VALLS O HAMON

Socialistas franceses definen candidato

Manuel Valls y Benoît Hamon, que se disputarán hoy domingo la nominación presidencial del Partido Socialista francés, encarnan dos visiones antagónicas de la izquierda.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El exprimer ministro Manuel Valls será candidato del socialismo. Foto: AFP

Valls, ex primer ministro de 54 años, y Hamon, exministro de Educación, de 49, sueñan ambos con cambiar la izquierda francesa. Pero, detrás de las palabras, hay dos proyectos. Uno, del ala derecha del PSF, el otro, de la izquierda.

Estandarte de un programa innovador "totalmente a la izquierda", Hamon encabezó el domingo pasado la primera vuelta de las primarias organizadas por el Partido Socialista y sus aliados, superando a quien dirigió el giro liberal del quinquenio del presidente François Hollande.

Para imponerse, Valls no ha dudado en multiplicar los ataques. Este barcelonés que se naturalizó francés a los 20 años lanzó su candidatura en noviembre, presentándola como una "propuesta de revuelta" frente a la derrota anunciada en las presidenciales de abril. El domingo quedó en segundo lugar, pero contraatacó afirmando ser "un combatiente". Afirma que no quiere "abandonar a los franceses frente a la extrema derecha que destruiría al país, o a la derecha (...), ni frente a los Estados Unidos de Donald Trump, o a la Rusia de Vladimir Putin".

Su rival, que no se considera un "hombre providencial" se burla de su tono marcial, comparable para muchos al del expresidente de derecha Nicolas Sarkozy.

Hamon, al que apodan "pequeño Ben", llenó las salas en sus mítines con un público más bien joven, altermundialista, en búsqueda de "otra política" o de un "verdadero socialismo".

Este licenciado en historia que se unió a las filas socialistas muy joven plantea crear una renta básica para todos los francesas, sin condiciones, quiere disminuir la jornada laboral a 32 horas por semana y está a favor de legalizar la marihuana.

Valls, en cambio, no llena las salas. Ha tenido que anular reuniones a último minuto debido a sillas vacías o incidentes. En Estrasburgo, fue rociado con harina, en Lamballe fue abofeteado por un joven.

Dentro del PS, la carrera política de estos hombres, ambos de aspecto juvenil, comenzó prácticamente al mismo tiempo, en medio de los años 80, antes de tomar caminos distintos. Valls pasó a ser asistente parlamentario a los 23 años. Benoît Hamon, por su parte, entró al PS en 1987.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados