Henry M. Paulson, un experto en crisis, alerta por situación de China

Siempre esperan que el gobierno los rescate

Después de unas 340 páginas del nuevo libro de Henry M. Paulson (fue Secretario del Tesoro de Estados Unidos de julio de 2006 a enero de 2009), una frase surge casi de la nada para frenar a los lectores.

“Francamente, no es una cuestión de sí, sino de cuándo, el sistema financiero de China enfrentará la verdad y tendrá que lidiar con una ola de créditos incobrables y de reestructura de deudas”.

Paulson sabe bastante sobre las crisis financieras, debido a que fue el jefe de bomberos durante el colapso financiero de 2008 en Estados Unidos, la peor crisis desde la Gran Depresión.

Paulson también conoce de China, su política y sus jugadores, más que la mayoría de los occidentales, por haber sido jefe ejecutivo de Goldman Sachs y uno de los primeros empresarios que buscó establecer vínculos con China hace más de dos décadas, viajando al país y haciendo amistad con altos jerarcas.

Una crisis en China, aunque sea pequeña, resultaría contagiosa, especialmente en Estados Unidos. El temor al enlentecimiento en China, en los últimos meses, ha provocado nerviosismo sobre la trayectoria de la economía estadounidense.

Paulson enfatiza que él no dice que una crisis resulte inevitable y cree que puede ser evitada si las autoridades toman las decisiones correctas.

Al igual que en la crisis de 2008 en Estados Unidos, Paulson está preocupado porque en China “el detonante sería el colapso del mercado inmobiliario”, y declaró que China tiene una burbuja en ese sector. Destacó que la deuda como porcentaje del PIB de China creció del 130% en 2008 al 204% en junio de 2014.

“Crecimiento económico que se enlentece y niveles de deuda en rápido crecimiento rara vez son una combinación feliz y el frenesí de pedir prestado seguramente llevará a tener problemas”, escribió.

En el libro, Paulson dice que está particularmente preocupado por las trust companies opacas que tienen casi dos billones de dólares y constituyen una parte grande de la banca en las sombras. Esas empresas venden inversiones de alto riesgo conocidas como wealth management products y usan el dinero para hacer préstamos a solicitantes de riesgo. Apunta que uno de los mayores problemas está creado por la expectativa de que el gobierno siempre saldrá a respaldar a una institución fallida y asumirá las pérdidas. (Fuente: The New York Times)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados