Grupo de Diarios América: personajes del año

El símbolo de una nación sacudida por una crisis absoluta

El líder opositor Leopoldo López es hoy la imagen de una Venezuela que camina por un peligroso pretil.

El personaje del año no es una elección sencilla. Un examen superficial podría sugerir lo contrario, pero el consenso suele inclinarse por aquellas personas que de algún modo encarnan una realidad que las excede y que representan la fotografía de una realidad mayor, colectiva, y de algún modo cercana. En la encuesta anual de Grupo de Diarios América (GDA) los editores consultados coincideron mayoritariamente en la figura del líder opositor venezolano Leopoldo López, encarcelado desde hace más de un año por el gobierno de Nicolás Maduro.

Y no es su orientación ideológica lo que guió la elección, sino su condición de perseguido político en un país que se proclama democrático. Su liberación y la de los otros 74 presos políticos ha sido reclamada por la mayoría de los gobiernos europeos, el de EE.UU., varios latinoamericanos y las grandes organizaciones defensoras de los derechos humanos, así como por el organismo especializado de Naciones Unidas.

Si no puede ver la gráfica haga click aquí

Es entonces el símbolo, más que el hombre o sus propias convicciones políticas lo que resulta de la elección. Representa la imagen de un país polarizado, con un gobierno que goza del menor respaldo de su población y golpeado por una aguda crisis económica que sólo tiende a agravarse.

Las urnas.

El 6 de diciembre pasado la alianza opositora MUD logró lo que parecía imposible: una mayoría abrumadora que le permitió conquista los 112 escaños en un parlamento unicameral de 167.

Esta mayoría especial, confían los propios opositores, le permitirá ejercer un mayor control sobre las decisiones de un Ejecutivo cada vez más perfilado al autoritarismo y al mismo tiempo cada vez más solo y concentrado en la figura del presidente Nicolás Maduro.

Pero este pronunciamiento popular por demás claro ni siquiera parece ser suficiente garantía, a estar por la hostilidad destilada por los repetidos mensajes de Maduro y su número dos, el hasta ahora presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello —el primero que se negó a reconocer los resultados cuando la evidencia rompía los ojos—, y prácticamente toda la primera línea del chavismo duro.

Ante un futuro que es inminente —el 5 de enero asumen los nuevos legisladores— el chavismo tomó medidas de blindaje político. En la última sesión de la cámara Cabello instaló un Parlamento Comunal, estaturariamente previsto, pero que el poder chavista pretende utilizar como escudo y antídoto a la vez de las decisiones del parlamento.

Esta iniciativa ya es objeto de fuertes cuestionamientos, como es el caso de los exjefes de Gobierno y de Estado integrantes de la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA) a través de un comunicado en el que alertan a los organismos internacionales. "La práctica antidemocrática de instituir órganos paralelos e inconstitucionales a aquéllos que forma la soberanía mediante el ejercicio del voto universal, directo y secreto, resulta en un grave atentado a los valores de libertad y Justicia que defienden los pueblos de América y constan en la Carta Democrática Interamericana", destacó el comunicado.

Una medida similar tiene lugar por estos días en el sistema judicial venezolano. La oposición se dispone a impugnar a 382 aspirantes a jueces del Tribunal Supremo de Justicia, bajo la presunción que ejercerán de abogados defensores del gobierno chavista.

"Vamos a impugnarlos a todos; queremos que se demuestre si los postulantes reúnen las condiciones que exige la Constitución", anunció René Molina, ex inspector general de tribunales. El mecanismo de impugnación se pondrá en marcha esta misma semana.

El mismo se basa en constatar si los candidatos han cursado un posgrado en materia jurídica y ejercido la abogacía y la docencia universitaria durante un mínimo de 15 años. Todos estos requisitos están previstos en la Constitución venezolana.

El chavismo deberá cumplir una verdadera maratón para cumplir con todas las designaciones. "Hablamos de un proceso que se extenderá hasta después del 15 de enero. No hay posibilidad de que nombren a los magistrados el 23 de diciembre. Tienen que acatar y los magistrados tienen que ser aprobados por la nueva Asamblea" Nacional, de mayoría opositora, remarcó Molina.

Crisis.

Sin embargo, todas las alarmas tienen que ver con el futuro económico inmediato.

Y no se trata de algo que vaya a ocurrir a lo largo del próximo año. Los venezolanos tendrán graves problemas para celebrar esta Navidad, tanto por la escasez de productos como por la carestía a la que deben hacer frente con sus bolsillos.

Un informe de la agencia EFE daba cuenta de esta situación. "Comprar una bicicleta, una muñeca y una tableta electrónica, requiere de diez salarios mínimos, situado en 9.648,18 bolívares (1.531 dólares a la tasa de cambio oficial más baja de 6,30 bolívares por dólar o 48 dólares a tasa Simadi, un mecanismo de compraventa "libre" de casi 200 bolívares por dólar)", señala el informe.

El precio de una bicicleta económica es de 25.000 bolívares (3.968 o 125 dólares, según las tasas oficiales), una muñeca cuesta 15.000 bolívares (2.307 o 75 dólares) y las tabletas electrónicas a partir de 60.000 bolívares (9.524 o 300 dólares), detalla el reporte periodístico.

"Muchas familias se quedarán sin estrenos ni regalos, no hay dinero (...) lo que ganas se va en alimentos, o comes o vistes a los niños", dijo a Efe Lucía González, vendedora de La Hormiga, un mercado popular de la capital.

Esto en lo inmediato, pero para los próximos meses el cuadro empeora. En opinión del economista José Guerra, diputado electo en las legislativas del 6 de diciembre, el país se enfrenta a una grave crisis alimentaria."Muchas líneas de producción se han cerrado porque las plantas no cuentan con insumos fundamentales para producir, eso es notorio en el caso de la industria avícola, donde los alimentos balanceados están en el mínimo que permiten la operación de las granjas, de allí, el desabasteciendo de pollos y huevos", aseguró Guerra, que presidió el Banco Central hasta ser cesado por el entonces presidente Hugo Chávez.

La estabilidad política, económica y social está en juego para este socio del Mercosur.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados