POLÉMICA

El silencio del Big Ben, cuestión de Estado

El Parlamento británico anunció ayer miércoles que revisará su plan de silenciar durante 4 años las campanadas del Big Ben para su restauración, un plazo que indignó a la primera ministra Theresa May y a parte de la opinión pública.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Big Ben, un símbolo de Londres. Foto: AFP

La polémica, con visos de crisis de identidad nacional, se inició tan pronto como se anunció que el Big Ben guardaría silencio a partir del 21 de agosto hasta 2021.

El motivo para silenciar el carrillón durante las obras es proteger del ruido ensordecedor a los trabajadores.

Ayer miércoles, en su regreso a las actividades oficiales tras las vacaciones, May criticó la decisión y pidió que se revisara urgentemente.

"Por supuesto que queremos garantizar la seguridad de la gente en el trabajo, pero no está bien que el Big Ben calle durante 4 años", dijo May a la prensa.

El diputado conservador James Gray dijo al diario Daily Telegraph que el "Big Ben es increíblemente importante para el bienestar mental de la nación".

La BBC usa las campanadas del reloj más famoso del mundo para marcar el inicio de sus informativos, y la torre atrae a millones de turistas cada año.

Las obras servirán para restaurar y reparar la esfera del reloj y su mecanismo, sus campanas, y la estructura de la torre de 96 metros de altura, construida en 1856. Además, se instalará un ascensor como alternativa a los 334 escalones que llevan a lo alto de la torre.

La campana pesa 13,7 toneladas, señala cada hora y está rodeada de otras cuatro más pequeñas que marcan los cuartos de hora.

El Big Ben ha funcionado casi sin interrupciones durante los últimos 157 años, con la excepción de un par de pausas de mantenimiento y renovación en 2007 y en 1983-1985.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)