciones durante la COP, en Escocia y en otras partes.

Por su lado, la joven militante sueca Greta Thunberg lanzó un llamamiento a unirse a ella en Glasgow el 5 de noviembre para una marcha por la “justicia climática”. (Con información de AFP)

De París 2015 A Glasgow 2021, pocos avances

En 2015, en París, casi 200 países se comprometieron a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Seis años después, la ONU denuncia que las promesas no están a la altura de la urgencia climática, especialmente entre los principales emisores.

El objetivo del Acuerdo de París es mantener el calentamiento “muy por debajo” de 2 ºC, en 1,5 ºC si es posible, respecto a la era preindustrial. Desde entonces hubo algunos progresos, pero la última evaluación de la ONU tomando en cuenta los compromisos adoptados por los países apunta a un calentamiento “catastrófico” de 2,7 ºC.

En el mejor de los casos se llegaría a +2,2 ºC, dando por buenas las promesas a menudo “vagas” de neutralidad de carbono a mitad de siglo.

Las demandas de los jóvenes latinos

“Esfuércense más” es el mensaje de la mayoría de los jóvenes activistas climáticos de América Latina y el Caribe a sus gobiernos, porque creen que no están tomando ninguna medida o las que implementan son insuficientes para frenar el cambio climático, indicó un nuevo sondeo de Unicef difundido ayer viernes.

Antes de la COP26, que desde mañana domingo reunirá a representantes de todos los países del mundo para revisar la lucha contra el calentamiento global, “apenas el 4% de los y las jóvenes activistas climáticos en América Latina y el Caribe considera que sus gobiernos están tomando medidas climáticas adecuadas”.

Unicef precisó que de los casi 500 jóvenes activistas encuestados en 32 países de América Latina y el Caribe, casi la mitad de ellos considera que sus gobiernos no están tomando ninguna medida, y el 43% dice que son insuficientes.

“Esfuércense más. Este es el mensaje que la juventud activista climática en América Latina y el Caribe está enviando a sus gobiernos hoy”, dijo en una declaración pública la directora regional de Unicef para América Latina y el Caribe, Jean Gough. “La mayoría de estos jóvenes no solo están insatisfechos con el nivel de acción tomado para frenar el cambio climático, sino que además se sienten ignorados y excluidos” del proceso de toma de decisiones, agregó Gough.

La encuesta reveló que más del 70% de los entrevistados cree que las políticas y planes climáticos y ambientales de sus países no consideran suficientemente sus necesidades y derechos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados