EE.UU. y CortE de DD.HH. expresan preocupación por López y Ceballos

Temen por familias de líderes presos

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) anunció ayer la ampliación de las medidas cautelares concedidas a los opositores venezolanos encarcelados Leopoldo López y Daniel Ceballos para que también protejan a sus esposas e hijos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Las revelaciones del fiscal Nieves hacen temer por la vida de López en la prisión.

Con esta ampliación, concedida el 12 de octubre, la CIDH solicitó la protección de la vida y la integridad personal de Lilian Tintori, Patricia Ceballos y sus hijos, explicó el organismo en un comunicado.

La información aportada por los solicitantes indica que estas personas "se encontrarían en riesgo debido a presuntos actos de violencia y hostigamientos", por ser familiares inmediatos de Leopoldo López y Daniel Ceballos, y como resultado de denunciar la situación de los opositores.

Tintori, esposa de Leopoldo López; Patricia de Ceballos, esposa de Daniel Ceballos, y Mitzy Capriles, esposa del también opositor encarcelado Antonio Ledezma participaron en una reunión de trabajo a puerta cerrada en la CIDH la semana pasada. En este encuentro, abordaron la petición de medidas cautelares de protección para ellas y sus hijos.

Las esposas de los opositores se reunieron la semana pasada también con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, con el que departieron sobre la situación procesal de sus respectivos esposos y la oferta de la OEA para enviar una misión de observación electoral a Venezuela, rechazada por Caracas. La CIDH otorgó una medida cautelar a López y a Ceballos el pasado 20 de abril "al considerar que la situación de aislamiento prolongado y los alegatos sobre maltratos contra los beneficiarios podrían implicar serias afectaciones a sus derechos a la vida e integridad personal, física, y psicológica".

Preocupación.

Estados Unidos expresó ayer su inquietud por las posibles presiones políticas a Franklin Nieves, exfiscal del caso del opositor venezolano Leopoldo López, y afirmó que ponen en duda la "independencia judicial en Venezuela". El portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., John Kirby, reaccionó en un comunicado a las declaraciones de Nieves, que durante más de un año se dedicó con otros dos fiscales a formular las acusaciones contra López.

Nieves, que fue destituido como fiscal este lunes, divulgó el pasado viernes un video en el que anunció que había abandonado Venezuela debido a la "presión" que dijo haber sufrido por parte del Ejecutivo y sus superiores para acusar a López con "pruebas falsas".

"Si son ciertas, estas declaraciones subrayan la falta de independencia judicial y de adherencia al debido proceso legal en Venezuela", aseguró Kirby.

"Llamamos al Gobierno venezolano a respetar los derechos de todos los prisioneros políticos y a garantizar un juicio público justo y transparente, de acuerdo con la declaración americana de los derechos y deberes del hombre, la Carta Democrática Interamericana (...) y la Constitución venezolana", agregó el portavoz.

Kirby reiteró la petición estadounidense "para que el Gobierno venezolano libere a todos los venezolanos encarcelados por razones políticas, incluido Leopoldo López".

A los reclamos por la liberación de los líderes políticos, se sumó ayer Amnistía Internacional que envió una nota personal al presidente Nicolás Maduro, que éste se negó a recibir. La organización dice que la prisión de López es política.Venezuela, crisis, presos políticos, Leopoldo López, fiscal, Estados Unidos

El fiscal le pide perdón a López

"Desde mi corazón, quiero pedir perdón a Venezuela, a Leopoldo López y a su mujer y familia, y especialmente a sus hijos", declaró el fiscal Franklin Nieves, que huyó a Estados Unidos. En una entrevista concedida a The Wall Street Jounal aseguró que en Venezuela todos los "jueces tienen miedo de que si disienten las órdenes serán detenidos y encarcelados".

LOS ENEMIGOS DEL CHAVISMO

Empresario pide cese de persecución

El empresario Lorenzo Mendoza, dueño de Polar, el principal grupo alimentario de Venezuela, pidió ayer al Gobierno venezolano que cese "el ataque" en su contra y subrayó que sus empresas son "parte de la solución" de los problemas del país. "Que cese el ataque, que cese la campaña y la calaña, que nos dediquemos a ver cómo podemos construir todos, con el talento que tenemos, en beneficio del país", afirmó Mendoza en un acto con trabajadores del Centro de Distribución de Alimentos Polar en el estado Aragua, cercano a Caracas. Diputados chavistas presentaron el pasado 21 de octubre una denuncia en la Fiscalía de Venezuela en contra de Mendoza y el economista Ricardo Hausmann por "traición a la patria" y "asociación para delinquir", entre otros delitos. La denuncia tiene que ver con una conversación telefónica privada que Mendoza, considerado uno de los mayores empresarios del país, y Hausmann, director del Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard y ex ministro venezolano de Planificación en 1992 y 1993, sostuvieron recientemente y que difundió Diosdado Cabello.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados