vea el video

Santos ordena bombardeos tras un ataque de las FARC

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, levantó ayer la orden de suspensión de los bombardeos de las Fuerzas Armadas contra los campamentos de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), en respuesta al ataque de este grupo armado que dejó 11 militares muertos en el suroeste del país.

En una alocución desde la ciudad colombiana de Cali, donde encabezó un consejo de seguridad, Santos señaló que el incidente es producto de "un ataque deliberado, no fortuito de las FARC, y eso implica un claro rompimiento de la promesa de un cese al fuego unilateral" que esa guerrilla inició el pasado 20 de diciembre.

En la madrugada de ayer diez soldados y un suboficial murieron en un ataque perpetrado por las FARC contra un pelotón del Ejército que se encontraba descansando en un recinto deportivo en el corregimiento de Timba, perteneciente al municipio de Buenos Aires, en el departamento del Cauca, suroeste del país.

Tregua rota.

Este grupo insurgente había iniciado un alto el fuego unilateral e indefinido el pasado 20 de diciembre, luego de más de dos años de negociaciones de paz con el Gobierno colombiano.

En respuesta a ese alto el fuego, Santos ordenó el 10 de marzo suspender los bombardeos contra los campamentos de las FARC durante un mes, y el pasado jueves renovó el mandato como un paso para reducir la intensidad del conflicto armado que azota al país desde hace más de medio siglo.

En su declaración de ayer, Santos señaló que el ataque es "un hecho condenable que no quedará impune, exige medidas contundentes y tendrá consecuencias".

En este sentido, señaló que las Fuerzas Armadas "no han suspendido ni suspenderán sus acciones de protección a la sociedad ni sus acciones de control militar" enviando un mensaje a las FARC, a quienes dijo que no va dejarse presionar para que el Gobierno declare un alto el fuego bilateral.

"La decisión sobre el cese el fuego bilateral no puede darse ni se dará sino como consecuencia de un acuerdo previo, definitivo y verificable de terminación del conflicto", apostilló. Tras el ataque de ayer de mañana, los negociadores de las FARC en La Habana señalaron que este ataque se debe a la "incoherencia" del Gobierno, que "está ordenando operativos militares contra una guerrilla en tregua".

El líder guerrillero Félix Antonio Muñoz Lascarro, alias "Pastor Alape", convocó a Santos para que inicie un "cese al fuego bilateral" que, en su opinión, "es urgente para la nación". A pesar de la decisión de responder al ataque, Santos insistió en su propósito de acelerar las negociaciones con las FARC en La Habana.

"Hechos de esta naturaleza y de esta gravedad demuestran una vez más la necesidad de acelerar la negociaciones. Esta es precisamente la guerra que queremos y que tenemos que terminar", concluyó.

Por su parte, el coordinador residente de la ONU en Colombia, Fabrizio Hochschild, declaró que la muerte de 10 militares en un choque con guerrilleros de las FARC en el suroeste del país, es "un triste paso atrás" en la reducción de la intensidad del conflicto armado que se prolonga desde hace medio siglo. "Los muertos de hoy en la mañana (ayer) representan un triste paso hacia atrás en la reducción del sufrimiento y (el aumento de) la confianza en el proceso de paz", afirmó a periodistas tras un acto en Bogotá.

Hochschild declaró que la ONU se encuentra "entristecida y preocupada" por el ataque, que dejó otros 18 militares del Ejército heridos en una zona rural del municipio de Buenos Aires, en el departamento del Cauca, y trasladó su pésame a los familiares de los fallecidos y su deseo de una pronta recuperación a los heridos.

El funcionario lamentó que este "incidente" haya perjudicado la "dinámica positiva" en la reducción del conflicto armado que se inició el pasado 20 de diciembre, cuando la guerrilla puso en vigor un alto el fuego unilateral e indefinido.

"Hubo una importante reducción de sufrimiento, un alivio de la situación humanitaria en el país, una reducción de 50% de desplazados en los primeros meses de este año, y una disminución de los combates y consecuentemente de muertos en combate", subrayó Hochschild.

Los niños que reclutó las farc para el combate.

La autoridad encargada de velar por la infancia en Colombia pidió a las FARC que entreguen a los niños en sus filas, luego de que esa guerrilla se comprometiera en febrero pasado a no reclutar más menores de 17 años. "Exijo a las FARC la entrega inmediata de todos los menores de edad que hacen parte de sus filas y que detengan el reclutamiento en todo el país", dijo en un comunicado la directora del estatal Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Cristina Plazas.

Las FARC, principal guerrilla del país con unos 8.000 combatientes, mantienen diálogos de paz con el Gobierno desde noviembre de 2012.

Médicos Sin Fronteras entra a la zona para asistir a la población.

Una brigada móvil de la organización internacional humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) se encuentra en el corregimiento de Timba, en el municipio de Buenos Aires en el departamento del Cauca, atendiendo a la población local tras el enfrentamiento en el que murieron 11 militares en la madrugada de ayer. Timba se encuentra a una hora de La Esperanza, lugar donde ocurrió el incidente, y donde un segundo equipo de dos psicólogos y un médico espera poder desplazarse para evaluar las necesidades de la población local, si el acceso humanitario es posible, informó MSF. "El incidente ha sucedido en una vereda en zona rural poblada, por lo que la afectación en salud mental en la población civil podría ser importante", explica Pierre Garrigou, coordinador general de MSF para Colombia.

"También podría haber desplazados con necesidades psicológicas o médicas a los que atender".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados