Nuevo tiempo en Brasil

"Subestimaron a Bolsonaro", dice candidata de izquierda

Manuela D’Avila indica que ella siempre advirtió fuerza del presidente electo.

D´Avila aplaude en un acto que realizó junto a Haddad. Foto: Reuters
D´Avila aplaude en un acto que realizó junto a Haddad. Foto: Reuters

Manuela D’Avila, la joven comunista de 34 años, periodista y diputada en Río Grande do Sul, que fue candidata a la vicepresidencia en la fórmula del Partido de los Trabajadores (PT) que encabezó Fernando Haddad, reconoce en una entrevista con el diario O Globo-GDA, que los partidos de izquierda subestimaron el potencial electoral de Jair Bolsonaro en el balotaje.

Manuela, que es madre de una niña de dos años, que viajó con ella a 19 estados en la movilización electoral —en los primeros actos de la campaña aún amamantaba— estima que ella y Haddad debieron retomar la campaña en contacto directo con la gente de inmediato después de la primera vuelta electoral

Destaca que "fue un proceso lleno de particularidades" y que se produjo "una movilización social muy impresionante y bonita, con personas sin inclinación por un partido que defienden causas valiosas, como la democracia y la libertad".

Problemas.

Reconoce que un problema fue que no se concretó una unión de las fuerzas de izquierda, debido a que "los partidos tenían sus posiciones —que no son incorrectas, sino lo mejor que representa el conjunto de su militancia— pero nunca tuvieron la valoración exacta del peligro que representaba el adversario. Varios partidos subestimaron la hipótesis de que Bolsonaro pasara a la segunda vuelta. Ese nunca fue mi caso. Desde 2014, retorné a Porto Alegre, en gran medida, a causa de eso. Ya percibía que había un cambio en el tejido social y que ese cambio tendría impactos en el proceso electotal. Hace tiempo ya decía que Bolsonaro era un candidato bastante fuerte. Cuando se hace esa evaluación, resulta más fácil sacar las conclusiones de eso. Si uno cree que ese escenario no es el más probable, entonces corre el riesgo de lanzar una candidatura y de considerar que la unidad no es algo tan importante".

Considera que uno de los principales errores en que incurrió la fórmula que ella formó con Haddad, "fue subestimar el esquema de difusión de mensajes falsos por Internet y el incremento del uso de WhatsApp. Fue un error no imaginar que ese mecanismo tendría un impacto tan intenso en la sociedad. Estaba la idea de que las elecciones serían como todas la que se hicieron desde 1989 hasta ahora. Especialmente en la comunicación, que era del formato de grandes partidos, tiempo en televisión y campaña en las calles. Algunos apostaron a la televisión y los partidos, mientras otros apostaron a las calles e Internet".

Manuela destaca que Haddad y ella representaron la fórmula de mayor renovación formada por "una mujer con una trayectoria que construyó sola en el movimiento social y por un profesor, que no es un político tradicional". Precisa que la decisión del momento de lanzar la candidatura de Haddad "queda en el campo de la hipótesis".

Fernando Haddad. Foto: EFE
Fernando Haddad. Foto: EFE

"La fuerza del presidente Lula es real, él estuvo primero en las encuestas hasta el 17 de septiembre, hasta que fue oficialmente retirado. La transferencia fue acertada; nosotros llegamos a la segunda vuelta", analiza. "Muchos decían que no llegaríamos a cuatro puntos. El resultado fue positivo".

Avalancha.

Denuncia una campaña de difamación masiva contra Haddad que se hizo por Intenet, la que involucró a miles de personas. Por ejemplo, dice que "a veces, tengo la impresión de que las personas no tienen noción de la amplificación que logra una mentira en Internet: 70 perfiles que publicaron noticias falsas sobre mí fueron compartidos 300 mil veces y suman 13 millones de visualizaciones. Es una audiencia gigantesca".

Reitera que "se debió construir un frente amplio. Hice lo que estuvo a mi alcance para eso. Creo que nosotros, en el balotaje, vimos que había gran voluntad del pueblo brasileño de participar del proceso electoral a nuestro favor, pero eso ocurrió sobre todo en los últimos diez días. Estimo que debimos salir antes a las calles".

Ante la pregunta de si la izquierda debe cambiar el rumbo, Manuel señala: "La recta final del balotaje ya corrigió nuestro rumbo. Es el rumbo que debemos mantener. De mucha unidad popular, de militancia en las calles, escuchando a las personas, conversando".

Presidente electo visitó amigos en barrio de Río y se cortó el cabello
Bolsonaro. Sus posiciones nacionalistas habían sembrado dudas respecto a la concreción de la fusión.

Mientras mantiene silencio sobre las gestiones que realiza para formar el gabinete, el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro aprovechó la jornada de ayer para visitar amigos en el barrio de Bento Ribeiro, situado en la zona norte de Río de Janeiro y se cortó el cabello con el peluquero que lo atiende desde hace 26 años. El salón se encuentra a corta distancia de un comité político que Bolsonaro tiene desde que era edil en Río de Janeiro.

Entre fuertes medidas de seguridad, el futuro mandatario fue recibido por cientos de personas que se congregaron, no bien advirtieron su presencia, para saludarlo.

Bolsonaro tiene previsto viajar el martes con destino a Brasilia para reunirse al día siguiente con el presidente Michel Temer y definir los aspectos fundamentales de la transición, confirmó el diputado Ónix Lorenzoni, quien se desempeñará como Secretario de la Presidencia en el futuro gobierno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)