LA TENSIÓN NUCLEAR CON IRÁN

Segundo de reflexión: Trump suspendió bombardeo a Irán

El presidente preguntó cuántos iban a morir; 150 le dijeron sus generales.

Restos del dron de Estados Unidos derribado por Irán. Foto: Reuters
Restos del dron de Estados Unidos derribado por Irán. Foto: Reuters

El temor de una nueva guerra en el Golfo Pérsico estuvo a punto de concretarse. Pero Donald Trump la frenó a último momento. O, mejor dicho, dio marcha atrás en la orden de bombardear Irán en represalia al derribo de un dron de Estados Unidos. La razón de la reculada: los 150 muertos que dejaría el ataque.

En una serie de tuits matinales, Trump detalló la operación que se había planificado para la noche del jueves, describiendo de forma inédita -y muy personal- su proceso de toma de decisión sobre un asunto con muchas implicaciones militares y estratégicas.

“Estábamos en posición y listos para responder anoche en tres sitios diferentes cuando pregunté cuántos iban a morir”, escribió. “150 personas, señor, fue la respuesta de un general. 10 minutos antes del ataque, lo detuve, era desproporcionado en comparación con derribar un avión no tripulado”.

En una entrevista con la NBC, el presidente aseguró que los aviones estadounidenses no habían aún despegado cuando él tomó la decisión. “Pero hubieran estado (en el aire) rápidamente. Y las cosas hubieran llegado a un punto (...) en el que no se hubiera podido dar marcha atrás”.

“(Los generales) entraron una media hora antes (del ataque) y me dijeron que estaban preparados”, explicó el mandatario. “(Cuando me dijeron que morirían) aproximadamente 150 personas, lo pensé durante un segundo y pensé ‘¿Saben? Ellos derribaron un avión no tripulado y aquí estamos nosotros, con 150 personas que habrían muerto una media hora después de que yo diera luz verde’. No me gustó. No pensé que fuera proporcionado”, añadió Trump.

El mandatario se refería al dron Global Hawk abatido el jueves por Irán por, supuestamente, haber entrado en su espacio aéreo, una versión que Estados Unidos niega.

Efectivos de la Fuerza Aérea trabajan en un drone de Estados Unidos. Foto: Reuters
Efectivos de la Fuerza Aérea trabajan en un drone de Estados Unidos. Foto: Reuters

Este incidente provocó una escalada entre los dos países enemigos. Estados Unidos sostiene una política de “máxima presión” para forzar a Irán a reducir sus ambiciones nucleares y limitar su influencia regional.

“No tengo prisa, nuestro Ejército (...) está listo y es de lejos el mejor en el mundo”, añadió Trump en Twitter. “¡Irán no puede tener NUNCA armas nucleares, ni contra Estados Unidos, ni contra el MUNDO!”.

Trump mantuvo además contacto con el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salmán, cuyo país es un acérrimo adversario de Irán. Estados Unidos pidió una reunión, el lunes, del Consejo de Seguridad de la ONU.

La presidenta de la Cámara Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, afirmó ayer viernes que ella no recibió ningún aviso de que iba a lanzarse ese ataque, a pesar de que unas horas antes había estado en la Casa Blanca para una reunión confidencial sobre Irán y de que sí le notificaron antes de los bombardeos a Siria.

Durante esa reunión en la Casa Blanca, el asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, presionó a favor de atacar Irán, mientras que algunos representantes del Pentágono expresaron su preocupación sobre las posibles repercusiones de esa operación para las fuerzas estadounidenses en Oriente Medio.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, se pronunció a favor de un ataque quirúrgico a Irán, según el diario The New York Times, pero también subrayó que las sanciones estadounidenses estaban teniendo efecto.

Mike Pompeo. Foto: EFE
Mike Pompeo. Foto: EFE

Ese argumento podría haber persuadido a Trump de frenar la acción, a juzgar por su tuit de ayer, en el que destacó que “las sanciones están pegando un mordisco” a Irán.

En tanto, en Irán mostraron los restos del dron estadounidense derribado. La televisión estatal iraní presentó un video de lo que asegura fue la intercepción del dron por un misil.

Ante la escalada, varías compañías aéreas, como Lufthansa y KLM se sumaron a sus pares estadounidenses y evitan volar por el golfo de Omán y el estrecho de Ormuz.

Trump había calificado el jueves como un “enorme error” el derribo iraní del dron, pero luego intentó enfriar la situación sugiriendo que todo pudo deberse a un error humano, causado por alguien “estúpido”.

Las relaciones entre Washington y Teherán empeoraron desde que Trump decidió, en mayo de 2018, retirar a su país del acuerdo nuclear internacional firmado con Irán en 2015 y restablecer duras sanciones contra Irán. Y se complicaron aún más con los ataques contra petroleros en la región del Golfo en mayo y junio.

El conflicto en siete claves

Guardia. El presidente Donald Trump anunció el 8 de abril que designaba grupo terrorista a la Guardia Revolucionaria iraní, la primera vez que Estados Unidos tomaba una medida tan drástica contra fuerzas de otro país. En reciprocidad, Irán reconoció a Estados Unidos como “patrocinador del terrorismo”.

Sanciones. Estados Unidos no renovó en abril las exenciones a la compra de petróleo iraní otorgadas a ocho países y que concluían el 2 de mayo. Estas exenciones fueron establecidas después de que en noviembre del año pasado entraran en vigor las sanciones al sector petrolero iraní. Además, Estados Unidos impuso en estos meses nuevas sanciones al programa nuclear iraní y a su sector petroquímico.

Estrecho. Con el fin de las exenciones a la compra de crudo, Irán renovó sus amenazas de bloquear el estrecho de Ormuz, por el que cruza una quinta parte del petróleo mundial.

Militares. Estados Unidos anunció en mayo que iba a reforzar sus tropas en el golfo Pérsico con el portaaviones USS Abraham Lincoln, el buque de asalto anfibio USS Arlington, misiles Patriot y bombarderos. A esto se suma que el pasado lunes aprobó el envío de unos 1.000 militares más a Oriente Medio -donde mantiene destacados a unos 20.000 soldados- por las “amenazas” de Irán contra intereses estadounidenses.

Sabotaje. Cuatro petroleros, dos de ellos saudíes, fueron blanco de una operación de sabotaje el 12 de mayo en el puerto emiratí de Fujairah, que causó daños materiales pero no víctimas. Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Estados Unidos responsabilizaron a Irán.

Ataques. Dos barcos, uno noruego y otro japonés, sufrieron impactos y explosiones el 13 de junio al salir del estrecho de Ormuz, a unas 30 millas de la costa iraní. Estados Unidos volvió a acusar a Irán.

Dron. La Guardia Revolucionaria derribó con un misil tierra-aire un dron estadounidense MQ-4 Triton el 20 de junio cerca del estrecho de Ormuz. Según Irán, el dron violó el espacio aéreo iraní. Estados Unidos aseguró que el dron fue abatido en aguas internacionales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados