Los socialistas lo culpan de la baja votación del PSOE

Sánchez enfrenta una "guerra interna"

A Pedro Sánchez, líder del socialismo español, le estalló una guerra interna que pone en peligro su carrera justo después de su decisión de explorar una incierta negociación con otras fuerzas para convertirse en el próximo presidente del gobierno.

Los barones regionales del PSOE reaccionaron con disgusto a la jugada de Sánchez. Dudan de que esté en condiciones de reclamar el poder cuando salió segundo en las elecciones con la peor marca histórica del partido (22% de los votos).

Quien se plantó fue la presidenta de Andalucía, Susana Díaz. "La política de alianzas se decide en el comité federal", dijo antes de la Nochebuena. Ella es la figura con más peso territorial del socialismo y la que más votos aportó el 20-D para evitar un desastre total en las urnas.

Díaz habla en nombre de otros líderes autonómicos que recelan de un posible pacto con los "indignados" de Podemos, socios imprescindibles para cualquier intento de formar el "gobierno progresista y de cambio" que se propone encabezar Sánchez. "No debemos sentarnos con los que buscan romper España", insistió Díaz, en referencia al reclamo de Podemos de convocar un referéndum independentista en Cataluña.

Según ella, sólo si se quita esa pretensión podría abrirse una negociación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados