VIDEO

Santos y Uribe acordarán "ajustes" al proceso de paz

Revisarán situación judicial de guerrilleros y “elegibilidad” parlamentaria.

El proceso de paz en Colombia sigue vivo, si es que alguna vez murió. El resultado del plebiscito del domingo, donde el "No" al acuerdo entre el gobierno y las FARC ganó por apenas 54 mil votos, no hizo más que unir en una mesa a los dos líderes de mayor peso político del país. El presidente Juan Manuel Santos, artífice del acuerdo firmado el 26 de septiembre y primer promotor del "Sí", y su predecesor Álvaro Uribe, cabeza de la oposición y principal responsable del triunfo del "No", se reunieron ayer cara a cara por primera vez en más de cinco años.

Ambos estuvieron acompañados por una legión de colaboradores, que apenas terminó la cumbre se pusieron a trabajar para, a partir de hoy jueves, comenzar a negociar los términos de un nuevo acuerdo para poner fin a la guerra interna que lleva 52 años.

Uribe fue el primero en lanzar un mensaje de tranquilidad al decir que había encontrado "voluntad" de parte de Santos para hacerle ajustes al acuerdo.

"Manifestamos ajustes y proposiciones iniciales que deberán introducirse a los textos de La Habana para buscar un nuevo acuerdo de paz que vincule a la totalidad de los colombianos. El presidente de la República expresó voluntad para lograrlo", afirmó Uribe.

Santos y Uribe estrecharon ayer las manos por primera vez en cinco años. Foto: AFP
Santos y Uribe estrecharon ayer las manos por primera vez en cinco años. Foto: AFP

El líder opositor, hoy senador del partido Centro Democrático, pidió "comprensión" porque, manifestó, es "mejor la paz para todos los colombianos que un acuerdo débil para la mitad de los ciudadanos".

Uribe mencionó "la necesidad" de que el grupo rebelde "cese todos los delitos" y que el gobierno garantice la seguridad de sus miembros, y pidió por "soluciones" jurídicas "inmediatas" para los guerrilleros rasos no vinculados con delitos de lesa humanidad.

También solicitó un "alivio judicial, sin impunidad", para los integrantes de la fuerza pública señalados de cometer crímenes durante el conflicto armado de más de medio siglo.

Y reiteró sus "preocupaciones" por otorgar "impunidad total" y "elegibilidad política" de guerrilleros responsables de delitos atroces.

"El resultado del domingo rechazó los acuerdos pero reafirmó el deseo unánime de paz", agregó Uribe, quien pidió acompañamiento a las Naciones Unidas y "comprensión y apoyo" a la comunidad internacional en este proceso.

Por su parte, Santos se mostró optimista sobre lograr el fin del conflicto armado. "La paz de Colombia está cerca y la vamos a alcanzar", enfatizó el mandatario.

Decidido a "buscar caminos para la unión y la reconciliación" luego de que el país quedara polarizado entre el 50,21% que votó contra el acuerdo y el 49,78% que lo respaldó, Santos agradeció a Uribe y al también expresidente Andrés Pastrana, su "buena disposición" para salvaguardar el proceso de paz.

"Con los del No, identificamos que muchas de sus preocupaciones están en puntos que requieren aclaraciones o precisiones. Hoy mismo empezamos a trabajar con ellos para concretar esos puntos y resolver sus inquietudes", dijo el presidente sobre el acuerdo sellado el 26 de septiembre con las FARC tras casi cuatro años de negociaciones en Cuba.

"Todo esto deberá, como es natural, ser tratado con la delegación de las FARC en La Habana", dijo el presidente, que al día siguiente del plebiscito envió al jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle, y al Alto Comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, a reunirse con sus contrapartes de la guerrilla.

Santos dijo que en estas conversaciones con la oposición su propósito es "atender en la medida de lo posible sus observaciones y propuestas de ajuste para encontrar un camino que nos permita no sólo culminar el acuerdo de paz con las FARC, sino fortalecerlo".

CAÑO LIMÓN-COVEÑAS.

Guerrilla del ELN ataca oleoducto con explosivos.

Mientras los principales líderes políticos de Colombia, Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe, inician negociaciones buscando un nuevo acuerdo de paz con las FARC, otro de los grupos guerrilleros que operan en ese país bloqueó ayer miércoles el segundo oleoducto. El Ejército de Liberación Nacional (ELN) atacó con explosivos el oleoducto Caño Limón-Coveñas.

El ataque fue perpetrado el martes en un tramo de la tubería cerca del municipio de Saravena, en el departamento de Arauca, fronterizo con Venezuela, dijo un funcionario de Ecopetrol.

Pese a la parálisis del bombeo por el oleoducto de 780 kilómetros con capacidad para transportar hasta 210.000 barriles diarios de crudo, la producción y las exportaciones de petróleo en los pozos de Caño Limón, operados por Occidental Petroleum no fueron interrumpidas. Los ataques del ELN contra la infraestructura petrolera son frecuentes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)