CRISIS POLÍTICA

Tensión en Perú al declarar el presidente por caso Odebrecht

Fiscal interrogó a Kuczynski, como testigo, durante 4 horas y a Keiko Fujimori.

Keiko Fujimori se muestra entusiasmada al salir de la Fiscalía. Foto: AFP
Keiko Fujimori se muestra entusiasmada al salir de la Fiscalía. Foto: AFP

Los interrogatorios fiscales a los que fueron sometidos ayer jueves el presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, y la líder opositora Keiko Fujimori cerraron un año marcado por el escándalo de corrupción de la empresa brasileña Odebrecht en Perú.

Kuczynski y Fujimori fueron interrogados, por separado y en estricto privado, por fiscales que investigan esas denuncias en el país, el primero en el Palacio de Gobierno y la segunda en las oficinas del Ministerio Público en el centro histórico de Lima.

El gobernante recibió durante cuatro horas, en condición de testigo, a un equipo de fiscales anticorrupción encabezado por Hamilton Castro, encargado de las investigaciones del caso.

En el encuentro, en el que también participaron el abogado del presidente, Gonzalo del Río, y el procurador para el caso Odebrecht, Jorge Ramírez, Kuczynski respondió por la información de que una empresa suya ofreció consultorías a la constructora brasileña entre 2004 y 2007, cuando era ministro del Gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006).

Por este tema, un sector de la oposición en el Congreso presentó un pedido de destitución del gobernante, que finalmente fue archivado el jueves pasado gracias a que una parte del fujimorismo, liderado por el legislador Kenji Fujimori, se abstuvo de votar.

Durante el debate del pedido de destitución, Kuczynski afirmó que estaba dispuesto a colaborar con todas las investigaciones del Congreso y la Fiscalía.

¿Donaciones?

Keiko Fujimori, por su parte, también fue interrogada ayer durante cinco horas por el fiscal para casos de lavado de activos José Domingo Pérez sobre una presunta financiación irregular de sus campañas electorales.

La líder del Fuerza Popular, partido que controla el Congreso, ingreso al edificio fiscal, en el centro histórico de Lima, mientras en la puerta principal un grupo de sus simpatizantes lanzaban arengas de apoyo.

Keiko acudió en la cuarta ocasión en que fue citada, ya que en las anteriores pidió que se reprogramen las convocatorias por diversos motivos, entre ellos para que su defensa pueda revisar el cuaderno fiscal.

En este caso, respondió por la anotación en una agenda del empresario brasileño Marcelo Odebrecht, que decía "Aumentar Keiko 500", además de por la financiación de su campañas electorales del 2006, 2011 y 2016.

Como parte de las diligencias, dos sedes de Fuerza Popular fueron allanadas este mes por la Fiscalía ante la sospecha de que el partido fujimorista llevó una doble contabilidad, en la que aparentemente declaró donaciones falsas de personas particulares.

La hija mayor del expresidente Alberto Fujimori, es investigada por la presunta comisión del delito de lavado de activos.

Las comparecencias del gobernante y de la líder opositora cerraron un año en el que el escándalo Odebrecht concitó casi toda la atención en el país, al implicar a exgobernantes y gran parte de la clase política nacional.

Desde que se comenzaron a conocer las confesiones de Marcelo Odebrecht y de su exrepresentante en Perú, Jorge Barata, ante la Justicia estadounidense y brasileña, el país vivió un año plagado de revelaciones sobre prácticas de corrupción que no han perdonado ni a un partido, ni a un Gobierno.

En Perú, el caso Odebrecht se ha centrado en seguir el rastro de los millonarios sobornos que la compañía brasileña admitió ante la Justicia estadounidense haber pagado en sobornos a funcionarios a cambio de adjudicarse millonarias obras entre 2005 y 2014.

Ese período abarca los mandatos presidenciales de Toledo (2001-2006), quien tiene una orden de captura por haber recibido un presunto soborno de 20 millones de dólares; Alan García (2006-2011), incluido en investigaciones por sobornos para el Metro de Lima; y Ollanta Humala (2011-2016), encarcelado por la presunta financiación irregular de sus campañas electorales.

Kuczynski se salvó hace una semana de ser destituido por el Congreso por haber mentido sobre sus lazos con Odebrecht, y su interrogatorio y el de Keiko se desarrollaron en medio de una nueva tempestad política tras el indulto que concedió al expresidente Alberto Fujimori (1999-2000), quien cumplía una condena de 25 años por corrupción y crímenes contra la humanidad.

En Ginebra, dos relatores especiales de la ONU denunciaron este jueves el indulto a Fujimori, diciéndose "consternados" por esta medida que califican de "bofetada para las víctimas".

Críticas.

"El perdón presidencial concedido Fujimori basándose en fundamentos políticamente motivados socava el trabajo de la justicia peruana y de la comunidad internacional para lograr la justicia", consideraron la francesa Agnès Callamard, relatora especial para las ejecuciones sumarias o arbitrarias, y el colombiano Pablo de Greiff, relator especial de la ONU para la promoción de la verdad, la justicia y la reparación.

Organizaciones internacionales de derechos humanos también han criticado el perdón.

Muchos peruanos creen que Kuczynski otorgó el indulto para evitar su destitución por el Congreso: la sorpresiva abstención de 10 legisladores fujimoristas, encabezados por Kenji Fujimori, hijo del exmgobernante, hizo naufragar la moción de declarar la "vancancia" del presidente por "incapacidad moral".

Fujimori, de 79 años, permanece desde el sábado hospitalizado en una clínica por problemas cardíacos. Alejandro Aguinaga, su médico de cabecera, aseguró que "ha salido del periodo crítico, hay como reitero una evolución favorable, pero no todo lo positivo que quisiéramos".

Rechazo a fotos con la investigada.

La Fiscalía de Perú lamentó ayer jueves que algunas de sus funcionarias se tomaran fotos con la líder opositora Keiko Fujimori cuando acudió a declarar.

"El Ministerio Público rechaza la actitud de los trabajadores administrativos que se tomaron fotos, fuera del despacho fiscal, durante la citación a la investigada Keiko Fujimori, utilizando su horario laboral y ausentándose de sus lugares de trabajo", señaló el organismo en Twitter.

Al verla en un pasillo, tres funcionarias se acercaron y se tomaron fotos con ella, quien lucía sonriente.

Luego, dos de las funcionarias la acompañaron al ascensor y continuaron tomándose fotos con celulares.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)