LAS TENSIONES DE LA NUEVA GUERRA FRÍA

En Rusia preocupa más el espía envenenado que el Mundial 2018

Sigue la tensión; investigación internacional no tendrá delegados rusos.

Salisbury: la casa de Skripal vigilada por la policía inglesa. Foto. AFP
Salisbury: la casa de Skripal vigilada por la policía inglesa. Foto. AFP

El presidente del comité organizador de Rusia 2018, Alexei Sorokin, está más preocupado por las consecuencias del caso Skripal, el antiguo espía ruso envenenado en Gran Bretaña, que por los posibles atrasos en los preparativos del mundial de fútbol.

"Nuestro principal problema reside más en la geopolítica que en las infraestructuras", afirmó al diario Kommersant, añadiendo que "no importa qué incidente, que llegue de manera natural o sea creado artificialmente, es utilizado para meter presión en la organización de la Copa del Mundo".

El exespía ruso Serguéi Skripal fue envenenado, junto a su hija, el 4 de marzo en Inglaterra, con un agente neurotóxico que las autoridades británicas sospechan que se trata del Novichok, creado hace décadas en la Unión Soviética. Este hecho provocó una grave crisis entre Moscú y las potencias occidentales, que ha supuesto la expulsión de más de 230 diplomáticos de los dos lados.

El caso Skripal "no ayuda" en los preparativos del Mundial, que comienza el 14 de junio y finaliza el 15 de julio en Rusia, reconoció Sorokin. Islandia y el Reino Unido han anunciado un boicot diplomático a la competición.

Según Sorokin, algunos intentan utilizar el caso Skripal para convencer a los aficionados al fútbol de no viajar a Rusia para seguir la competición. "Pienso que la intención está ahí, pero que no funciona", declaró, añadiendo que "la gente compra las entradas como antes, no compran menos".

La FIFA informó que se han vendido 1,7 millones de entradas para el Mundial 2018 y el 53% de los compradores no reside en Rusia.

La demanda de entradas procedentes del Reino Unido es inusualmente baja. De las 400.000 entradas que se vendieron entre el 13 de marzo y el 1º de abril, Inglaterra representa menos del 1% de las ventas. Únicamente 30.000 hinchas ingleses han comprado entradas para el Mundial 2018, precisó Sorokin, que añadió que no espera más de 40.000 en la competición.

Investigación.

Ayer la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) rechazó un proyecto de Rusia y China en el que se proponía que Moscú formara parte de la investigación sobre el origen del veneno utilizado contra Skripal y su hija en Salisbury, Reino Unido.

Este proyecto, rechazado por la mayoría de los 41 miembros de la OPAQ reunidos ayer en La Haya, era el segundo intento de Rusia para involucrarse en las investigaciones. Antes, Moscú había pedido una investigación conjunta con el Reino Unido, una propuesta rechazada por Londres. "La propuesta de Rusia (...) es perversa. Es una táctica de distracción y de desinformación diseñada para evitar las preguntas que las autoridades rusas deben responder", dijo la delegación británica ante la OPAQ.

La OPAQ anunció que no divulgará las identidades de los miembros del equipo que investiga el envenenamiento y tampoco dará a conocer los nombres de los laboratorios que están realizando el análisis técnico de las muestras recogidas por sus expertos sobre el terreno, en contra de la petición de Moscú.

El director general de la OPAQ, Ahmet Üzümcü, informó que espera recibir a principios de la semana que viene los resultados de los análisis de las muestras recogidas en Salisbury y aseguró que hasta entonces no se informará a los países miembros de la situación de las investigaciones sobre este caso.

Disculpas.

Rusia pidió una reunión del Consejo de Seguridad sobre el caso, para hoy jueves. Además exigió al Reino Unido que "se disculpe", después de que el laboratorio británico que analizó el agente químico utilizado para envenenar a Skripal reconociera que no tenía pruebas de que la sustancia proviniera de Rusia.

"El ministro británico de Relaciones Exteriores, que acusó al presidente Vladimir Putin, y la primera ministra tendrán que mirar, de una forma u otra, en los ojos a sus colegas de la Unión Europea" y "de una manera u otra disculparse ante Rusia", declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, citado por las agencias de prensa rusa.

El jefe del laboratorio militar de Porton Down, Gary Aitken-head, afirmó en una entrevista con Sky News que no habían "identificado el origen exacto" del gas, agregando que el gobierno británico había utilizado "otras fuentes para llegar a sus conclusiones".

Siria: Rusia, Turquía e Irán pactan "alto el fuego duradero"

Rusia, Irán y Turquía se comprometieron ayer miércoles a cooperar para lograr un "alto el fuego duradero" en Siria, donde los tres países se impusieron como potencias determinantes. Sus respectivos presidentes, Vladimir Putin, Hasan Rohani y Recep Tayyip Erdogan, se reunieron en Ankara para intentar avanzar hacia una solución de la guerra que arrasa Siria, en un momento en que Estados Unidos siembra dudas sobre una posible retirada de los alrededor de 2.000 soldados desplegados en Siria para luchar contra los yihadistas del grupo Estado Islámico (ISIS).

Tras la cumbre en Ankara, Putin, Rohani y Erdogan "reafirmaron su determinación en cooperar activamente en Siria con vistas a lograr un alto el fuego duradero entre los beligerantes". Putin denunció una falta de acción de la comunidad internacional en Siria. "Nadie hace prácticamente nada, salvo Irán, Turquía y Rusia", aseguró. A pesar de ese compromiso de cooperación, la búsqueda de una solución a la guerra en Siria, que en siete años dejó más de 350.000 muertos, tropieza con los intereses contradictorios de estos tres países y sus divergencias respecto al futuro del régimen sirio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º