Un escándalo se armó en el país que protege a refugiados

Secuestran a niño bosnio en Alemania

El hallazgo en la valija de un auto del cadáver de Mohamed, un niño bosnio de 4 años secuestrado en el centro de registro para peticionarios de Berlín, golpeó ayer a Alemania como exponente de la indefensión de un menor en medio del drama colectivo de los refugiados.

El rostro del pequeño era conocido en todo el país, ya que tras su desaparición de ese centro (el 1º de octubre) su foto había sido difundida por la Policía, junto con las imágenes de video captadas por las cámaras de vigilancia, andando de la mano de un hombre.

A la Policía y fiscalía de Berlín les correspondió ayer informar, en una breve comparecencia ante los medios, de que el cadáver hallado ayer, cubierto de arenilla para gato, era el de Mohamed.

Poco antes, la edición digital del popular diario "Bild" había avanzado que había sido detenido un hombre, de 32 años, como presunto autor del secuestro y muerte del menor.

Hasta donde se sabe, no hay un trasfondo ultraderechista, se cree que fue una acción individual y no constan antecedentes penales del sospechoso, que no opuso resistencia a la detención. Admitió su acto ante la Policía en la casa donde vivía con su madre, tras lo cual se halló el cadáver en su auto.

El fiscal instructor, Michael von Hagen, no pudo precisar aún las circunstancias en que se produjo la muerte del pequeño, aunque sí informó de que no fue "ni hoy ni ayer", sino "hace un tiempo".

La familia, originaria de Bosnia-Herzegovina, reside desde hace un año en Alemania y ese día habían acudido al centro de registro de peticionarios tanto la madre, de 28 años, como Mohamed y dos hermanos más a regularizar su situación en el país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados