TERRORISMO

Suicida de Bruselas pidió subsidio de desempleo días antes de los atentados

A pesar de que Interpol emitió una orden de captura en diciembre,Jalid El Bakraoui no fue alertado por la policía belga cuando se presentó a reclamar el subsidio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jalid El Bakraoui, presunto terrorista que se hizo estallar en el metro de Maalbeek. Foto: Reuters.

El terrorista suicida del metro de Maelbeek en Bruselas, Jalid (Khalid) El Bakraoui, reclamó el subsidio de desempleo en persona once días antes de los atentados sin causar la más mínima alarma, pese a tener una orden de busca y captura de Interpol por terrorismo emitida en diciembre.

"La última vez que lo recibí fue el 11 de marzo de este año. Hablé con él entre 5 y 10 minutos. Venía a preguntar cuándo cobraría su pago (del subsidio por desempleo)", señaló a Efe la persona que le atendió en el sindicato, que responde a las iniciales M.U., pero que solicitó que no se desvelara su identidad.

Menos de dos semanas después de acudir al sindicato, el 22 de marzo, Jalid El Bakraoui se hizo estallar en la parada de metro, a escasos metros de las instituciones europeas.

Una hora antes ese mismo día, su hermano mayor Brahim (Ibrahim) El Bakraoui y otro terrorista, Najim Laachraoui, se suicidaron en el aeropuerto internacional de Zaventem, próximo a Bruselas.

El doble atentado ha dejado por el momento un balance de 32 víctimas mortales y más de 300 heridos.

El hecho de que once días antes de atentar Jalid estuviese reclamando el subsidio de desempleo refuerza la hipótesis de que los atentados de Bruselas se vieron precipitados por la detención el pasado 18 de marzo de Salah Abdeslam, presunto cerebro logístico de los atentados del 13-N en París, en los que fallecieron 130 personas.

Según M.U., él mismo y sus colegas del sindicato habían tratado con los hermanos El Bakraoui en "diversas ocasiones entre 2013 y comienzos de 2015", cuando todavía eran, al menos oficialmente, delincuentes con un largo historial de robos, pero sin vínculos con el terrorismo.

Fue el 11 de diciembre de 2015 cuando Bélgica emitió una orden de arresto europea e internacional contra Jalid por su relación con los atentados de París, a raíz de lo cual fue incluido en la base de datos de Interpol de delincuentes buscados, que puede consultarse fácilmente en línea.

Jalid había alquilado, bajo la falsa identidad de Ibrahim Maaroufi, el mismo nombre que un exfutbolista del Inter de Milán, la vivienda de la ciudad valona de Charleroi, provincia de Hainaut, que utilizó la red terrorista que atentó en París.

"Al principio fue amable, pero cuando le dije que no tenía derecho a recibir el subsidio me pareció que se puso más agresivo", relató M.U., quien aseguró que cuando vio el nombre de Jalid y su foto en los periódicos tras los atentados supo que se trataba de la misma persona.

Los sindicatos en Bélgica gestionan el pago del subsidio por desempleo, entre otras cosas, y poseen los datos clave de sus afiliados como su número nacional de identidad, su lugar de residencia o su estado civil.

Preguntado acerca de cómo puede suceder algo así en Bélgica, el trabajador sindical explicó que "lamentablemente no existe un código de alarma para estas personas", por lo que "no podemos estar al corriente de quién es un terrorista y quién no".

Jalid y Brahim, ambos de nacionalidad belga y origen marroquí, vivían en el barrio de Laeken, al noroeste de Bruselas, y tenían 27 y 30 años, respectivamente, cuando atentaron en Bruselas.

Sobre sus espaldas arrastraban una interminable lista de robos, incluidos a mano armada y un secuestro, por los que fueron condenados a diez (Brahim) y cinco (Jalid) años de prisión, que cumplieron solo parcialmente hasta quedar en libertad condicional.

De Jalid se sospechaba también que alquiló el apartamento del distrito bruselense de Forest, donde el pasado 15 de marzo fue abatido por la policía el argelino Mohamed Belkaïd, uno de los responsables de los atentados de París.

Durante el registro de esta vivienda, en la que se encontraron las huellas de Salah Abdeslam, escaparon supuestamente dos sospechosos, que se apuntó a que podían ser los hermanos El Bakraoui.

El incidente del sindicato es solo un resbalón más dentro de la creciente lista que atesora la lucha antiterrorista de Bélgica.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, reveló tras los atentados del pasado 22 de marzo en Bruselas que había informado a Bélgica de la detención en junio de Brahim El Bakraoui en la frontera con Siria y de su posterior deportación hacia Holanda en julio sin que las autoridades del país tomaran ninguna medida.

El anuncio de Erdogan ha estado a punto de causar una crisis de Gobierno. Dimitieron los ministros de Interior, Jan Jambon, y de Justicia, Koen Geens, pero el primer ministro, Charles Michel, no aceptó su renuncia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados