LOS ECOS DEL LAVA JATO EN BRASIL

Temer alineó a sus diputados y se salvó de un juicio por corrupción

El presidente de Brasil está denunciado de cobrar sobornos al grupo JBS.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En junio Temer logró que el Tribunal Electoral descartara otro pedido de juicio. Foto: Reuters

Michel Temer logra eludir los juzgados otra vez. Anoche el oficialismo alcanzó en la Cámara de Diputados los votos necesarios para evitar que el presidente de Brasil responda a un juicio penal por corrupción, tal como solicitó la Fiscalía. Con 159 votos a favor, una abstención y doce ausencias, la base oficialista impidió que la oposición alcanzara los 342 votos necesarios para autorizar al Supremo Tribunal Federal (STF) a darle curso al proceso contra el mandatario. A principios de junio pasado, la mayoría de los jueces del Tribunal Superior Electoral ya había rechazado una denuncia para investigar una supuesta corrupción en el financiamiento de la campaña electoral de 2014, que ganó la fórmula Dilma Rousseff-Temer.

Pero esta vez el presidente la tenía más complicada, y tuvo que tejer cuidadosamente alianzas en el Congreso para asegurarse una mayoría que volviera a salvarlo de ir a juicio, con el riesgo de ser destituido como le pasó a Rousseff.

Temer, de 76 años, fue acusado por la Fiscalía General de haber recibido soborno del gigante de la alimentación JBS a cambio de beneficios para la empresa.

Ayer la Cámara debía determinar si la denuncia contra Temer, primer presidente en ejercicio inculpado formalmente de corrupción, era sometida al examen de la Corte Suprema o descartada. La denuncia por corrupción pasiva fue formulada por el fiscal general Rodrigo Janot, después que a mediados de mayo se divulgaran una grabación y un video de Temer y el dueño JBS Joesley Batista, en el que el presidente parece avalar la entrega de un soborno al encarcelado exdiputado Eduardo Cunha para comprar su silencio.

De haber sido aceptada la denuncia, el STF hubiera examinado el caso y, de admitirlo, Temer hubiera sido apartado de su cargo en espera del fallo final.

La sesión tuvo momentos de tumulto. Por la mañana, una treintena de legisladores opositores ingresaron en el hemiciclo con carteles que pedían la partida del mandatario.

Diputados de izquierda pusieron luego en el piso una maleta abierta repleta de billetes falsos con la cara de Temer. Durante una discusión acalorada, lanzaron los billetes al aire, que cayeron sobre la bancada oficialista.

Hubo un conato de pelea cuando diputados opositores arrancaron de manos de partidarios de Temer muñecos que representaban al expresidente de izquierda Lula da Silva (2003-2010) vestido de presidiaro. Lula fue condenado recientemente a casi 10 años de cárcel por corrupción pasiva en el marco del escándalo Petrobras, pero apela la sentencia en libertad.

La mayoría de Temer en el Congreso contrasta con su mínima popularidad, de apenas 5%, la peor desde el retorno de la democracia en 1985, según un reciente sondeo Ibope. Un 81% de los brasileños apoya además que el mandatario sea juzgado. Pero hasta ahora en las calles las movilizaciones para forzar la salida de Temer han sido débiles, contrariamente a lo que ocurrió durante el impeachment a Rousseff, cuando millones de personas reclamaron en varias ciudades su partida.

Temer consiguió anoche una victoria holgada, lo que debería permitirle avanzar en sus reformas económicas.

Neymar ganó por goleada en Twitter.

El anuncio de que Neymar dejaba el Barcelona para sumarse al París Saint-Germain era el asunto más comentado en Twitter a nivel mundial ayer miércoles, superando con creces en Brasil a la discusión de la denuncia por corrupción contra el presidente Michel Temer, en el noveno lugar en la red social. "Quién le presta atención a Temer cuando Neymar está en medio de este rollo... PRIORIDADES, BRASIL. LA COPA ES EL PRÓXIMO AÑO", comentó Renato Navarro (@RentoíMaldito). Un repaso rápido por el hilo mostraba que los comentarios y memes críticos a la salida del astro brasileño del Barcelona FC eran la verdadera tendencia.

Abren sexto proceso a Lula por corrupción.

El juez brasileño Sergio Moro abrió el sexto proceso por corrupción y lavado de dinero contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, a quien ya condenó a casi diez años de prisión hace tres semanas en una de las causas. Lula, que enfrenta otros cinco procesos penales, está siendo acusado ahora de recibir sobornos de las constructoras Odebrecht y OAS, materializados a través de reformas en una hacienda en Atibaia (interior de San Pablo), a cambio de contratos con la estatal Petrobras.

El pasado 12 de julio Moro condenó a Lula a 9 años y medio de cárcel, por beneficiarse de un apartamento tríplex en el balneario de Guarujá (San Pablo), ofrecido por la constructora OAS a cambio de su influencia para obtener contratos en la petrolera estatal. Ahora la que está bajo la lupa es la hacienda de Atibaia. A pesar de que el inmueble no está a nombre de Lula, el magistrado afirma que hay elementos de que es el propietario de hecho. "Los elementos probatorios juntados por el Ministerio Público Federal (...) permiten concluir que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva se comportaba como propietario de la hacienda de Atibaia", dice el texto. El magistrado añade que las personas y empresas involucradas en esquemas de corrupción en los contratos suscritos por Petrobras, Odebrecht y OAS "costearon las reformas en la referida propiedad, teniendo por propósito beneficiar al expresidente". AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)