A la voluntad de un varón

Las sauditas pueden conducir, pero están bajo tutela masculina

El Príncipe impulsa cambios para tener una nueva imagen.

Siglo XXI: las sauditas están autorizadas a conducir. Foto: AFP
Siglo XXI: las sauditas están autorizadas a conducir. Foto: AFP

Las mujeres podrán conducir desde hoy domingo en Arabia Saudita, un avance en este reino ultraconservador, pero el sistema de tutela que deja sus vidas en manos de los hombres sigue en pie.

La decisión tomada en septiembre pasado de levantar la prohibición que impedía conducir a las mujeres fue un golpe de efecto de cara al extranjero para un país cuyas autoridades intentan forjarse una nueva imagen.

El príncipe Mohamed bin Salmán, designado hace un año heredero del trono más poderoso de Oriente Medio, ha puesto en marcha gran cantidad de cambios políticos en un tiempo récord pero el sistema que rige la sociedad perdura y el camino por recorrer se anuncia largo.

El sistema de tutela supedita a las mujeres a la voluntad de un varón —padre, marido, hermano o hijo— para decisiones elementales como estudiar, renovar el pasaporte o viajar al extranjero. También puede necesitar el consentimiento de un tutor para acceder a los servicios de sanidad.

Desde el nombramiento del príncipe Mohamed, su padre, el rey Salmán, firmó decretos que permiten a las mujeres acceder a los estadios de fútbol, enrolarse en la policía y conducir. Unos progresos que las oenegés consideran insuficientes.

"Permitir a las mujeres conducir es un paso en la buena dirección y hacia la libertad de movimiento de las mujeres", declaró Samah Hadid, directora de las campañas de Amnistía Internacional en Oriente Medio. "Pero no llega lo suficientemente lejos", añade esta mujer, que pide la abolición "inmediata del sistema de tutela".

Para muchas saudíes tener derecho a conducir sin estar autorizadas a realizar otras actividades sirve de poco.

"¿Cómo se puede llamar autonomía? Es hipocresía. Quiero conducir en mi propio país, pero no puedo salir de él a no ser que mi propio hijo me lo permita", declara a la AFP por teléfono una saudí que pidió el anonimato.

"Somos ricos. Tenemos educación. Y sin embargo no somos ciudadanos de pleno derecho. Estamos a merced del padre o del marido".

Otra saudita, que también pidió no ser identificada, se queja de no poder divorciarse. Su marido retiene su pasaporte, sus padres viven en el extranjero y él no para de acosarla: "Lo dice todos los días: basta con una llamada para que no puedas salir nunca de Arabia Saudita y ver a tus padres".

Los cambios son lentos.

En 2000, el reino ratificó la Convención de la ONU sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, lo que lo obliga a poner fin a muchas restricciones, como la tutela.

Diecisiete años más tarde, el rey Salmán ordenó a las agencias gubernamentales suministrar una lista oficial de servicios que exigen que las mujeres necesiten el visto bueno del tutor, un pequeño paso hacia una posible revisión de este sistema anclado profundamente en la sociedad.

Es difícil medir lo que piensa la población de este sistema debido a lo que Samah Hadid tacha de "cultura invasiva del miedo y del silencio de la disidencia" pero las protestas en intermet y los arrestos dan una idea de ello.

"Es importante recordar que algunas de las mujeres que lucharon por el levantamiento de la prohibición, que hicieron campaña pacíficamente, están entre rejas", afirmó Hadid. "Levantar la prohibición por un lado y detener a las mujeres que la pidieron es hipocresía".

Las autoridades detuvieron recientemente a más de una decena de activistas y militantes de los derechos de las mujeres, a las que acusa de "socavar" la seguridad del país, según los grupos de defensa de los derechos humanos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º