Gobierno español

Sánchez ratifica propósito de completar su mandato

Afirma que “España necesita estabilidad y no el desorden”.

Pedro Sánchez. Foto: Reuters
Pedro Sánchez. Foto: Reuters

Pedro Sánchez, presidente del gobierno de España, reafirmó ayer viernes que su ejecutivo minoritario, en dificultades para aprobar los presupuestos, cuenta con mantenerse hasta el fin de la legislatura, en 2020.

"La vocación del gobierno de España es agotar la legislatura", declaró el dirigente socialista en una conferencia de prensa para hacer un balance del año.

Preguntado sobre un posible anticipo electoral en caso de no poder aprobar sus presupuestos para 2019, Sánchez zanjó la discusión respondiendo que su gobierno "trabaja para aprobar los presupuestos".

Llegado al poder en junio tras una moción de censura contra su predecesor, Mariano Rajoy (Partido Popular, conservador), Sánchez repitió durante los primeros meses de gobierno su voluntad de agotar la legislatura, a pesar de contar con solo 84 diputados socialistas en un Congreso de 350.

Su empeño flaqueó a finales de noviembre cuando abrió la puerta a unas elecciones anticipadas si sus presupuestos no obtenían una mayoría parlamentaria.

Ahora, aunque sólo cuenta con el apoyo de la izquierda radical de Podemos (67 escaños), vuelve al mensaje anterior y quiere presentar los presupuestos en el Congreso a principios de 2019.

"España necesita estabilidad y no el desorden", insistió.

Pero para aprobar los presupuestos necesita a los independentistas catalanes que le retiraron el respaldo brindado en su investidura, tras las duras acusaciones de la fiscalía contra los dirigentes separatistas encausados por el intento de secesión de 2017.

Acusados de rebelión y/o malversación, doce líderes independentistas serán juzgados a comienzos de 2019 por el Tribunal Supremo, con peticiones de penas de entre 7 y 25 años de cárcel. Sin embargo, los partidos catalanes suavizaron el tono en los últimos días y la semana anterior aceptaron el techo de déficit público necesario para el presupuesto, aunque luego fue rechazado por el Senado, controlado por la derecha.

El gesto se produjo horas antes de una reunión entre Sánchez y el presidente regional Quim Torra en Barcelona, culminada con un comunicado conjunto donde en el que apostaban "por un diálogo efectivo" entre Madrid y los independentistas.

Solucionar.

El encuentro, enmarcado en la política de Sánchez de rebajar la tensión con Cataluña tras el fallido intento de secesión de 2017, fue duramente criticado por la derecha y la extrema derecha, que acaba de conseguir representación parlamentaria por primera vez en España con un agresivo discurso contra el separatismo.

"El gobierno de España quiere solucionar esta crisis, hay otros que quieren vivir de la crisis", se defendió Sánchez acusando a la oposición de fomentar la crispación.

También excusó el retraso en uno de sus proyectos estrella: la exhumación del dictador Francisco Franco del mausoleo dedicado a su figura en las afueras de Madrid, retrasada varios meses por las maniobras de la familia que quiere trasladarlo a la Catedral de la Almudena, en el centro de la capital.

"Si hemos esperado 40 años, esperar unos meses más no es problema", dijo Sánchez.

Fue revelado por la prensa un informe gubernamental que desaconseja por motivos de seguridad su inhumación en dicho lugar ante la previsión de desórdenes públicos.

En el ámbito social, aprovechó para anunciar un aumento de las pensiones del 1,6% para 2019, marcando distancias con el ejecutivo anterior que frenó su revalorización y la desligó de la inflación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados