SUDÁN

Sudán: el acuerdo cívico-militar levanta protestas

El primer ministro, Abdalá Hamdok, está dispuesto a regresar al poder y lo compartirá con los militares golpistas tras un pacto.

Conflicto en Sudán. Foto de AFP.
Conflicto en Sudán. Foto de AFP.

Un mes después del golpe militar en Sudán, los mediadores informaron de un acuerdo para el regreso al poder del primer ministro Abdalá Hamdok, expulsado de su puesto tras el golpe, pero los partidarios de un gobierno civil mantuvieron la convocatoria de manifestar.

El anuncio se produce tras semanas de mediación ante una grave crisis, marcada por la represión de las protestas antigolpe, que dejaron al menos 40 muertos y cientos de heridos.

El pacto, que incluye la liberación de responsables civiles, fue dado a conocer antes de una protesta masiva programada contra los militares, con el temor de una fuerte intervención de las fuerzas del orden.

“Se ha cerrado un acuerdo político entre el general Burhan, Abdalá Hamdok, las fuerzas políticas y organizaciones de la sociedad civil para que Hamdok vuelva a su puesto y para la liberación de los detenidos políticos”, declaró uno de los mediadores sudaneses, Fadlallah Burma, un dirigente del partido opositor Oumma.

Reparto del poder

El pacto recoge la restitución de Hamdok como primer ministro, la liberación de los detenidos y la restitución de lo que se denominó como el consenso constitucional, legal y político que gobernaba el proceso de transición. El texto prevé así la vuelta al acuerdo de reparto de poder entre civiles y militares de 2019 para llevar a Sudán a sus primeras elecciones libres en 2023.

“El acuerdo será anunciado oficialmente posteriormente [el domingo] luego de la firma de sus condiciones y la declaración política acompañante”, señala el comunicado.

El 25 de octubre, el general Abdel Fattah al Burhan, jefe del Ejército, declaró el estado de emergencia, depuso el gobierno y arrestó a las autoridades civiles. Los militares detuvieron y pusieron bajo arresto domiciliario en Jartum a Abdalá Hamdok, que dirigía el gobierno de transición instalado junto a los militares tras la caída en 2019 del régimen del general Omar al Bashir, destituido por el Ejército bajo la presión de la calle. Sudán ha estado casi continuamente bajo régimen militar desde la independencia, hace 65 años.

El retorno de Hamdok, un economista con estudios en el Reino Unido que trabajó para la ONU y organizaciones africanas, era una demanda central de la comunidad internacional.

Semanas atrás, el general al Burhan parecía decidido a mantener el poder. Anunció un nuevo consejo gobernante en el que mantendría su posición como jerarca, junto con un comandante paramilitar, tres altos cargos militares, tres exdirigentes rebeldes y un civil.

Manifestaciones

A pesar del anuncio del regreso de Hamdok, los partidarios de un traspaso total del poder a los civiles han mantenido la convocatoria para manifestarse.

Las Fuerzas por la Libertad y el Cambio, el principal bloque pro derechos civiles de Sudán, rechazaron el acuerdo. “Reiteramos claramente que no hay posibilidad de negociación, ni asociación” con “los golpistas”, dijeron, pidiendo que los generales sean llevados ante la justicia por su sangrienta represión de las manifestaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados