VENEZUELA

Sabaneta, el pueblo que vio nacer y crecer a Hugo Chávez

“Rayo”, amigo de la infancia del expresidente, lleva a turistas a conocer sitios clave de sus primeros años.

La casa donde creció Hugo Chávez. Foto: Juan Pablo Romero.
VIDEO: así es Sabaneta, el pueblo donde creció Chávez.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

"Mira lo que le han hecho al gran comandante!”. La voz de frustración pertenece a Félix Hurtado, guía de la “ruta de la conciencia de Hugo Chávez”. El motivo de su enojo es un bigote dibujado a mano en uno de los tantos murales que hay en Sabaneta, el pueblo que vio nacer y crecer al expresidente de Venezuela.

Unas cuadras más adelante, en la estatua que recuerda a Chávez, Hurtado explica que todo el día hay policías custodiando el monumento porque meses atrás fue vandalizado varias veces con bombas de pintura y también le lanzaron piedras.

Sabaneta, pueblo donde nació y se crio Hugo Chávez, se encuentra en el estado de Barinas, tiene poco más de 28.000 habitantes y es sumamente humilde. No se ven casas de lujo, todo lo contrario. Tampoco grandes edificaciones.

Es poca la gente que circula en las calles y hay muchos comercios abandonados. Los murales sobre Chávez abundan, pero cada vez son más los lugareños que muestran enojo por el régimen que inició él y que prosiguió Nicolás Maduro.

“Chávez le hizo muy mal a este país”, comenta Lucía, una joven nacida en Sabaneta, quien con un bebé en brazos espera que pase el ómnibus. “Hoy estamos así por él; se olvidó de los más importante: el pueblo”, sostiene Raúl, un venezolano de 33 años que trabaja pintando la fachada de una antigua casa, a tan solo dos cuadras del hogar de la infancia de Chávez.

Monumento a Hugo Chávez. Foto: Juan Pablo Romero.
Monumento a Hugo Chávez. Foto: Juan Pablo Romero.

“Tenía buenas ideas al principio, pero después lo pasó la ola y no reaccionó a tiempo”, concluye Luis Manuel, un vendedor de frutas y verduras de 49 años.Sí. En el pueblo de Chávez son muchas las personas que muestran fastidio hacia su persona y su política. Es que Sabaneta no escapa a la realidad del país. Hay pobreza, niños en la calle o viviendo en construcciones muy precarias. Adultos que hicieron parte de la escuela donde asistió el expresidente su casa. Caras de tristeza. La luz se va habitualmente y la mayoría tiene problemas para abastecerse del servicio de gas. Por si fuera poco, gran parte de los lugareños tiene dificultades para comprar alimentos por la hiperinflación reinante en el país.

Para Marcos Rosales, el “Rayo”, hay una explicación: “No es fácil calzar los zapatos de Hugo. El presidente Nicolás Maduro lleva una responsabilidad muy grande y ante todo un compromiso moral, porque fue el comandante Chávez el que lo dejó encargado de este país. El actual presidente ha hecho muchos sacrificios, le han tirado plomo, pero del grueso. Está respondiendo como debe responder”.

El “Rayo” es el encargado de realizar la recorrida por la casa de la infancia de Chávez. Hay varias personas esperando el encuentro, un día después que se cumplieron los seis años del fallecimiento del expresidente de Venezuela.
Enseguida el “Rayo” Rosales cuenta que fue amigo de toda la vida de Chávez. Habla de él como haciendo referencia a un Dios. “Fue una infancia imborrable en nuestras mentes. Aquí Hugo vivió seis años de su niñez. Fue una infancia que llevó a Hugo a entender la realidad, a vivir con la miseria pero vivir bien, entre mucha humildad y mucha amistad, nunca terminó la amistad aunque fueron pasando los años. Hoy por hoy estamos atravesando momentos difíciles, pero recordando esos momentos gratos”, recuerda su amigo mientras muestra fotos junto a él y se enorgullece.

En un año apenas entre 1.000 y 1.500 personas visitan la casa de Chávez en Sabaneta. El pueblo se encuentra el occidente del país, a unos 50 minutos de la capital de Barinas. En el ingreso, al costado de la ruta, abunda la venta de productos agrícolas. Personas muy humildes ofrecen verduras y frutas recién cosechadas, que se comercializan a precios bajos.

“Construida en 1960 con el esfuerzo de la abuela Rosa Inés Chávez y sus hijos Marcos y Hugo. Aquí se mudó la abuela, dejando su antigua casa ubicada en la cuadra del frente y llevando consigo a Adán y a Hugo Rafael, para educarlos bajo su protección y ejemplo de solidaridad, humildad, honestidad y amor hasta 1966”, reza el cartel en el ingreso al predio en el inicio de la “ruta de la conciencia de Hugo Chávez”, tal cual lo nombró el gobierno tras su muerte.

La casa, que en 2014 fue declarada Patrimonio Histórico Cultural, es pequeña. Lo que sí tiene es un gran fondo, que el “Rayo” recuerda que estaba lleno de árboles. Son las 11:00 y la temperatura ya supera los 30 grados.

La figura de Hugo Chávez siempre presente. Foto: Juan Pablo Romero.
La figura de Hugo Chávez siempre presente. Foto: Juan Pablo Romero.

En la recorrida, lo primero que muestran siempre es el dormitorio que Chávez tenía junto a sus hermanos. “Somos de un lugar muy humilde y acá se la rebuscaban para dormir varios niños”, dice Rosales. En las paredes hay cuadros con fotos de la vida de Chávez y algunos pocos elementos que fueron de su niñez.

También tiene mucho significado una pequeña cocina que está contigua al dormitorio y la habitación más grande, donde dormía “mama” Rosa, que hoy tiene un televisor que transmite un video sobre la vida del comandante.

“Es una vivienda de bloques y conserva la distribución espacial tradicional en nuestros pueblos, con un jardín frontal, un zaguán, dos habitaciones, una cocina, un corredor y un patio. Ha sido remozada en algunos aspectos físicos, pero siempre manteniendo la estructura original”, dice el cartel que cierra el trayecto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)