LOS ESPAÑOLES VOTAN

Socialistas lideran en difícil elección

Pedro Sánchez tiene 27% en panorama fragmentado en España y asciende la extrema derecha.

Pedro Sánchez. Foto: EFE.
Pedro Sánchez. Foto: EFE - archivo

La pujanza de la extrema derecha de Vox dominó el viernes el final de la campaña, dos días antes de unas elecciones legislativas que serán las cuartas en cuatro años -son las segundas en 2019- en España y que auguran un bloqueo político persistente.

Como ya sucede desde 2015, cuando voló por los aires el tradicional bipartidismo del Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), las elecciones están marcadas por una gran fragmentación.

Las encuestas de intención de voto pronostican una victoria sin mayoría absoluta del presidente saliente y líder del PSOE, Pedro Sánchez, en unos comicios en los que hay 37 millones de ciudadanos habilitados para votar.

También vaticinan un fuerte ascenso de Vox, que podría duplicar los escaños que actualmente tiene, 24 de los 350 de la cámara baja, y convertirse en la tercera fuerza política española.

Vox, el partido que lidera Santiago Abascal ha tenido una inesperada segunda oportunidad con el regalo añadido de votar en plena crisis catalana, su caldo de cultivo natural. Y, tiene la perspectiva de ascender y alcanzar una gran capacidad de influir en la derecha.

El promedio de encuestas que realiza Kiko Llaneras en El País de Madrid indica que el PSOE recibirá el 27,02% de los votos (eso de traduce en 117 bancas), seguido del Partido Popular con 20,8% (92 bancas), Vox con 13,5% (46 bancas), Unidas Podemos con 12,4% (35 bancas), y Ciudadanos con 9% (18 bancas).

En esta elección participa un partido nuevo que es Más País (un grupo escindido de Unidas Podemos) que tiene 4,3% y obtendría unas 10 bancas.

La Cámara de Diputados se compone 350 bancas, por una ley aprobada en el gobierno del socialista Felipe González que reglamentó un artículo de la Constitución que establece un mínimo y un máximo de diputados. Se necesitan 176 bancas para tener la mayoría.

Advierte 

El ascenso de la extrema derecha fue utilizado por Sánchez para movilizar el voto de izquierda, como ya lo hizo en abril, cuando ganó las legislativas sin mayoría absoluta. “Lo que tenemos que hacer los votantes progresistas es movilizarnos el 10 de noviembre y frenar a la ultraderecha con nuestro voto”, dijo el viernes en la televisión pública española.

Sánchez criticó a sus rivales de derecha, el PP y Ciudadanos, su cercanía con Vox, gracias al cual ya gobiernan las regiones de Madrid y Andalucía, y la alcaldía de la capital.

Los tres partidos dieron un paso simbólico el jueves, cuando en el parlamento regional madrileño adoptaron una proposición no de ley, promovida por Vox, instando al gobierno central a la “ilegalización inmediata de aquellos partidos separatistas que atenten contra la unidad de la Nación”.

Esa imagen de los tres partidos en la Asamblea de Madrid ha sido un regalo para Sánchez y su estrategia electoral.

Sánchez “lo hace como una llamada a la movilización de la izquierda, porque es lo que en buena parte ya le funcionó el 28 de abril”, comentó a AFP el politólogo Miguel Requena Teruel, añadiendo que “en el PP empiezan a estar asustados de que la subida de Vox en los sondeos sea real”.

El gran perdedor parece ser Ciudadanos, un partido que con su inclinación del centro a la derecha en los últimos años parece haber alienado a muchos de sus votantes.

Después de los comicios de abril, el PSOE y Podemos -las dos fuerzas políticas de izquierda- fracasaron en las negociaciones para formar un gobierno de coalición, lo que terminó por precipitar la repetición electoral de hoy domingo.

En las últimas horas de campaña, y desoyendo las preguntas sobre cómo piensan desatascar la situación, PP y PSOE insistieron en el voto útil.

“Quien quiera que no gobierne Pedro Sánchez, sólo tiene la opción de votar al PP”, dijo Casado.

“Estamos en un laberinto, y en ese laberinto creo que lo más importante es dar fortaleza a la primera fuerza politica que pueda resolver” la ecuación, es decir el PSOE, dijo a su vez Sánchez en el canal La Sexta.

el contexto electoral

Inciden la economía y cataluña

Ante la persistencia del bloqueo político, estas son algunas claves de la elección.

1. En los comicios de abril hubo una participación del 75,75 %, la más elevada en muchos años, y para estos las encuestas apuntan a una mayor abstención. Normalmente en España la mayor participación favorece a la izquierda y a la inversa.

2. La protesta independentista en Cataluña y la amenaza de grupos radicales de boicotear los centros de voto planean sobre la jornada electoral. Las encuestas apuntan a que en esa región podría haber más diputados independentistas que nunca, incluso del grupo antisistema CUP, que llegaría por primera vez al Congreso.

3. El enlentecimiento económico es parte del contexto electoral. Aunque el crecimiento de España es superior al de la zona euro, las últimas cifras divulgadas muestran enfriamiento del empleo y reducción por la Comisión Europea de la previsión del crecimiento del PIB (cuatro décimas menos, hasta el 1,9 %). El riesgo de una recesión grave es muy bajo o casi nulo, pero siguen sin sanar muchas de las heridas sociales que dejó la profunda crisis que comenzó en 2008.

EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)