ESTADOS UNIDOS

¿Cómo sería la compra de Groenlandia, la isla polar que Trump quiere adquirir?

Según el profesor ruso Alexandr Petrov, experto en historia americana, la transacción no sería en efectivo y va muy en serio.

Vista de Groenlandia. Foto: Reuters
Vista de Groenlandia. Foto: Reuters

En caso de concretarse, la compra de Groenlandia por Estados Unidos sería muy diferente a la de Alaska, que fue decidida hace 150 años por un pequeño círculo de personas que resolvió la venta a Washington a espaldas del pueblo ruso.

Según el profesor ruso Alexandr Petrov, experto en historia americana, la transacción no sería en efectivo y va muy en serio.

“A diferencia del siglo XIX, esa transacción no sería secreta, participarían Dinamarca, Groenlandia, Estados Unidos y quizás la ONU. Habría negociaciones y un referéndum”, comenta Petrov.

El experto no cree que la propuesta al respecto del presidente estadounidense, Donald Trump, sea “una broma”, sino un primer intento de “pulsar la opinión pública mundial” en el marco de la Doctrina Monroe, según la cual “todo territorio aledaño al continente americano es parte de la esfera de influencia” de EE.UU.

Ese también era el caso de Alaska. El imperio ruso acababa de lograr una “pírrica” victoria en la guerra de Crimea (1853-1856), carecía de aliados y necesitaba dinero en efectivo. Washington no tuvo ni siquiera que presionar al zar Alejandro II, ya que la idea de la venta fue de su hermano menor, el príncipe Konstantín Nikoláyevich, quien utilizó como argumento dudoso que la compañía ruso-estadounidense (RAK) que gestionaba la península era deficitaria.

Petrov sí cree que el precio acordado (7,2 millones de dólares, más de 100 millones al cambio actual) fue “insignificante”.

“El pueblo ruso ni se enteró”, destaca, aunque el diario “Golos”(Voz) tachó en abril de 1868 de “vergüenza” la venta “a precio casi regalado” de Alaska.

En el caso de Groenlandia, Petrov pronostica que muy probablemente Washington no ofrecería a Copenhague dinero a cambio de la mayor isla del planeta.

“¿Cuánto cuesta Groenlandia? Pues, depende. Aquí no hablamos de dinero. Hay cosas más importantes como el poder, la influencia y la tecnología”, señala.

Cree que Dinamarca podría recibir de Estados Unidos ofertas de cooperación muy lucrativas en los ámbitos de la exploración espacial, desarrollo de altas tecnologías y protección del medio ambiente.

Además de seguir a pies juntillas la Doctrina Monroe, si Washington quiere conquistar el Ártico, explotar nuevos recursos energéticos y combatir el cambio climático, necesita hacerse de ese territorio danés. “Si Estados Unidos comprara Groenlandia podría hacer frente a esos desafíos”, apunta.

En el plano político, Petrov considera que el presidente estadounidense necesita un éxito diplomático de cara a la reelección en 2020, ya que “la economía va bien y el dólar también”, pero hay “problemas” con Rusia, Irán, Siria y América Latina y “ya no digamos con China”.

“Trump ganaría peso político con esa compra”, dice y recuerda que EE.UU. había intentado lo mismo (sin éxito) en la década del 50. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error