CRISIS POLÍTICA Y SOCIAL

Sindicatos en Francia preparan una nueva movilización contra la reforma jubilatoria

El presidente francés quiere fusionar 42 sistemas en uno administrado por el Estado. Por esta decisión política enfrenta violentas protestas.

Las protestas en Francia no cesan. Foto: AFP
Las protestas en Francia no cesan. Foto: AFP

Stéphane Vardon ha trabajado como conductor de los trenes suburbanos de alta velocidad de Francia durante 20 años. Es un trabajo intenso -sostiene- y le gustaría jubilarse antes de llegar a los 58 años, un privilegio que ahora teme le sea quitado por el presidente Emmanuel Macron.

Por tanto, cuando casi un millón de ciudadanos franceses participaron de manifestaciones el jueves y el viernes para proteger el sistema de beneficios jubilatorios que son la envidia de gran parte del mundo, Vardon, de 46 años, estuvo entre la multitud, marchando por las calles de París.

“La gente tendrá que trabajar más años y recibirá menos dinero por su retiro”, dijo Vardon, citando un temor común sobre los planes del presidente. “Macron no está cerca de la gente. Sabemos que no va a hacer nada por los trabajadores”.

Si bien la edad oficial de jubilación en Francia son los 62 años, la edad real varía ampliamente a lo largo del sistema que es un laberinto. Los conductores de trenes pueden jubilarse a los 52 años, los funcionarios de las empresas públicas de electricidad y gas a los 57, y los miembros del ballet nacional, que comienzan a bailar a muy temprana edad, pueden acceder al retiro a los 42. Estos son solo algunos ejemplos de las marcadas diferencias.

Esa notoria complejidad es la que Macron promete destrabar y apunta a uniformizar 42 planes públicos y privados diferentes de jubilación en uno solo administrado por el Estado.

Emmanuel Macron. Foto: EFE.
Emmanuel Macron. Foto: EFE.

Elegido en 2017, Macron ha enfrentado furiosas huelgas y protestas en las calles ante sus intentos de agregar dinamismo a la economía de Francia y hacerla más amigable a los negocios. Pero, la reforma jubilatoria es la prueba más grande e intimidante.

Los sindicatos convocan a otra jornada de movilización el martes, justo antes de que el gobierno revele detalles de la reforma.

Al enfocar la reforma, Macron quiere hablarle a trabajadores como Vardon, que son los que tienen los planes de jubilación más generosos.

Un sistema obsoleto.

El sistema de seguridad social de posguerra fue creado por el general Charles de Gaulle, quien buscó establecer protecciones en 1946, después de la liberación de Francia. En medio del tumulto de la posguerra, cedió a las demanda de los sindicatos de Francia, liderados por los comunistas para que diferentes profesiones controlaran sus planes de jubilación.

En lugar de que existiera un sistema centralizado, los trabajadores ferroviaros administraron su sistema de retiro, al igual que los marineros, abogados, escribanos, docentes y eventualmente, hasta los bailarines y directores de ballet. Debido a las características arduas de algunas profesiones, los trabajadores podían jubilarse temprano, un marco que persiste.

Manifestaciones en Francia. Foto: Reuters.
Manifestaciones en Francia. Foto: Reuters.

Macron considera que el sistema es obsoleto, injusto e insostenible. Francia destina un impresionante 14% de su Producto Interno Bruto (PIB) al sistema jubilatorio, más que casi todos los otros países europeos.

El sistema tendrá un déficit de 19.000 millones de euros en 2025, si no se toman medidas, de acuerdo con lo que indica el informe del zar jubilatorio de Francia, Jean-Paul Delevoye.

Por tanto, Macron señala que, para 2025, quiere fusionar los sistemas dispares, públicos y privados, en uno solo administrado por el Estado.

Un sistema que se basa en puntos

El presidente Emmanuel Macron quiere impedir que el déficit crezca.

Resulta un interrogante abierto si Macron tendrá éxito en sus planes. Ningún presidente de Francia ha podido concretar una reforma radical del sistema de jubilaciones. El mandatario aseguró que no busca reducir el gasto en jubilaciones y espera que ese punto aplacará a quienes protestan. De cualquier manera, los cambios que propone pueden aliviar la carga de algunas de las jubilaciones más generosas que recae en el gobierno. Para llegar a esa meta, Macron planea un sistema administrado central con base en puntos, similar al que se aplica en Suecia, por el cual los trabajadores acumulan puntos a lo largo de sus carreras y luego los cobran.

Macron afirma que el sistema será más simple y justo, así como creará más seguridad de fondos para las jubilaciones a medida que la población envejece.

Ahora, las jubilaciones en el sector privado se calculan sobre la base de los 25 años de mayores ingresos, y en el sector público, de los últimos seis meses, cuando se estima que los trabajadores se encuentran con el monto más alto de sus ingresos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)