MEDIO ORIENTE

Más tensión con Israel por explosión en planta iraní

Estas nuevas tensiones entre Irán e Israel se dan en medio de negociaciones diplomáticas para conseguir que el acuerdo de 2015 sobre el programa nuclear iraní vuelva a su cauce.

El régimen iraní acusó a Israel de estar detrás del ataque y prometió “venganza”. Foto: AFP
El régimen iraní acusó a Israel de estar detrás del ataque y prometió “venganza”. Foto: AFP

Una semana después del incidente todavía no aclarado con un buque iraní en el mar Rojo, se sumó ahora a las tensiones entre Irán e Israel un supuesto ataque a una planta de enriquecimiento de uranio en Natanz. El régimen iraní acusó a Israel de estar detrás del ataque y prometió “venganza”.

Estas nuevas tensiones entre Irán e Israel se dan en medio de negociaciones diplomáticas para conseguir que el acuerdo de 2015 sobre el programa nuclear iraní vuelva a su cauce. La Unión Europea (UE) y Rusia, que participan en estas negociaciones con la República Islámica, afirmaron que esperaban que lo ocurrido en Natanz no socave las discusiones.

El portavoz de la Organización de la Energía Atómica de Irán (OIEA), Behrouz Kamalvandi, pareció minimizar el incidente al declarar, ayer lunes, que “el centro de distribución de electricidad” de la planta de Natanz, en el centro de Irán, se vio afectado por una “pequeña explosión” el domingo.

En tanto, el portavoz de la diplomacia iraní, Said Khatibzadeh, acusó a Israel de un acto “terrorista”, y de hacer naufragar las conversaciones en Viena sobre los acuerdos de 2015.

Por su parte, el New York Times citó a responsables de los servicios de inteligencia israelíes y estadounidenses, apuntando que “Israel jugó un papel” en lo acontecido en Natanz, donde, según esas fuentes, “una fuerte explosión” habría “destruido totalmente (...) el sistema eléctrico interno que alimenta las centrifugadoras”.

Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos dijo que no tuvo nada que ver con el incidente en Natanz. “Estados Unidos no estuvo involucrado de ninguna manera”, dijo a la prensa la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki. “No tenemos nada que agregar a las especulaciones sobre las causas o los impactos” del incidente, indicó.

Fue en esta misma planta de Natanz, uno de los centros neurálgicos del programa atómico de la República Islámica, donde Irán comenzó a probar el sábado nuevos conjuntos interconectados de centrifugadoras. Estas máquinas ofrecen a Irán la posibilidad de enriquecer uranio más rápidamente, en cantidades y grado de refinamiento prohibido por el acuerdo de 2015.

Estados Unidos, bajo la presidencia de Donald Trump, denunció unilateralmente en 2018 el acuerdo nuclear con Irán, restableciendo de paso las sanciones estadounidenses que se habían levantado en el marco del pacto.

Como represalia, desde 2019 Irán se ha alejado de la mayoría de los compromisos clave para limitar sus actividades nucleares que asumió en Viena.

La respuesta de Netanyahu.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dijo ayer que nunca permitirá “que Irán obtenga armas nucleares”.

“Israel continuará defendiéndose de las agresiones y el terrorismo iraní”, dijo en conferencia de prensa conjunta con el secretario de Defensa de Estados Unidos, el general Lloyd Austin, que se encuentra de visita oficial en Israel.

“Ambos entendemos la importancia de evitar la guerra y estamos de acuerdo en que Irán nunca puede hacerse de armas nucleares”, agregó Netanyahu, que denunció la intención del régimen iraní de aniquilar al Estado judío y le describió como “la amenaza más seria, más peligrosa y más urgente de Oriente Medio”.

Austin, que tomó la palabra después del primer ministro, no hizo mención alguna a Irán sino que simplemente se refirió a la importancia de “los fuertes lazos” entre Estados Unidos e Israel para la “estabilidad y seguridad” de la región.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados