BRASIL

"Seguramente hay más de 30 muertos"en cárcel por nuevo motín

El comisario Otacillo de Medeiros, al salir del centro penitenciario de Alcaçuz en el estado de Rio Grande do Norte, indicó que la podrán ser más de 30 muertos, si bien según la cifra oficial son 10.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Motín en cárcel de Natal. Foto: EFE

Una nueva matanza perpetrada hoy domingo en una cárcel brasileña pone en jaque las diferentes medidas adoptadas recientemente por el Gobierno para contener los motines provocados por guerras entre facciones criminales y en los que más de una centena de presos han muerto durante la primera quincena del año.

En esta oportunidad, el nuevo motín ocurrió en un presidio de la ciudad brasileña de Natal (noreste) y habría dejado más de treinta muertos, afirmó uno de los comisarios policiales a cargo de investigar el sangriento alzamiento.

"Seguramente hay más de 30 muertos", dijo a la prensa el comisario Otacillo de Medeiros al salir del centro penitenciario de Alcaçuz, en el estado de Rio Grande do Norte.

Hasta ahora, las autoridades habían informado que al menos diez reclusos habían perdido la vida durante el motín. Un nuevo reporte será divulgado al final de la tarde local.

La policía logró retomar el control del centro penitenciario de Alcaçuz en la mañana de este domingo, catorce horas después de que estallara lo que las autoridades sospechan es un nuevo episodio de una sangrienta lucha por el control del narcotráfico que tiene por escenario a las cárceles del país.

La guerra en los penales entre facciones criminales ya dejó más de 100 muertos en lo que va de 2017 y desencadenó una aguda crisis en el sistema penitenciario.

La rebelión de la cárcel de Alcaçuz, que tiene capacidad para 620 reclusos y alberga a 1.083, había comenzado el sábado luego de que presos supuestamente de diferentes organizaciones criminales lograron salir de sus pabellones para enfrentarse brutalmente entre sí.

Las fuerzas de seguridad cercaron el exterior de la cárcel y debieron esperar hasta el amanecer para irrumpir con vehículos blindados, ya que los detenidos habían cortado la luz y contaban con armas pesadas.

El coordinador de la administración penitenciaria estatal, Zemilton Silva, señaló el sábado que dentro del penal había cuerpos decapitados, un símbolo recurrente del nivel de violencia que se vive en las cárceles superpobladas del país

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados