CONMOCIÓN EN ITALIA

El secuestro del bus que pudo derivar en masacre

Un migrante senagalés quiso quemar a 51 adolescentes para vengar a los muertos en el mar Mediterráneo.

El vehículo fue incendiado por el secuestrador cuando se vio acorralado. Foto: AFP
El vehículo fue incendiado por el secuestrador cuando se vio acorralado. Foto: AFP

Italia se interrogaba ayer jueves cómo fue posible que el hombre que el miércoles secuestro 51 adolescentes y amenazó con prenderles fuego, hubiese podido conservar durante años su puesto de conductor de buses escolares pese a sus antecedentes penales.

"Es una locura, es absurdo, es inaceptable, alguien debe pagar y caro por eso", protestó Filippo Razzini, padre de uno de los jóvenes que fueron liberados por un espectacular operativo policial.

Los 51 adolescentes permanecieron casi una hora bajo la amenaza del conductor, un italiano de origen senegalés que decía querer vengar a los migrantes africanos que mueren ahogados en el Mediterráneo.

"¡De aquí no sale vivo nadie!", titularon ayer la mayoría de los diarios italianos recogiendo una frase del secuestrador, que estuvo a punto de provocar una masacre inédita para Italia.

"Trancó las puertas del bus con cadenas, me mostró un cuchillo y me ordenó atar a todos los niños", contó Tiziana Magarini, una de las docentes que iba en el bus.

Ousseynou Sy, de 47 años, recogió a los alumnos, todos de secundaria, en un gimnasio para llevarlos de regreso a la escuela, un viaje de menos de 3 km.

Pero en un momento dado cambió el recorrido y se dirigió hacia el aeropuerto de Milán, comenzó a amenazar a los chicos de muerte, mostró unas latas de gasolina y un encendedor, gritando que quería vengar a los migrantes que mueren en el Mediterráneo.

Bloqueado gracias a la espectacular intervención de los carabineros, alertados por uno de los alumnos, el conductor fue detenido después de haber incendiado el autobús. Antes los carabineros rompieron las ventanas para que los niños pudieran salir. Los alumnos que habían sido atados pudieron liberarse, ya que los profesores no habían apretado las bridas.

En un vídeo rodado por una persona que viajaba en el otro carril de la carretera se puede observar las escenas de pánico de los chicos, de 10 años. Ninguno resultó herido, aunque 14 de ellos fueron trasladados al hospital al haber inhalado humo.

"Es un milagro, podría haber sido una masacre. Los carabineros han actuado en forma excepcional, bloquearon el autobús y salvaron a todos los niños", explicó el fiscal de Milán, Francesco Greco.

¿Cómo es posible que un hombre que ha tenido problemas con la justicia pueda trabajar como conductor de un bus escolar?, se interrogó el diario Corriere della Sera.

La empresa propietaria del vehículo explicó que el conductor trabajaba en la firma desde 2004 y que en su documentación no aparecen antecedentes judiciales, pese a que le fue suspendido en 2007 el permiso de conducir por manejar alcoholizado y en 2018 fue condenado a un año de cárcel con suspensión por acoso sexual de un menor.

Ousseynou Sy obtuvo la ciudadanía italiana en 2004 luego de que se casara con una italiana con la que tuvo dos hijos y de la cual se separó. "La separación ha sido el origen de todos los problemas de Ousseynou", sostienen sus colegas al diario La Repubblica.

El conductor logró ocultar a la empresa que su licencia había sido suspendida y que había sido condenado por acoso sexual.

Ousseynou Sy fue acusado de secuestro, incendio, intento de homicidio múltiple y terrorismo, pero el fiscal de Milán Alberto Nobile. El fiscal dijo que el individuo no tiene vínculos con el extremismo y que tampoco es un hombre religioso. Su abogado explicó al canal televisivo Skytg24 que lo que Sy pretendía era realizar "un gesto importante" para llamar la atención sobre la tragedia de los muertos en el Mediterráneo, pero que la "acción se le fue de las manos".

Corriere della Sera informó que el hombre había enviado un vídeo a amigos en el Senegal en el que les pedía que reaccionasen ante las muertes en el Mediterráneo y les aconsejaba que no viajaran hacia Italia. El ministerio del Interior anunció que va a retirarle la ciudadanía italiana.

"El niño héroe" sin nacionalidad italiana

Ramy, al que los medios italianos han definido "el niño héroe" por haber escondido el teléfono y llamado a su padre para avisar que un hombre había secuestrado el bus donde viajaba con sus compañeros y que lo iba a prender fuego, no tiene la nacionalidad italiana.

Sus padres son de Egipto y llegaron a Italia en 2001. Ramy nació en Italia pero no han conseguido la nacionalidad. Igual que Adam, otro de los 51 niños, cuyos padres son de Marruecos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)