PROTESTAS

Sebastián Piñera, un cumpleaños en medio de otro día de furia

En la mañana varios cientos de ciclistas pedalearon por el barrio de Las Condes para llegar hasta el domicilio de Piñera pero no pudieron acercarse.

Manifestante en contra del gobierno de Chile. Foto: Reuters.
Manifestante en contra del gobierno de Chile. Foto: Reuters.

Cumplidos 45 días del estallido social en Chile, que han dejado al menos 23 fallecidos, la crisis está lejos de terminar y ayer domingo la protesta se aproximó al domicilio del presidente Sebastián Piñera, en el día de su 70 cumpleaños.

En la mañana varios cientos de ciclistas pedalearon por el barrio de Las Condes, en el este de la capital, con la intención de llegar hasta el domicilio del mandatario, pero ante el dispositivo policial, no pudieron acercarse a la casa de Piñera.

En la tarde, otro grupo se congregó en la misma zona, con carteles en los que se podía leer “Infeliz cumpleaños Piraña”, en alusión al mandatario.

En este caso, los manifestantes se mantuvieron en el lugar por más de una hora, incluso cortaron el tráfico, lo que provocó el enojo de algunos vecinos. Una persona salió de su casa con una cadena de hierro para intimidar a los manifestantes y el enfrentamiento provocó que la policía interviniera con carros lanza-agua, para acabar dispersando la protesta y realizando detenciones.

A pesar de que ayer domingo la afluencia de personas fue mucho más reducida que durante la semana, la protesta en Chile sigue manteniendo el descontento social en la calle.

Cada día varios miles de personas se reúnen en la céntrica Plaza Italia de Santiago. Y para esta semana ya se han convocado diversas movilizaciones para seguir mostrando el rechazo al modelo económico, pese al acuerdo para la redacción de una nueva Constitución, la agenda social impulsada por el Gobierno o los cambios anunciados en el actuar de Carabineros tras la represión de las protestas.

Precisamente es la institución uniformada una de las más criticadas por los disparos de perdigones y balines de goma contra manifestantes directamente al rostro, lo que ha provocado más de 200 lesionados oculares. Además, organizaciones internacionales como Amnistía Internacional o Human Rights Watch señalaron directamente la represión de Carabineros como la situación más preocupante en cuanto a presuntas violaciones a los derechos humanos durante las protestas.

Voluntarios ayudan durante una protesta en Chile. Foto: Reuters.
Voluntarios ayudan durante una protesta en Chile. Foto: Reuters.

La Fiscalía Nacional de Chile contabiliza más de 20.000 imputaciones desde el inicio del estallido social. Sin embargo, la cifra de personas que pasaron por audiencias de control de detención -fase posterior a la detención y previa a la imputación- alcanzó 30.102, de los que 20.217 acabaron siendo formalizados.

Las redes son el canal conductor de las protestas que hasta ahora no han mostrado un liderazgo político visible y que en la última semana se tiñó de feminismo. Con una performance de canto y baile que reza: “El Estado opresor es un macho violador”, las activistas chilenas coparon las calles y fueron replicadas en varias ciudades del mundo.

El presidente anunció una agenda social con un leve aumento de salario mínimo, entre otros puntos, y luego un histórico pacto para redactar una nueva Constitución en reemplazo de la heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). El 85% de los chilenos está de acuerdo con la formulación de una nueva Constitución, según encuesta difundida por Cadem.

Sin embargo, esos gestos quedan opacados por la violencia. El abogado constitucionalista Jaime Bassa dijo a la AFP que “a pesar de su carácter histórico, el acuerdo por la nueva Constitución aborda sólo una de las cuatro dimensiones de la actual crisis política y social”.

“Sin perjuicio que una nueva Constitución es parte de las soluciones a la crisis social, no es posible pensar que sea la solución completa y final”, sostuvo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)