Moscú insiste en que el objetivo es el combate al terrorismo yihadista

Sorpresiva cumbre entre Putin y Al Asad por guerra

El Kremlin aseguró ayer que la prioridad ahora en Siria es derrotar al terrorismo y que el arreglo político está en un segundo plano, tras la reunión mantenida por los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y Siria, Bashar al Asad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sorpresivo viaje de Al Asad al Kremlin para juntarse con Putin.

EFE / MOSCÚ, ESTAMBUL

"El objetivo prioritario es la lucha contra las organizaciones extremistas y terroristas, y después ya vendrá alguna clase de solución política", dijo Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin, a medios locales.

Con todo, subrayó que tanto Rusia como Siria y el resto de países interesados "son absolutamente unánimes en lo que respecta a que no hay alternativa al arreglo político en Siria".

"Naturalmente, no se puede hablar de solución política cuando en el país sigue siendo dominante una amenaza terrorista capaz de provocar la desintegración de Siria, la pérdida de su integridad territorial y su unidad política", dijo.

Peskov dijo que "esos detalles no son públicos", en respuesta a la pregunta de si Putin y Asad habían abordado el tema de las garantías políticas para el líder sirio.

"Me gustaría recordar que Putin puso el acento en que, por supuesto, la última palabra en materia de solución política debe tenerlo en cualquier caso el pueblo de Siria y no debe ser impuesta desde el exterior", agregó.También negó algún cambio en lo que se refiere a la negativa del Kremlin a una posible operación terrestre en Siria, donde la aviación rusa bombardea las posiciones de los yihadistas desde finales de septiembre.

Reveló, eso sí, que la reunión se prolongó "durante casi tres horas" y declinó aludir a si ambos mandatarios trataron un posible adelantamiento de las elecciones en el país árabe.

Según fuentes sirias, la reunión, de la que se informó cuando Asad ya estaba de vuelta en Damasco, tuvo tres formatos: encuentro bilateral, cena de trabajo con la presencia del primer ministro ruso y consultas con participación de los ministros de Exteriores y Defensa.

Asad informó al jefe del Kremlin sobre los planes del Ejército sirio, que ha lanzado esta semana una ofensiva general con ayuda de la aviación rusa, las tropas iraníes, las milicias kurdas y otros grupos como Hezbolá.

Tras destacar "la dinámica positiva" de las acciones militares, Putin dijo que "la solución duradera (en Siria sólo) puede alcanzarse mediante un proceso político con la participación de todas las fuerzas políticas, de todos los grupos étnicos y religiosos".

Inquietud en Turquía.

Putin, habló ayer por teléfono con su homólogo de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, a quien informó sobre su reunión de anoche con el líder sirio, Bashar al Asad. "Trataron sobre la situación en Siria. En este contexto, el jefe del Estado ruso informó a su colega turco acerca de los resultados de la visita que anoche efectuó Asad a Moscú", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Las relaciones entre Moscú y Ankara se han tensado a partir del apoyo militar que el Kremlin viene dando a Siria. Ello explica el interés de Putin en limar asperezas con su homólogo Erdogan.

Ambos mandatarios evaluaron los temores de que los combates renovados en la zona de Alepo puedan causar un nuevo flujo de refugiados hacia Turquía y Erdogan informó a su homólogo de que Ankara combatirá a todo tipo de organizaciones terroristas, no sólo al Estado Islámico, sino también a las milicias kurdas YPG, que considera vinculadas a la guerrilla kurda de Turquía, el PKK.

Los dos dirigentes acordaron conversar con más detalle sobre estos temas en la cumbre del G20, fijada para el 15 y 16 de noviembre en Antalya, en el sur de Turquía.

Lo mejor para poner fin al conflicto sirio sería que el presidente, Bashar al Asad, no regresara de su viaje a Moscú, dijo el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu.

"Qué puedo decir. Ojalá (Asad) se quede en Rusia más tiempo, para que el pueblo sirio descanse de él. Si se quedara para siempre, esto podría ser incluso el inicio del proceso de transición", dijo Davutoglu.

"Lo que hace falta en Siria no es una transición con Asad sino encontrar un fórmula que garantice que Asad se vaya", dijo Davutoglu, en declaraciones recogidas por la agencia Anadolu.

"No aceptaremos un proceso que no acepte el pueblo sirio", recalcó el primer ministro tras observar que la visita de Asad a Moscú "demuestra a las claras que Rusia apoya ese régimen", concluyó el primer ministro turco.

Turquía teme la llegada de 50.000 sirios por ataques.

Al menos 50.000 refugiados sirios podrían llegar en los próximos días a Turquía a causa de los bombardeos aéreos de Rusia en la zona de Alepo, informó el diario turco "Hürriyet" que cita fuentes de la comunidad turcomana en Siria. El presidente del Consejo Turcomano, Abdurrahman Mustafa, que representa a los ciudadanos sirios de habla turca, señaló que el éxodo de la población, empezó en las áreas rurales al sur de Alepo, así como en las montañas de Yebel Akrad al este de Latakía.

Bombardeos rusos matan a 13 personas en hospital de Siria

Al menos 19 personas murieron ayer por varios bombardeos en la periferia de Damasco y en la provincia septentrional siria de Idleb, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

De esos fallecidos, al menos 13 perdieron la vida en un ataque de la aviación militar rusa contra la zona de un hospital en el pueblo de Sarmin en Idleb.

Según la ONG, entre los muertos hay miembros de la Defensa Civil, un fisioterapeuta y un guardia del centro sanitario.

Por otro lado, al menos seis personas perecieron y otras treinta fueron heridas por bombardeos de aviones de guerra, cuyo origen el Observatorio no precisó, en el área de Al March, en la región de Guta Oriental, principal bastión opositor del extrarradio damasceno.

Los aviones lanzaron un total de 30 ataques contra esa zona, agregó la fuente, que no descartó que el número de muertos aumente porque hay varios heridos graves.

El pasado 8 de octubre, el Ejército sirio anunció una ofensiva a gran escala para acabar con los "terroristas" y "liberar" ciudades y zonas. En sus operaciones, las fuerzas armadas sirias están respaldadas por la aviación de Rusia, que inició a finales de septiembre una campaña de bombardeos en el territorio sirio, en la que es su primera intervención militar directa en el país árabe desde el comienzo del conflicto en marzo de 2011. Ayer EE.UU. denunció que Rusia está utilizando bombas racimo en sus ataques aéreos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)