ARGENTINA

Sube la tensión entre Macri y Moyano tras fuerte huelga

Gobierno atribuyó la movilización a razones políticas en el marco de la campara para las elecciones.

El centro de Buenos Aires vacío durante la jornada de paro de la CGT. Foto: AFP
El centro de Buenos Aires lució vacío durante toda la jornada. Foto: AFP

El líder sindical de los camioneros Hugo Moyano, principal promotor de la huelga de ayer miércoles en Argentina, cantó victoria y dijo que el paro fue un éxito. El gobierno de Mauricio Macri no ocultó la importante adhesión, pero anunció que a partir de hoy seguirá negociando con los sectores sindicales que no responden a la línea de Moyano, que en la campaña para las elecciones de octubre opera para el kirchnerismo.

El paro de ayer se realizó en momentos en que Argentina cumple un año de recesión económica, con altos índices de inflación, caída del poder adquisitivo y un deterioro en los índices de empleo y pobreza. En 2018, la economía cayó un 2,5% afectada por la recesión y el desempleo trepó al 9,1%. En abril pasado, la inflación alcanzó el 55,8% interanual y acumuló solo en el primer cuatrimestre del año un 15,6%.

Se bien la huelga fue convocada formalmente por la Confederación General de Trabajadores (CGT), la mayor central sindical del país, y la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), que agrupa mayoritariamente a funcionarios públicos, en los hechos fue una pulseada entre el gobierno de Macri y Moyano.

El paro se sintió con fuerza en actividades como el transporte público y de cargas, los bancos, el comercio, la industria, los puertos, la educación, la construcción y la administración pública. También en el fútbol: la final de la Recopa Sudamericana, que debían disputar ayer miércoles River Plate y Atlético Paranaense, fue postergada para hoy jueves.

Según el Ministerio de Hacienda, la huelga supuso una pérdida para el país de unos 880 millones de dólares que afecta mayormente a la industria y el comercio.

Operativo policial por protesta de sindicatos argentinos. Foto: EFE
La huelga se desarrolló sin indecentes bajo una fuerte vigilancia. Foto: EFE

Moyano afirmó que con este paro quedó “demostrado el rechazo a las políticas” del gobierno, y agregó que espera que “lo haga reflexionar al presidente Macri”.

El día después.

Pese a la huelga, en la Casa Rosada se trabajó como un día normal. Desde el presidente Macri para abajo, el gobierno intentó dejar en claro que el quinto paro general de la CGT no alteraría su rutina.

El diario La Nación informó que a partir de hoy el gobierno retomará las negociaciones con los sindicatos dialoguistas y se buscará “penalizar” a los díscolos, entre los que distinguen a Moyano.

Con varias actividades en su agenda (acto por el día del Ejército y la visita a la selección femenina de fútbol), Macri delegó en tres ministros la responsabilidad de confrontar con los gremios: Dante Sica (Trabajo), Guillermo Dietrich (Transporte) y Patricia Bullrich (Seguridad), encargada del operativo para evitar incidentes y “asegurar el flujo del tránsito de quienes quieran ir a trabajar”, según afirmó la propia funcionaria.

Con matices, los tres ministros calificaron de “político” el paro. Fuera de micrófono, los funcionarios distinguieron entre los gremios más dialoguistas, con quienes “continuará el trabajo del día a día pero que hoy están condicionados por las elecciones”, de los duros, como Moyano, para quien habrá “sanciones y límites”, según advirtieron altas fuentes del gobierno a La Nación.

Organizaciones sindicales realizaron diversas actividades para recaudar fondos. Foto: AFP
Varios sindicatos organizaron actividades para recaudar fondos. Foto: AFP

Con Moyano “es imposible discutir”, dicen en la Casa Rosada. “No negociamos bajo coerción ni amenaza”, agregan, y prometen estudiar las “prebendas por encima de lo normal” que perciben sindicatos y empresarios del Transporte vía “contribuciones del Estado”.

Sica afirmó que el paro tuvo “más que ver con alguna posición política de algunos dirigentes sindicales”, que con una “manifestación genuina y con el descontento de lo que está pasando”.

“Estamos hartos de los paros, (...) ya sabemos que cuando hay un gobierno que no es del partido de los sindicalistas hay que bancarse los paros. Es algo poco democrático”, dijo, por su parte, Bullrich.

Macri aspira a retener la presidencia en los comicios de octubre, pero por la caída en las encuestas que le provocó la crisis económica no la tendrá fácil ante la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner.

Candidatura de Macri en la visión de Durán Barba

Jaime Durán Barba, el principal asesor de Mauricio Macri, se refirió por primera vez a la posibilidad de que el presidente desista de su candidatura a la reelección. En una entrevista que concedió al diario O Globo, de Brasil, el consultor ecuatoriano dijo que Cristina Kirchner decidió nominar a Alberto Fernández como postulante a presidente del kirchnerismo porque consideró que iba a perder los comicios si ella encabezaba la fórmula. Consultado sobre su pronóstico para las próximas elecciones, Durán Barba dejó una definición contundente: “Cristina asusta y Macri decepcionó. Creo que a la hora de votar el miedo será mayor que la decepción”. Sobre la candidatura de Macri, Durán Barba dijo que la decisión es del presidente. “Él es un buen dirigente. Los que piden que desista nunca participaron en una campaña. Yo lo veo decidido a ser candidato, pero si él piensa que su candidatura no es buena no tendrá problema en desistir. Es realista”, remarcó. (La Nación)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados