coalición

Sondeos: Netanyahu y opositor de centroizquierda están empatados

Poco después de que se cerraran las urnas, Netanyahu celebró en Twitter haber conseguido "una gran victoria" tras la publicación de los sondeos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Benjamin Netanyahu. Foto: Reuters

Benjamin Netanyahu aparecía empatado el martes con su rival de centroizquierda Isaac Herzog en las elecciones israelíes, según mostraron sondeos a boca de urna, un resultado que deja a ambos con posibilidades de ganar aunque el primer ministro cuenta con más oportunidades de formar una coalición.

El partido centrista Kulanu, liderado por un ex miembro del derechista partido Likud de Netanyahu, parecía destinado a convertirse en un actor clave en las negociaciones para la formación de una coalición.

Dos encuestas dadas a conocer por el Canal 10 y Canal 1 dijeron que el Likud y la Unión Sionista de Herzog se habían asegurado 27 asientos cada uno en el Parlamento de 120 miembros, el Knesset. Canal 2 le dio una mínima ventaja a Netanyahu, con 28 escaños frente a 27 de la centroizquierda.

Poco después de que se cerraran las urnas, Netanyahu celebró en Twitter haber conseguido "una gran victoria" tras la publicación de los sondeos.

"Contra todas las estadísticas: una gran victoria para Likud (...) una gran victoria para el pueblo de Israel", dijo el primer ministro en su cuenta de la red social.

Los resultados finales no se esperan antes de la mañana del miércoles.
En el tramo final de la campaña, los sondeos le daban a Unión Sionista una ventaja de 3 ó 4 asientos sobre Likud, un margen que parecía llevar a Herzog a una resonante victoria sobre el primer ministro.

Los comicios se han convertido en un referendo sobre Netanyahu, de 65 años y en el poder desde hace casi una década. Si gana de nuevo estaría en camino de convertirse en el primer ministro de Israel con más años en el cargo.

Posturas opuestas

La campaña de Netanyahu se centró en la amenaza del programa nuclear iraní y la propagación de los islamistas radicales.

Pero muchos israelíes dijeron estar hartos de este mensaje y, como resultado, la campaña de centroizquierda se enfocó en temas socioeconómicos, especialmente en el alto costo de vida en Israel, lo que parece haber sumado apoyo entre los votantes.

En los últimos días Netanyahu buscó movilizar a la base de su partido y atraer los votos de otros sectores de derecha, como los nacionalistas, prometiendo la construcción de más asentamientos judíos y asegurando que los palestinos no tendrán su propio Estado si es reelegido.

Esas promesas, de llevarse a cabo, aislarán aún más a Israel de Estados Unidos y la Unión Europea, pero es posible que en cierta medida convenzan a los votantes.

Incluso si pierde la elección por un margen no muy amplio, Netanyahu probablemente seguirá mejor posicionado para formar una coalición y de esta forma seguir en el poder.

Ningún partido ha logrado nunca una mayoría absoluta en los 67 años de historia de Israel, por lo que la formación de una coalición es la norma.
Esta alianza es un juego impredecible, ya que un amplio número de pactos son posibles entre los 10 u 11 partidos que se prevé logren un lugar en el Parlamento.

Netanyahu acudió temprano a votar acompañado de su esposa y uno de sus hijos en una escuela cercana a su casa en Jerusalén. Reconoció que se trata de una reñida carrera e instó a los votantes a respaldar a la derecha. Herzog, por su parte, votó en Tel Aviv.

El político centroizquierdista de 54 años, es hijo de un ex presidente y nieto de uno de los rabinos más importante de Israel.

Si bien su liderazgo fue criticado en el pasado, ha mostrado ingenio e inteligencia en la campaña, lo que le permitió reforzar su imagen entre los votantes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados