CRISIS DIPLOMÁTICA

“Sofagate”: desaire turco que indignó a la Unión Europea

El escándalo estalló el miércoles, a raíz del desaire a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante el encuentro del día anterior con el presidente turco en Ankara.

Von der Layen queda de pie sin una silla asignada. Foto: Reuters
Von der Layen queda de pie sin una silla asignada. Foto: Reuters

La Unión Europea (UE) y Turquía siempre tuvieron relaciones tensas, pero esta semana un incidente que ya se bautizó como el “sofagate” ha provocado una crisis diplomática entre el bloque y el régimen de Recep Tayyip Erdogan.

El escándalo estalló el miércoles, a raíz del desaire a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante el encuentro del día anterior con el presidente turco en Ankara.

En las imágenes de video se puede ver Erdogan recibir a Von der Leyen y a Charles Michel, presidente del Consejo Europeo. Sin embargo, Erdogan y Michel seguidamente ocuparon sus sillones frente a las respectivas banderas, mientras Von der Leyen quedó de pie sin tener un sillón reservado o donde sentarse.

En las imágenes se puede escuchar claramente que Von der Leyen se limitó a poner en evidencia la inusitada situación con su simple carraspeo, mientras Erdogan y Michel ocupaban las sillas principales y la dejaban de pie en la sala hasta que la ubicaron en un sofá, frente al canciller turco.

El vocero de la Comisión, Eric Mamer, dijo que Von der Leyen “debió haber sido sentada exactamente en la misma forma que el presidente del Consejo Europeo y el presidente turco”.

A su vez, el eurodiputado alemán Sergey Lagodinsky escribió que la única reacción de Von der Leyen (”Ejemmm”) “es el nuevo término para ‘así no es como debería ser la relación UE-Turquía’”.

El primer ministro italiano Mario Draghi fue de los más duros contra Erdogán, al calificarlo de “dictador”.

“Me molestó la humillación que tuvo que soportar la presidenta de la Comisión Europea, llamémolos por lo que son, dictadores”, aseguró Draghi en una rueda de prensa en Roma. “No comparto en absoluto el comportamiento del presidente turco hacia la presidente de la comisión (...) no fue una conducta adecuada”, aseguró Draghi.

Es “uno de esos dictadores con los que necesitamos colaborar (...) hay que ser franco y manifestar la propia diferencia de visión, de opinión, de comportamiento, de visión de la sociedad, pero también hay que estar dispuesto a colaborar para cooperar por el propio interés del país", explicó.

La visita de Michel y Von der Leyen a Ankara tenía como objetivo entreabrir una puerta para una mejora en las relaciones entre la UE y Turquía.

El gobierno turco responsabilizó a la UE del desaire a Von der Leyen. “Las solicitudes de la UE fueron respetadas. Esto quiere decir que la disposición de los asientos se hizo siguiendo sus peticiones”, dijo el ministro turco de Relaciones Exteriores, Mevlut Cavusoglu.

Los principales grupos políticos del Parlamento Europeo pidieron ayer jueves un debate con Von der Leyen y Michel.

Desde las filas del Partido Popular Europeo (PPE), su jefe Manfred Weber dijo que la polémica “necesita aclararse”. “La visita a Ankara de los presidentes Von der Leyen y Michel tendría que haber sido un mensaje de firmeza y unidad sobre el enfoque de Europa hacia Turquía”, pero “desafortunadamente se convirtió en un símbolo de la desunión”, lamentó.

También los socialdemócratas piden aclarar este asunto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados