RECORTE DE BENEFICIOS

Temen crisis en EE.UU. por final de seguro de paro

Desde el 6 de setiembre los auxilios terminarán en todo el país. “Será una especie de crisis silenciosa", estimó el analista Andrew Stettner.

Personas caminan por calles de Estados Unidos con tapabocas. Foto: AFP
Personas caminan por calles de Estados Unidos con tapabocas. Foto: AFP

El año pasado, Estados Unidos expandió masivamente su auxilio de desempleo cuando el COVID-19 estalló. Sin embargo, en los próximos días esos beneficios terminarán, forzando a millones de estadounidenses desempleados, algunos de los cuales no han trabajado durante toda la pandemia, a tomar decisiones difíciles sobre cómo arreglárselas en una economía ahora amenazada por la variante delta.

A los programas de ayuda financiados por el gobierno, que incrementaron los pagos semanales y auxiliaron a los desempleados y trabajadores independientes, se les atribuyó que Estados Unidos no cayera en una peor crisis económica el año pasado.

Pero en meses recientes han levantado controversia pues algunos estados los han cancelado prematuramente y afirman que animaron a la gente a no regresar a empleos que ya son seguros para personas vacunadas, aunque hay estudios que rebaten esa afirmación.

Desde el 6 de setiembre los auxilios terminarán en todo el país, y aunque los economistas no esperan que afecte significativamente la recuperación estadounidense tras la debacle de 2020, el cambio indudablemente aumentará la presión sobre los desempleados.

"Creo que va a ser un hecho subestimado en la economía", aseguró Andrew Stettner del centro de análisis progresista The Century Foundation, que también predijo que 7,5 millones de personas dependerán de los programas cuando estos terminen. “Será una especie de crisis silenciosa", añadió.

La expansión de la red de seguridad para desempleados ocurrió en marzo de 2020, cuando el Congreso se apresuró para mitigar la emergencia por la pandemia con 2,2 billones de dólares en gastos a través del paquete de rescate de la Ley CARES.

Auxilio

Aunque nunca pretendieron ser permanentes, los beneficios fueron reautorizados dos veces, más recientemente el pasado marzo con el Plan de Rescate promulgado por el presidente Joe Biden y sus aliados demócratas en el Congreso.

Pese a que en el Partido Republicano inicialmente respaldaron los programas, para este año sus legisladores estuvieron discutiéndolo y 26 estados, la mayoría con gobernadores republicanos, decidieron terminarlos total o parcialmente.

Un estudio publicado el mes pasado por investigadores de universidades en Estados Unidos y Canadá encontró apenas modestas mejoras en contrataciones y salarios en algunos de esos estados que terminaron el auxilio prematuramente, mientras el consumo cayó un 20%.

Mientras tanto la economía está lejos de sanar: 5,3 millones de puestos de trabajo perdidos por la pandemia aún no se han recuperado y los empleadores apenas crearon 235.000 empleos en agosto, de acuerdo con datos que el gobierno publicó este viernes.

Gregory Daco de Oxford Economics predijo que el recorte de beneficios reducirá el ingreso de los hogares en 4.200 millones de dólares por semana durante setiembre. Golperará en especial a "las familias de bajos ingresos”.

Nueva York golpeada

La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, firmó ayer una solicitud para que el Gobierno federal declare como "desastre mayor" el impacto causado por los coletazos del huracán Ida, que dejó en el estado al menos 17 muertos e importantes daños.

La petición busca que Washington facilite fondos para apoyar a los afectados y para reparar infraestructuras y edificios públicos. Al menos 1.200 viviendas sufrieron daños.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados